REDES DE PODER: Los días del sueño y los rollos perdidos

Cada 2 de octubre los jóvenes marchan sin saber por qué lo hacen. Todo se tiño de satín rojo, escribió Elena Poniatwoska en «La noche de Tlatelolco» su libro publicado en 1971 que tiene la virtud de reunir testimonios directos sobre la masacre de 1968.

Alfonso Torres Chávez /A los 4 Vientos

En 2012 se estrenó la película de Gibran Bazán «Los rollos perdidos», que rescató las filmaciones ordenadas por Luis Echeverría Álvarez en su carácter de secretario de Gobernación, y que permanecieron ocultas durante los 50 años que se cumplieron este 2 de octubre.

En el 2009 y 2010 la revista Proceso hizo pública la información sobre la existencia de presuntas filmaciones ordenadas por Gobernación, directamente por Luis Echeverría.

Muchas filmaciones sobre 68 aún no son conocidas.

Canal 6 de julio, televisora independiente dirigida por el cineasta Carlos Mendoza, ha producido documentales como «Operación Galeana», «Tlatelolco: Las claves de la masacre» y «La Conexión Americana», todos documentos fílmicos sobre el movimiento del 68 y la información que con el paso de 50 años se ha dado a conocer.

Con la voz narrativa del actor mexicano Daniel Jiménez Cacho, se describen las escenas filmadas. Las filmaciones fueron hechas con telefotos de 400 mm, desde las ventanas de la Secretaria de Relaciones Exteriores, pero además fueron realizadas por cineastas de los Estudios Churubusco.

«Los Rollos Perdidos» es una oportunidad para rescatar una de las etapas más oscuras de la historia mexicana.

Con el paso del tiempo se ha ido descubriendo más información documental y fílmica sobre el 68.

Aun cuando físicamente muchos de los participantes ya no están aquí, todavía se podría reconstruir toda la historia completa de Tlatelolco y del mitin del jueves 2 de octubre de 1968.

Un grupo de 30 granaderos se apostaron como francotiradores que dispararon a la multitud.

¿De qué nos sirve descubrir nueva información sobre 1968 si el tiempo ya no puede regresar? Sirve para rescatar la memoria de los estudiantes, de los líderes, para identificar a los responsables. A ello hay que sumar el incendio de la Cineteca Nacional.

Seguramente con el paso de los años y conforme el movimiento va envejeciendo el mito y la realidad de 1968 seguirá cubriendo con su halo de misterio nuestra historia. Pero será una historia más abierta, más plural.

El descubrimiento de asuntos como el Batallón Olimpia en el que participaron miembros activos del ejército mexicano y que se hizo público a través de un documental producido por Canal 6 de julio titulado Batallón Olimpia: Documento abierto, confirma que conforme pasa el tiempo la nube que cubre todo el movimiento estudiantil de 68 se va descubriendo.

La historia es la maestra de la vida, escribió Plutarco, esa es precisamente la lección de 1968: Desde El Grito de Leobardo López Areche, la cantidad de películas y documentales sobre el movimiento estudiantil de 1968 va creciendo.

Carlos Bolado (el director de Colosio: el asesinato) nos regaló Verano de 68 una nueva visión sobre el movimiento estudiantil y los eventos de Tlatelolco.

Así, Los Rollos Perdidos se convierte en una nueva oportunidad de revalorar el movimiento de 68 y se suma a los que seguramente se seguirán filmando.

Los Rollos Perdidos, lanza su dardo contra Servando González, quien fue beneficiado con prebendas gubernamentales a cambio de los servicios prestados.

La historia continúa…