El pueblo, decidido; la autoridad política de AMLO, por las nubes

En su libro 2018 La Salida, decadencia y renacimiento de México, Andrés Manuel López Obrador escribió que …“en vez de la agenda neoliberal o neo porfirista, que consiste en la apropiación por unos cuantos de los bienes de la colectividad, debemos pensar en construir un acuerdo… que nos permita recuperar la gran riqueza material, social y moral de México…. que acabe con el mito de que el Estado no debe promover el desarrollo ni procurar la distribución del ingreso porque si les va bien a los de arriba les irá bien a los de abajo”. (*) Esta inmoral manera de entender la cosa pública por parte de los fifís es, por decir lo menos, estúpida.

Jesús Sosa Castro/ A los 4 Vientos

Las actitudes de la derecha ultramundana en los últimos días no sólo han mostrado el rostro reaccionario contra el proyecto del nuevo gobierno. No han entendido el hartazgo y la decisión popular de romper con los años de cautiverio político. Por eso los votantes han decidido acompañar con decisión a AMLO en la defensa de la nueva propuesta de nación. Los resultados de la reciente consulta, a contrapelo de las campañas desinformativas y de odio que la burguesía ha desplegado, han puesto la autoridad política de AMLO por las nubes. De un millón cien mil ciudadanos que acudieron a expresar su opinión sobre si continuaba la obra en Texcoco o no, el 69% dio una respuesta negativa a los señores del capital. En su lugar se adecúan los aeropuertos Benito Juárez, el de Toluca y se construirán dos pistas en Santa Lucía.

Esto no ha sido para menos. Pues la locura de la derecha y de los que le apostaron hacer de Texcoco el emporio de sus negocios, no pudieron con el regocijo popular de asestarle un segundo golpe político a esa parte de la burguesía que durante ochenta años le ha extraído la sangre y la sabia a un pueblo noble y trabajador. Este régimen depredador ha sumido en la miseria y en el olvido a quienes hoy cobraron el agravio de ser excluidos a pesar de que ha sido su trabajo y su dignidad los que han levantado a un país que les había quitado sus costumbres, sus tradiciones, su cultura y su bienestar. Lo que les falta por hacer es construir la fuerza proletario popular que impida los retrocesos que les quiere imponer la burguesía y las probables derrotas si no nos organizamos para impedirlo.

Los cálculos que habían hecho estos sectores fueron adheridos a una práctica política que ya ha sido liquidada ética y moralmente. Pues tan pronto salieron del pasmo, empezaron a ofrendar su dignidad al que los había derrotado dos veces en un plazo sorprendentemente corto. Sus privilegios buscados con un afán desmedido, se les están cayendo como si fuera un huracán. La zalamería de algunos, y la abyección de otros, no fueron suficientes para que AMLO se plegara a sus intereses bastardos, y en cambio, con el apoyo de la gente decidiera la mejor opción para los intereses del país. Desde el principio de su elección ratificó su cercanía con las necesidades del pueblo y con astucia y mucha prudencia, tomó distancia de aquellos que querían subirlo al carro de sus pretensiones económicas y políticas.

Sin embargo, la tozudez de los fifís es infinita. Cuando vieron que sus devaneos no pararon las propuestas de campaña de AMLO y que en el Congreso están tomando forma las iniciativas de ley para hacer efectivas sus propuestas de gobierno, los señores del dinero y sus achichincles emprendieron una terrible campaña en contra del nuevo proyecto de nación, especialmente en aquellos veinticinco puntos que dan vida a su programa social, político y cultural. Dejar que los grandes inversionistas -aquellos que no les gusta pedir opinión a la gente- se salieran con la suya, obligando al pueblo a pagar los costos, deudas, contratos y mantenimiento de un aeropuerto en Texcoco, sería un indeseable despropósito.

La consulta ciudadana sobre el NAIM. Foto de votación en una urna de Cuernavaca: MARGARITO PÉREZ RETANA/ CUARTOSCURO.COM

Por fortuna, la inteligencia y la sabiduría de nuestro pueblo les infligieron la segunda derrota consecutiva a los que por años nos han expoliado de todas las maneras, confirmando la confianza en la defensa de sus derechos, de su participación política y del valor que tiene el voto de aquellos treinta y un millones de electores que tuvieron las agallas de imponerse a las trampas, al dinero y a la desfachatez de una burguesía excluyente, autoritaria y corrupta.

(*) 2018 La Salida, decadencia y renacimiento de México, Andrés Manuel López Obrador, Editorial Planeta