La crisis fitosanitaria del Cañón de Doña Petra, por la indolencia de la Conafor

Durante la reunión de coordinación de actividades fitosanitarias que por la mañana del pasado miércoles se realizó en el Parque Cañón de Doña Petra, se tomó la determinación de mantener el sitio cerrado al público debido a la tenaz presencia del escarabajo barrenador que infectó hasta el 70 por ciento de sus árboles.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Ayuntamiento de Ensenada / Foto principal: caminantes del Cañón (Club de Corredores Tx8’s)

19 de octubre de 2018.- La subdirectora municipal de Ecología, Gabriela Sampedro Ávila, quien encabezó los trabajos de seguimiento al contagio, pidió el apoyo de la ciudadanía para que evite ingresar al lugar de recreo ya que se están llevando a cabo los trabajos necesarios para erradicar la plaga y así evitar que ésta se propague a otras áreas verdes de la ciudad.

La preocupación y firmeza de las autoridades que hoy atienden la contingencia fitosanitaria, contrasta con la indolencia y omisión con la que actuaron en los últimos cinco años para enfrentar al mismo insecto que ya para febrero de 2015, según confirmó a ejidatarios el ingeniero Sergio Avitia Nalda, gerente de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) en Baja California, afectaba mil hectáreas de bosques y valles costeros localizados en un perímetro de 30 kilómetros alrededor de la ciudad de Ensenada, incluido el parque del Cañón de Doña Petra y el bosque de pinos Attenuata, hoy dañado por incendio forestal.

A los 4 Vientos reportó en febrero de ese año que en sitios como el paraje El Tigre, en los límites al este del valle de San Antonio de las Minas (15 kilómetros al Este de la ciudad de Ensenada), las autoridades de la Conafor tardaron hasta 18 meses en contestar a un llamado de auxilio ante la presencia del coleóptero que destruía pinos, encinos, manzanita, eucaliptos e incluso cipreses de corteza delgada que fácilmente son penetrados por el escarabajo.

También que desde al menos 2014 la misma comisión federal conocía la infestación en cientos de árboles en el Cañón de Doña Petra y el bosque de pino Attenuata en la sierra de Ulloa que pertenece al ejido Ruíz Cortinez, ambos colindantes con la ciudad de Ensenada y por lo mismo visitados constantemente por caminantes y senderistas, y no prohibieron la entrada a los sitios contaminados.

Hoy, de acuerdo a Nydian Aparicio López, encargada de la campaña Fitosanitaria del Comité Estatal de Sanidad Vegetal, se están derribando los árboles que se encuentran contaminados por el escarabajo en el cañón, un lugar considerado “ecológico” pero en realidad abandonado por las autoridades y sin políticas públicas de aprovechamiento sustentable.

La funcionaria estatal dijo en la reunión de las autoridades que atienden la crisis ambiental anunciada, explicó que el escarabajo, al sentir la vibración de las motosierras que se usan para cortar los árboles que invade, abandonan al huésped y se esparcen en el suelo.

“De esa manera es fácil transportarlo a otros sitios por las personas visitantes, por lo que la recomendación sigue siendo no ingresar a la zona contaminada. Así fue como llegó a Ensenada luego de empezar en California, pasar por Tijuana y luego (esparcirse) a Rosarito”, comentó Aparicio.

Agregó que en el Cañón de Doña Petra hasta el momento se han derribado 28 árboles infectados, cuya altura promedio era de entre 30 a 35 metros y con un grosor de tronco promedio de 30 pulgadas.

Reveló que como parte de las actividades de control técnico que los especialistas llevan a cabo en la parte norte de la ciudad, hasta hoy se han revisado árboles en dos mil 744 sitios distintos que se ubican en las inmediaciones urbanas del cañón.

El parque Revolución y el monumento a la madre, distantes a 800 metros del parque infectado con escarabajo barrenador (Foto: mapio.net)

Fue así como se encontró un árbol en el histórico Parque Revolución que servía como huésped del insecto coleóptero.

Aparicio también informó que, como parte de la endoterapia que los especialistas utilizan para controlar al escarabajo, en el cañón de Doña Petra se inyectaron dos mil 398 árboles y los más afectados se incineraron para evitar la propagación de la calamidad.

Finalmente, indicó que “en este esfuerzo interinstitucional” para controlar alinsecto barrenador colaboran especialistas y voluntarios del Comité Estatal de Sanidad Vegetal y de la subdirección municipal de Ecología, así como miembros de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), la Comisión Estatal de Servicios Públicos local (Cespe), la oficina de Infraestructura Municipal, el departamento de Parques y Jardines del ayuntamiento, el Instituto Municipal de Investigación y Planeación (Imip) y de la asociación civil Calidad de Vida.