SALTO CUÁNTICO: Matamoscas electrónico. 

“Los políticos mediocres no viven de crear ideas positivas para su pueblo sino que sencillamente viven de su imagen” 

José Ingenieros 

Dios mío, jamás hemos pensado que el gobernador y su gabinete sean moscas políticas, tampoco los periódicos sirven para matar moscas, son muy rápidas. Digo, compararse con moscas no es bueno, éste tipo de analogías es muy extraño. 

José Luis Treviño Flores/ A los 4 Vientos

Ningún medio de prensa anda pensando como fastidiar al gobernador Javier Corral, más bien, inquieta mucho que el poder Ejecutivo del Estado prefiera compartir con los ciudadanos situaciones frívolas, como sus gatitos o sus juegos de golf, sus carreras, mientras la entidad está de luto. 

Francamente no se entiende, en el nivel más básico de comprensión, el por qué un funcionario público de su talla no muestra empatía, mínimo salir y declarar que lo siente mucho, que está haciendo lo posible, que como gobernador está obligado expresar su más firme postura ante la tragedia. Y no, nadie lo quiere ver en una patrulla persiguiendo delincuentes, lo que queremos es que las policías cuenten con todo el apoyo para hacer su trabajo y que los niveles de confianza se multipliquen. 

Es muy grave lo que sucede, tenemos miedo, estamos inmersos en la completa incertidumbre. Cuántas veces tenemos que decirle que estamos en extremo preocupados. Que su vida personal no nos interesa, de verdad, si desea el gobernador  dar de comer a sus perros y gatos pastel, aceitunas, daiquirís o pay, es muy su gusto. No tenemos porqué enterarnos, no es prioritario, no implica sus funciones como primer mandatario de Chihuahua. 

Que no se moleste y piense que todos lo llevamos a donde está y confiamos en que sacaría a nuestra tierra del atolladero y no lo hemos visto, se a agudizado la criminalidad. ¿Qué quiere que le digamos? ¿Qué todo está bien? ¿Qué nos vamos a dedicar a hacer corte de pelo a nuestras mascotas? ¿Qué compartamos su pasión por los beneplácitos? 

Le hemos escrito hasta el cansancio que resuelva el crimen aún impune de la periodista Miroslava Breach, no escucha a nadie que no sea a sí mismo. Por el contrario culpa a los periodistas de su impopularidad y sus yerros políticos, aquella persecución justa y necesaria del ex gobernador César Duarte Jáquez y su séquito, lo ha convertido en un sainete que ya nadie cree. Es tan personal y abigarrado que raya en venganza personal y no de justicia social. 

Ahora los empresarios también están siendo víctimas de ataques armados como el reciente asesinato del dirigente de la COPARMEX en la ciudad de Parral, Uriel Loya, el móvil no lo sabemos.  

Así cada día queda testimonio de que el Estado se encuentra lejos del control de Javier Corral.  

¿Qué sigue? No sabemos por parte del inexpugnable futuro. Lo que si sabemos es que Javier Corral debe renunciar y pronto, antes que invente un matamoscas electrónico que lo acose.

Imagen de portada: Mosco. Publicado en Internet