Paso firme en la creación del mega clúster marítimo «CaliBaja», con sede en San Diego y Ensenada

Unas 250 entidades públicas, privadas y de la academia fueron identificadas para formar una alianza junto al Clúster de San Diego y la Alianza Marítima Internacional, y ya se planea realizar un estudio de impacto económico en la región del mega proyecto portuario y marítimo binacional.

Copreen / 4 Vientos

Ensenada, Baja California, septiembre 5 de 2018.- En los próximos meses Ensenada podría tener consolidado un clúster marítimo integrado por algunas de las más de 250 entidades públicas, privadas y académicas identificadas por la Comisión de Promoción Económica de Ensenada (Copreen).

La Comisión de Promoción Económica de Ensenada que encabeza Gustavo Morachis Vargas, cumple tres años de colaboración con el clúster de San Diego y, gracias a ello, Copreen ha sido considerado dentro de la Alianza Internacional de Clústeres de Tecnología Azul como miembro “Clúster en Desarrollo”.

Copreen se encuentra a la cabeza de un grupo de asesores que reúne las firmas de cartas compromiso de empresas, entidades públicas y centros de educación e investigación asociadas al mar, para comenzar la primera etapa de la formación del clúster.

Aspecto parcial de asistentes a la reunión ordinaria de la Alianza Marítima Internacional celebrada en Londres, Inglaterra. Ensenada ocupa una silla en esta agrupación al encontrarse en formación el Cluster Marítimo Ensenada (Cortesía).

El clúster marítimo es una organización basada en la membresía compuesta por algunas de las principales compañías de tecnología del océano y el agua que trabajan juntas para promover la colaboración, la innovación y una voz azul internacional.

El evento anual BlueTech Week, Semana de Tecnología Azul, reúne a más de 400 líderes de todo el mundo, en seis eventos, durante cinco días. Esto para promover la llamada “tecnología azul” y los “empleos azules”.

Morachis Vargas explicó que la economía marítima está respaldada en la oceanología que provee una fuente de datos de información del piso oceánico, superficie, submarina, flora y fauna, corrientes marinas, temperaturas, canales de navegación, ubicación de cañones, mapeo del subsuelo del mar, entre otros que utilizan para definir modelos de climatología y logística para las embarcaciones.

Con esta posición, el puerto de Ensenada, único de México en la Alianza Marítima internacional, se convirtió en el primer organismo mexicano para acceder a convenios de colaboración con clúster marítimos de Francia, Noruega, España, Irlanda, Inglaterra y una amplia comunidad de países de Europa, Medio Oriente y Asia, que han desarrollado la “economía azul”.

Asistentes a la reunión del Cluster San Diego; acuden por Baja California, Andrés Campos González, Director de Copreen; Erick Peterson, director de Acuacultura de Sepesca y Matías Arjona Rydalch, Secretario de Pesca del Estado (Cortesía).

Ensenada se convierte en el sitio marítimo por naturaleza al disponer de frente al océano Pacífico y Golfo de California, además de centros de investigación de reputación y prestigio como el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (Cicese, organismo perteneciente al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología), el Instituto de Investigaciones Oceanográficas (IIO) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), el área de nanotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aplicada a las actividades marítimas; y una de las empresas marítimo-electrónicas más importantes del mundo: Navico.

“La experiencia de Ensenada con el embargo atunero -recordó el Presidente de Copreen-, generó desorientación respecto de las vocaciones marítimas del puerto porque, hasta entonces, las principales esperanzas estaban cifradas en la pesca”.

Agregó: “A partir del desarrollo portuario, la ciudad reconoció sus actividades asociadas al turismo, el comercio y los servicios, pero hasta la fecha no se conoce la dimensión local o regional del impacto económico de las actividades marítimas.”

Y concluyó: “Debido a nuestro desconocimiento de la fortaleza económica que representa la actividad marítima en Ensenada o Baja California, se planea realizar un estudio de impacto económico en la región, que podría unirse con uno mismo generado en San Diego, con apoyo de The Maritime Alliance, y otro planeado para la región de Los Ángeles (California), con potencial de convertirse en el primer estudio de su tipo de la Mega Región de CaliBaja.”