El NAIM, un crimen de lesa humanidad

 El aeropuerto no es un asunto solo de presupuesto.

Cuando el Dr. Armando Martínez Verdugo recurrentemente habla sobre el poder, yo, confieso, me es difícil entender el fondo de sus argumentos. En las discusiones que tenemos afirma que el poder es una relación social de dominio control y mando. Cuando esto ocurría yo me quedaba completamente patidifuso. Tuve que ir a su libro El poder (1) para descubrir la esencia de sus planteamientos. Dice que el poder es una relación social en la que los poderosos ponen a los otros en orden, les imponen el orden en el que deben vivir, es una acción ininterrumpida en la que el orden establecido se realiza y se cumple porque se inspecciona y fiscaliza para que el sometimiento nunca cese. Tiene a su disposición las condiciones para dirigir a seres humanos en el rumbo que establece la ley. Estos elementos sustantivos son los que explican las formas y los mecanismos que el poder burgués está poniendo en juego con motivo de la construcción del NAIM.

Jesús Sosa Castro/ A los 4 Vientos

Si entendemos la cultura del poder como una relación social de dominio control y mando, tenemos que aceptar que este ejercicio es en la actualidad uno de los fenómenos más degradantes de nuestra época. Una buena parte de la opinión pública se mueve apoyando o criticando las posiciones y la conducta de los que nos gobiernan. Obvio es decir que a algunos no les importa que se atropelle la dignidad de lo gente o se impongan decisiones que sólo fortalecen lo que a sus intereses corresponde. Si están de por medio la dignidad y los recursos naturales que pertenecen al pueblo y a la nación, no importa. El poder en manos de la burguesía no tiene moral. Todo se decide a partir del dinero, de sus intereses .

¿Por qué la jauría de chayoteros no se cortó las venas cuando Vicente Fox, por ejemplo, compró la empresa Agrointegrados en Coatzacoalcos, Veracruz, con un costo de 275 millones de dólares, la cual desde hace 14 años no funciona? ¿Ya se les olvidó a los empresarios que la “víbora prieta” implementó en el nivel de enseñanza primaria el programa Enciclomedia comprando 147 mil computadoras, pizarrones eléctricos para ser utilizados en escuelas primarias, la mayoría de ellas sin corriente eléctrica? ¿Por qué no dijeron nada los santurrones del PAN y toda la cofradía que tienen por Dios al dinero?

Y qué decir de las trácalas de Calderón Hinojosa que a nombre de PEMEX compró un terreno en Atitalaquia, Hidalgo, en el que quiso construir la refinería del bicentenario, ¿lo que al final todo quedó en un muro que rodea a 700 hectáreas y cuyo pago fue de 620 millones de dólares? ¿Han visto la torre del bicentenario, adefesio que le costó al pueblo de México cerca de mil millones de pesos y terminó siendo el urinal de los perros callejeros y de unos cuantos canes fifí que salen a darse la vuelta por Paseo de la Reforma? Sobre esto no hicieron alharaca los que hoy se rasgan las vestiduras diciendo que México perdería recursos y prestigio si no se hace el aeropuerto de los plutócratas en los terrenos de los pueblos de Texcoco.

Rosario Robles, extitular de Sedesol y actualmente titular de Sedatu, figura entre los principales funcionarios del gobierno federal involucrados en la «estafa maestra» mediante la cual se desviaron miles de millones de pesos del erario a través de «empresas fantasma», según investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y de periodistas de Animal Político sustentada en información de la Auditoría Superior de la Federación. Foto: internet/El País.

¿Se acuerdan que empezando el gobierno de EPN en diciembre del 2012 autorizó la compra de 13.8 millones de pantallas para ser entregadas al mismo número de hogares con motivo del inminente apagón analógico?  ¿Tienen ustedes referencia de la entrega de 10 millones de dólares que Odebrecht dio a Emilio Lozoya vía contratos con PEMEX que no fue otra cosa que actos de corrupción? ¿Y sobre la estafa maestra? ¿Y sobre los desvíos millonarios de Rosario Robles en Sedesol? ¿Y de los socavones? ¿Y sobre la venta de puertos, aeropuertos, playas, litorales, petróleo y minas de oro, plata, cobre, aluminio y demás riquezas naturales? ¡Desde luego que no!

Ah, pero en cambio los dueños del dinero y sus cachanchanes se la pasan despotricando contra la posibilidad de que la Consulta ciudadana del 25-28 de octubre el pueblo DIGA NO al aeropuerto de Texcoco. ¿Saben por qué les preocupa tanto que la respuesta sea negativa? Porque a los grandes potentados no les preocupa el ecocidio, la muerte de miles de seres vivos que habitan el lago, que se destruya la flora, que se devasten los cerros, que se nos acabe el agua; lo que les preocupa es que sus grandes inversiones presentes y futuras no se les vayan a caer. Esto es lo que los tiene al borde de la histeria.

El aeropuerto no es un asunto solo de presupuesto. Bien lo puede hacer la iniciativa privada con sus recursos. El problema es que hacer este aeropuerto en Texcoco es un crimen de lesa humanidad. Están acabando con los cerros, con la vegetación, con el lago, con la fauna, con el aire, con la vida. Este delito se paga con cárcel, los plutócratas no pueden seguir disfrutando de la impunidad. ¡El que la haga que la pague! El pueblo dice NO al aeropuerto de Texcoco. ¿Estamos?

(1) El Poder, una aproximación teórica a su fundamento constituyente. Instituto Electoral del Estado de México, IEEM