La ciencia en BC, por disposición del gobierno estatal, se enfoca al servicio de las empresas

Que sea la Secretaría de Educación y Bienestar Social (SEBS) de Baja California, y no la Secretaría de Desarrollo Económico (SEDECO), la autoridad competente en materia de ciencia y tecnología, se pide en el foro sobre Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación celebrado en el CICESE

Todos@Cicese / 4 Vientos

Ensenada, Baja California, México, 16 de octubre de 2018. La Secretaría de Desarrollo Económico (SEDECO) no puede ser quien establezca las prioridades en materia de investigación, desarrollo, ciencia, tecnología e innovación en Baja California porque a la fecha sólo ha apoyado proyectos productivos. Por ello, se presentará una iniciativa para modificar la Ley Estatal de Ciencia y Tecnología, de manera que sea la Secretaría de Educación y Bienestar Social, y no la SEDECO, la autoridad competente que ejecute y aplique esta ley.

Esto lo anunció el diputado Catalino Zavala Márquez, presidente de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la XXII Legislatura local durante el primer “Foro sobre Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación como actividad estratégica en Baja California”, que organizó hoy la XXII Legislatura, el Sistema Educativo Estatal (SEE), la UNAM, UABC y el CICESE, en instalaciones de este centro de investigación.

El anuncio fue avalado por el Comité Técnico-Académico Asesor Permanente de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología del congreso local, en voz del Dr. Jesús María Siqueiros Beltrones (representante del Centro de Nanociencias y Nanotecnología -CNYN- de la UNAM), quien destacó además la importancia de que los recursos etiquetados para el sector sean manejados por funcionarios que conozcan sobre estas actividades.

El objetivo principal del foro fue identificar y proponer acciones estratégicas concebidas desde los sectores académico, industrial, gobierno y la sociedad, encaminadas a establecer el conocimiento como principal eje estratégico para el desarrollo económico y social, y lograr que Baja California se posicione como uno de los estados más competitivos a nivel nacional.

El diputado Zavala (centro), en el foro que organizó el Cicese (Cortesía)

Ante investigadores, académicos y directivos de las principales instituciones educativas y de investigación de Ensenada, así como funcionarios de la SEDECO y el SEE, el diputado Zavala consideró que la vinculación entre las autoridades estatales y las instituciones de educación superior no está en las mejores condiciones.

En esto coincidió el doctor Eugenio Méndez Méndez, investigador del CICESE, al presentar un diagnóstico sobre cómo está el sector en la entidad.

Las instituciones académicas de Baja California, dijo, son sólidas y están generando recursos humanos de buena calidad; poseen importante infraestructura y además de la parte de ciencia básica hay actividades en tecnologías de frontera y en prevención de desastres naturales. Se ubican asimismo cerca de la frontera y de empresas que requieren personal preparado. “Pero hay poca interacción entre el gobierno, la academia y la industria”.

Según Catalino Zavala, esta vinculación debería atender el desarrollo de la sociedad contemporánea. Esto es, debería precisar cómo la ciencia, la tecnología y la innovación ayudarán a resolver la problemática social, particularmente con el diseño de nuevas tecnologías que permitan llevar bienes y servicios básicos a los sectores más vulnerables en temas de seguridad, acceso a la salud y vivienda, entre otros.

El Lic. Jorge Lepe Ramírez, director de Educación Superior, Posgrado e Investigación de la Secretaría de Educación y Bienestar Social (SEBS) en la entidad, remarcó seis puntos que vendrían a fortalecer las labores de investigación, ciencia, tecnología e innovación en Baja California:

1.- Una mayor participación de la iniciativa privada en el financiamiento de las actividades de ciencia, tecnología e innovación (CTI); 2.- la búsqueda de financiamientos internacionales para el desarrollo de proyectos; 3.- incrementar las aportaciones del estado y municipios a la investigación; 4.- asegurar que la investigación realmente sea aplicada atendiendo a la problemática de la región; 5.- el desarrollo de proyectos de forma interinstitucional entre centros de investigación y entidades gubernamentales, y 6.- fortalecer la política estatal de fomento a la investigación.

En forma más esquemática, Eugenio Méndez resumió que, para detonar el desarrollo, el estado debe ser un promotor de inversión en educación; en proyectos de ciencia básica; en proyectos para conocer mejor nuestro territorio (flora, fauna y riesgos), en proyectos de promoción de la ciencia y en proyectos de desarrollo.

A manera de propuestas, dijo que se debe trabajar en crear, modificar y fortalecer los instrumentos que permitan este crecimiento, particularmente la Ley de Ciencia y Tecnología de Baja California, el Consejo de Ciencia e Innovación Tecnológica (COCIT) de la entidad, así como proyectos y programas específicos de apoyo al sector.

Por ello se propone modificar la Ley de Ciencia y Tecnología local, pues según explicó el diputado Zavala Márquez, de todos los proyectos aprobados por el COCIT solamente uno fue aprobado para favorecer a una institución de educación superior (la UABC): todos los demás, cuyo monto supera los 240 millones de pesos, han sido para proyectos productivos.

Pasar a la SEBS la rectoría de los fondos mixtos permitiría organizar estos apoyos, orientarlos e invertirlos en función de las necesidades de las propias instituciones educativas, aseguró.

Otro argumento a favor lo dio el propio Eugenio Méndez, quien en su trayectoria de más de 30 años en los que ha dirigido proyectos financiados por diferentes fondos y empresas, jamás ha participado en un proyecto estatal, ni sus colegas del Departamento de Óptica del CICESE. De existir estos apoyos, dijo, deberían ser más evidentes para la comunidad científica, tal y como ocurre en otros estados, como Guanajuato, donde investigadores del Centro de Investigaciones en Óptica (CIO), que trabajan prácticamente en los mismos temas de investigación, tienen proyectos estatales.

En el transcurso del foro coincidieron varias opiniones sobre algunos aspectos puntuales, como la necesidad de una oficina promotora de enlaces academia-industria; la necesidad de información organizada sobre las capacidades de las universidades y centros de investigación; el establecimiento de mecanismos de transferencia; el establecimiento de programas de fomento de una cultura emprendedora y sobre la simplificación de trámites para la vinculación con empresas.

El doctor José Zertuche González, investigador del Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la UABC y representante de esta universidad ante el Comité Técnico-Académico Asesor Permanente en la materia, recomendó además que, como grupo, deberían tratar de convencer al gobierno del estado para que declare la capacidad que se tiene en ciencia y tecnología como una actividad estratégica, pues ello permitiría que se destinaran fondos para proyectos de investigación.

Recomendó a sus colegas hacer investigaciones que seas pertinentes para Baja California y mejorar los esfuerzos para divulgar las actividades que realizan, “pues a veces ni siquiera nosotros sabemos lo que hacemos”.

En el foro no estuvo presente el titular del COCIT, Jesús Alfredo Babún Villarreal. Lo representó el director de Desarrollo Tecnológico e Innovación, Abraham Orozco. Asistieron además la vicerrectora en Ensenada de la UABC, Mónica Lacavex Berúmen; el director del CNYN, Fernando Rojas Íñiguez, el jefe del Observatorio Astronómico de la UNAM, Mauricio Reyes Ruiz y el director del CICESE, Guido Marinone Moschetto, además de investigadores y directivos de otras instituciones educativas.