SALTO CUÁNTICO: Sacar al buey de la Barranca. #EleccionesCd.Juárez 

“La zona de confort es un lugar maravilloso, pero nada crece allí.” Anónimo 

El último suspiro para Héctor González Mocken se terminó, el Supremo Tribunal Electoral, decidió  que Armando Cabada conserva el triunfo de la cerrada, errática y dudosa contienda por la presidencia municipal de Ciudad Juárez.

José Luis Treviño Flores/ A los 4 Vientos

Dimensionar a Ciudad Juárez es muy complejo, tan complejo como su geografía, su diversidad y por supuesto su cotidiana violencia. 

En los dos años que ha gobernado Armando Cabada -quien llegó en 2016 a la presidencia municipal como «candidato independiente»- no se observó ningún avance significativo, tan sólo maquillaje urbano y atención muy básica a problemáticas enormes. Se dice que recibió las arcas municipales prácticamente vacías, una fuerza policiaca infiltrada y corrupta, calles sin pavimentar, asentamientos irregulares, insuficiencia urbana, basura, transporte público decadente, falta de drenaje pluvial por lo que la ciudad se sigue sigue inundando, socavones, desapariciones, asesinatos, feminicidios, infanticidios, violaciones, pugnas del crimen organizado. ¿Cómo es que Juárez sigue funcionando? ¿Por qué nada ni nadie ha podido con la urbe fronteriza? ¿Por qué Armando Cabada se aferró a quedar al frente del pandemónium?   

Los que vivimos aquí, no observamos mejora alguna, tan sólo vemos pasar muerto tras muerto.  

También nuestro inmaculado gobernador se posiciona como el más insensible, cobarde, altanero, cínico y obsesivo. ¿Qué hicimos los chihuahuenses para merecer tal tragedia? ¿Por qué no hemos podido salir del atolladero? Entre el elitismo y la frivolidad se debate la capital del Estado y la frontera, nada es nuestro, los simples ciudadanos somos “pelusa de ombligo”, expectantes a la sombra de decisiones impopulares. 

Javier Corral, gobernador panista de Chihuahua y el alcalde independiente (ahora re-electo con sentencia a su favor del Trife) Armando Cabada, en una tregua de la ríspida relación para hablar en noviembre de 2017 de los gravísimos problemas de seguridad pública que enfrenta esta frontera. Foto: internet/ Futuro.mx

No es que queramos atención cual bajos de estima y complejo de inferioridad, es que deambulamos a la deriva sin certeza desde hace mucho. Tampoco es que estemos amargados o que estemos en el prejuicio eterno, no obstante el perjuicio ha sido mucho. 

El júbilo de saber que nuestro voto federal se consumó, rápidamente se opacó cuando el tiempo real de la anhelada transformación nos puso de nuevo los pies en el suelo.

Javier Corral, el gobernador panista del estado, se encargó de devolvernos el trago amargo de la impunidad con su alegría y desfachatez ante la tragedia. Armando Cabada habla de inversión sin precedentes, empleos y ataque frontal al narcomenudeo, nosotros vemos asaltos, extorsiones, violaciones y no es que la prensa sea amarillista o sensacionalista, es que sucede, no deja de suceder. Parecemos un caldo primigenio de entes maliciosos, nos persiguen como en noche de pesadilla sin poder despertar, acechados, victimizados. Buenas personas han perecido a manos de delincuentes comunes que arrancan vidas por monedas o porque sí, amparados por ambas oscuridades, la de sin lámparas y la de la injusticia. Las banderas ondean en los cruceros por la cercanía del Día de la Independencia, compiten con las  muchas cintas rojas y amarillas que dejan las corporaciones policiacas atadas a los postes, las dejan ahí ya no se toman la molestia de quitarlas, como un recordatorio de las masacres. 

Tenemos alcalde reciclado y gobernador virtual, el primero es un excelente “no pasa nada” y el segundo un buen amigo de redes sociales mientras no lo saquen al terreno.  

Nos han asegurado por décadas que cada periodo es “el bueno”, que ahora sí Juárez tendrá lo que merece y el Estado lo que necesita. Andrés Manuel López Obrador jura regresar una República amorosa y que no permitirá que ningún funcionario del nivel o  partido que haya emanado, robe, mienta, se enriquezca. Cabada ya es rico, así que esperemos se conforme con su herencia mediática y no quiera pasar de burgués a sultán. Corral ha vivido siempre del erario y prepara su imagen de “rebelde del sistema” para competir por la grande en 2024, no podrá, no tiene saliente firme, se desbarranca sólo, cree que su imagen intimida e infunde respeto, nada más alejado de su triste y sombría personalidad con enorme complejo de líder fascista. 

Javier Corral Jurado. Foto: Internet/ Regeneración

Cabada también quiere ser gobernador, que nos pregunten a los juarenses, que se den una vuelta, a ver si quieren el Estado a oscuras.  

Federico Ferro Gay ex Decano de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) decía que «Chihuahua es la ciudad de la política de las cortinas entreabiertas”. Nos trajo a Darío Fo y los Misterios Bufos, enseñaba como el filósofo que era cuan tremenda es la condición humana.  

Seguimos aquí, seguimos en pie y si la clase política es tan madura, democrática, tolerante y visionaria, sabrá callar con acciones en beneficio de sus gobernados a éste y otros columnistas que seguimos pensando que la libertad de expresión es y será siempre el baluarte de toda democracia y si no desean críticas entonces no actúen como lo han venido haciendo, porque sólo nos dejan entrever almas oscuras y desapegadas del dolor humano. Si piensan un poco más allá de su breve paso por éste planeta más vale ser recordados por sus virtudes que por sus vicios. 

Qué sus hijos y sus nietos se enorgullezcan de un lugar decente ocupado en la historia y no como viles ambiciosos. El tiempo pasa y no perdona, finalmente trascenderán, la pregunta es ¿cómo?

“Es más fácil negar las cosas que enterarse de ellas.” 

Mariano José De Larra