SALTO CUÁNTICO: Boicot masivo a Carlos Slim.

Pero por supuesto que de ninguna manera pienso continuar trabajando hasta los 75 años, Carlos Slim está pero si bien operado del cerebro.

José Luis Treviño Flores/ A los 4 Vientos 

Con la fortuna que tiene, Carlos Slim puede perfectamente continuar trabajando hasta que se muera, si así lo desea. La mejor alimentación, el mejor servicio médico privado, acceso a tecnología y medicina de primerísimo nivel, viajar por el mundo a su maldito antojo en aviones privados, disfrutar cada vez que se le hinche la gana de lo que sea a la hora que sea y como sea.

Pero pregúntele, señor Slim, a un lbañil que ha cargado ladrillos por 30 años; a un maestro derretido en el aula, sin voz y con estrés laboral con 50 chamacos cada módulo en el caso de secundaria, 350 alumnos diarios durante 5 días de la semana que suman 1,750; a un médico atendiendo a diario pacientes u operando. Pregúnteles, a ver qué opina sobre su propuesta de que los trabajadores se jubilen a la edad de 75 años. 

Pregúntele también a algún obrero de maquiladora ensamblando un componente tras otro con riesgos tóxicos y sanitarios… ¿Le sigo excelentísimo señor Slim Helú?

Usted, Carlos Slim, piensa que un trabajador de 60 años se encuentra en plenitud y en la mejor edad para seguir laborando. ¡Claro que sí! En su galaxia, no en nuestra jodida realidad.

Dice usted que en 25 años no habrá con que sostener a pensionados y jubilados, que no será suficiente ni el ahorro ni el ingreso. Por supuesto que no, porque usted y cada magnate en el planeta acumulan toda la riqueza, con una plusvalía obscena que deja sin posibilidades a la gran mayoría trabajadora.

En lugar de subir los salarios, bajar los costos, distribuir los activos en programas emergentes que permitan mayor poder adquisitivo y generar ahorro diferido con acciones sólidas. No, claro que no, es mejor jubilar a un casi muerto que a un ser humano entrando a la tercera edad para disfrutar del .000000000001% de lo que usted disfruta a diario con su fortuna.

Es absurda su demoníaca propuesta. Que trabaje su abuela que dudo la tenga. O mejor aún, reparta su enorme riqueza en pensionar dignamente a los millones de mexicanos que lo hemos encumbrado comprando sus dispositivos móviles y pagando tiempo aire. Tengo una idea mejor, dejemos de comprarle a su empresa a ver cuánto le dura el gusto de declarar estupideces. Esa sí es buena propuesta, que todo México cambie sus planes celulares y de Internet a otra compañía, valiendo madres de que país a ver qué hace. Un cambio masivo de todos los números telefónicos y de red. Si ya pudimos mandar al diablo al PRI y el PAN, Carlos Slim y sus grupos CARSO, INBURSA, TELMEX y TELCEL también podemos y más rápido, sin campaña costosa y en pocos días.

Slim es lo que es gracias a nosotros y sin nuestras aportaciones no es nada. Si cambias de proveedor no pasa nada, nada más haces pobre a Carlos Slim y te aseguro que al mes va a estar declarando bancarota y no edades inhumanas de jubilación. En una visita a cualquier módulo de otra compañía y así cada mexicano a lo largo y ancho del país y al otro día Slim vale “quequi”. Simple.

No existe ningún otro sostén de éste brutal empresario que tú. Ojalá y México entero me hiciera caso, hagan cuentas, a partir de la publicación de la presente columna, cada día siguiente durante una semana cambio de compañía y Carlos Slim dejará de ser uno de los más ricos del planeta.

Imagen de portada: Carlos Slim propone que la edad de jubilación para los trabajadores mexicanos sea a los 75 años. Foto: internet/ Líder Informativo 91.9