Estudian aplicar “Hoy no circula” en Tijuana, aunque Mexicali es la ciudad más contaminada de México

Autoridades ambientales de Tijuana evalúan crear un programa para reducir la cantidad de vehículos circulando en las calles con un proyecto similar al «Hoy no circula» que se usa en la capital del país. Esto por los altos congestionamientos de automóviles que enfrenta la mayor frontera del país.

Luis Bylón / Huffpost / 4 vientos

4 de septiembre del 2018.- «Definitivamente no se descarta (el proyecto vial). La cantidad de emisiones que tiene la ciudad es grandísimo; entonces debemos avanzar en ese tema», declaró Eduardo Pérez, director de Protección al Ambiente del municipio fronterizo.

La ciudad de Tijuana es una de las más grandes metrópolis del país con una población creciente y muy motorizada; la alta dependencia a los vehículos hace de la región una zona urbana con un tránsito cada vez más lento que resulta en mala calidad del aire.

El planteamiento por parte del ayuntamiento tijuanense contrasta con la situación que vive la capital, Mexicali, que se encuentra con un problema mucho más severo por contaminación con partículas toxicas muy peligrosas para la salud humana.

Las condiciones de ser una ciudad desértica e industrializada, contar con cerca de un millón de habitantes, ubicada debajo del nivel del mar, con un entorno de agroindustria muy elevado que incinera para limpiar los campos de cultivo, son condiciones que propician una elevada intoxicación en el aire.

Mexicali reporta cada temporada invernal el doble de casos de enfermedades respiratorias relacionadas con la calidad del aire que Tijuana, una ciudad con casi 800 mil habitantes más.

Congestionamiento vehicular en Tijuana (Frontera).

Las enfermedades más comunes en la temporada invernal denominadas IRAS (Infecciones Respiratorias Agudas), isquémicas al corazón, asma, muertes prematuras y otras enfermedades como otitis, relacionadas al oído, se ubican mayormente en Mexicali según datos de la Dirección contra Riesgos Sanitarios.

En diciembre del año pasado, Mexicali y Calexico (California) se combinaron para convertirse en la región más contaminada de la frontera entre México y Estados Unidos, de acuerdo al Centro de Información sobre la Calidad del Aire (CICA), un instrumento de medición de contaminación ambiental.

Pero el dato más grave para los habitantes de la capital de Baja California lo proporcionó en mayo pasado un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre Calidad del Aire en el mundo.

El documento, que en nuestro país presentó Marcelo Korc, asesor regional de las Américas sobre Calidad del Aire de la OMS, reveló que Mexicali rebasó cuatro veces los valores normales de partículas PM2.5, cuya composición es más tóxica porque incluyen sulfatos, nitratos y carbono negro que son los que suponen el mayor riesgo para la salud de los humanos.

El informe destaca que esas partículas pueden llegar a instalarse en los pulmones e incluso en el torrente sanguíneo, causando enfermedades cerebrovasculares, del corazón, cáncer de pulmón, pulmonares obstructivas crónicas, asma o infecciones respiratorias como la neumonía.

El valor de las partículas nocivas en Mexicali fue de 44 microgramos por metro cúbico –la más alta en México-, cuando la norma recomendable por la OMS es de 10, cantidad que también superó Monterrey con 36, Toluca con 33, Tijuana con 23, y la Ciudad de México con 22, entre otro centenar de ciudades grande y medianas del país que rebasan la medida tope de seguridad.

Mexicali contaminada (Ecoesfera).

Los datos que alimentaron el informe de la organización de Naciones Unidas fueron proporcionados por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Por su parte, el secretario de Salud de Baja California, Guillermo Trejo Dozal, dijo en enero de este año que la contaminación del aire en Mexicali causó 304 muertes prematuras en el 2017.

En rueda de prensa, el funcionario informó que con base a un estudio que realizó la institución se concluyó que el aire que se respira en la capital del estado “enferma a sus habitantes al grado de incrementar vertiginosamente las enfermedades respiratorias”.

Destacó que aparte de las muertes prematuras, la contaminación del aire en Mexicali generó 537 hospitalizaciones y 25 mil 860 consultas, “lo que propició un gasto de 25 millones de pesos”. Asimismo, provocó una pérdida en la productividad de la ciudad a razón de 200 millones de pesos anuales.

Trejo Dozal aseguró entonces que la dependencia estatal estaba realizando otro estudio sobre el porcentaje de esperanza de vida “que se reduce producto de la contaminación del aire en Mexicali”.

Y aceptó que si bien “no existe una política clara para tratar el tema de la contaminación” en la metrópoli fronteriza, “a partir de la investigación se trabajará de manera coordinada con todos los niveles de gobierno” para controlarla y erradicarla, programa del que hasta hoy no se tiene noticia oficial de si ya se lleva a la práctica.