DANZAR HASTA QUE LLUEVA: El Ejército en las calles por 24 años. Y el regocijo de los prianistas dolidos por el triunfo de AMLO

Por separado los próximos secretarios de Seguridad Pública y de Gobernación, Arturo Durazo y Olga Sánchez Cordero, respectivamente, han declarado que Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, recibe un país convertido en un gran y dantesco panteón. Que tenemos que reconstruir en primer lugar los cuerpos policiacos de todos lados, federales, estatales, municipales.

Daniel Solorio Ramírez/ A los 4 Vientos

Por al menos esos cuatro sexenios fue abandonada (casi totalmente) la labor indispensable de preparación de policías federales, estatales y municipales, su capacitación, su formación, su educación para las tareas de seguridad pública y hoy los prianistas festejan. Dicen que sus impresentables presidentes tenían toda la razón porque AMLO empezará su gobierno con el ejército en las calles. ¿Qué celebran?

López Obrador recibe un gobierno sin policías, pero eso sí, con miles de soldados en las calles, llevando a cabo tareas que ellos mismos reconocen que no les corresponden. Consideran injusto que se les asignen. ¿Quién no recuerda el reclamo abierto que hace menos de dos años le lanzó en su propia cara a Enrique Peña Nieto su propio secretario de la Defensa Nacional?

Los procuradores de justicia y jefes policiacos quedaron, en los hechos, bajo el mando de los jefes militares. El país desangrado, las cifras del sangriento Calderón son alucinantes. Unos 70 mil ejecutados durante su sexenio y los asesinatos aumentaron a más de 120 mil con EPN.

Las desapariciones forzadas con cargo a los narcotraficantes y militares no tienen paralelo en la historia nacional. Los datos oficiales hablan de unos 37 mil desaparecidos forzadamente. Nada tan doloroso como una desaparición forzada. Y los prianistas se solazan regocijados. Dicen que AMLO les ha dado la razón. ¡Bah!

Ante esta panorama tan sombrío, llega el Presidente López Obrador y luego de una consulta con los jefes de las fuerzas armadas del presidente saliente, afirma que los militares continuarán en las calles. NO DICE POR CUANTO TIEMPO, ni anuncia, en ese momento, sus programas de seguridad pública que apenas están en la cocina y que sus responsables están trabajando a todo vapor.

Acto seguido los prianistas salen regocijados. Gritan que AMLO ha reconocido que las políticas sangrientas del Calderonismo eran las correctas. Lo celebran, lo festejan. Se declaran triunfantes. Intentan ridiculizar al presidente electo por más de 30 millones de ciudadanos. ¿Cómo pueden decir eso? ¿En qué mundo viven ? ¿No saben, acaso, de los miles de familias destrozadas por la sangrienta y estúpida «guerra contra las drogas» del calderonismo ? ¿Es tanta su furia contra un gobierno que todavía no toma posesión, siquiera?

Oigan, caballeros, si el gobierno de AMLO no tiene éxito, las víctimas seremos todos. También ustedes que hoy se regodean de gusto porque el presidente electo ha anunciado que por ahora que el Ejército seguirá en las calles. ¿Creen que esa es una buena noticia y no un dolor sentido? ¿Les resulta demasiado difícil aplazar su furia y comprender que requiere tiempo, esfuerzo, y un tratamiento especial ? Oigan, no se excedan.

Nadie con sentido común pudo haber imaginado que el próximo primero de diciembre el país amanecería ya con miles de policías competentes, honrados, solidarios y decentes. Hay que formarlos, hay que reconstruir a la nación. ¿No lo sabían?

Imagen de portada: Militares en acción. Foto: Juan Carlos Cruz /Proceso