SALTO CUÁNTICO: Calaveras sin piedad

¡Ah caray! Dijo la pelona

yo que acabo de llegar

y ya me hicieron la balona

yo que venía a trabajar

creyendo que era la patrona.

 

Muchos muertos encontré

uno tras otro y relajo

Mira nomás qué sorpresa

Peña nieto hizo mi trabajo.

Me da pena ya no asusto

todos me pelan los dientes

el gobierno entero ríe

con todo y sus parientes.

Ya no sé ni a quien a quién llevarme

El pueblo ya perdió a muchos

Ni modo de atacarme.

Hay que buscar quien queda

algunos vivos debe haber

Ni piensen que estoy en veda.

Quedan muchos del gobierno

y de la clase empresarial

Hay que llevarlos al infierno

con su modelo neoliberal

 

Total, nadie los quiere

y ni los van a extrañar

El nuevo régimen comienza

y aquí nomás van a estorbar

 

La clase política entera 

junto con los grandes potentados

empacaron pronto las maletas

¡Vámonos que aquí estamos fregados!

 

Se rentaron un gran yate

cargando el dinero robado

Subieron hasta el petate

en su lancha de gran calado.

Ya con la brisa marina

 y con cocteles brindando,

Aquí no nos pesca la Catrina

contentos y hasta bailando.

Cuál sería su gran terror

todos pelaron los ojos

en el barco había un rumor

solo llevaban despojos.

 

Cuando quisieron reaccionar

ya estaba todo muy cabrón

El yate se estaba hundiendo

y la muerte iba al timón.

¡Ay Dios mío! ¡Ay San Aquamán!

¡No permitan que se hunda!

¡Mándanos a Supermán!

La calaca incompasiva

y con risa maliciosa

Aquí tengo una misiva

por su conducta perniciosa.

Dice México y el PEJE

que los lleve hasta el infierno,

que para siempre ahí los deje

en tortura y fuego eterno.

 

¡Perdón por el pecado!

Gritaban chirriando los dientes,

¡Devolveremos lo robado!

¡Junto con nuestros parientes!

El dinero que se zamparon,

pueden cargarlo al infierno

 Por los pobres que masacraron

se quemarán en el averno.

 

No hay olvidó ni hay perdón

Más vale que no regresen

Los espera el paredón.

Imagen de portada: ofrenda del Día de muertos. Foto: José Luis Treviño