Ernesto Ruffo va otra vez por la presidencia nacional del PAN; busca “reinstitucionalizarlo”

Considera que la elección interna de su partido debe ser por voto directo, que participe toda la militancia de manera libre y sin coacción ni presiones.

 4 Vientos / Prensa Ensenada / Foto principal: Proceso

Ensenada, B.C., 27 de agosto 2018.- -El ex gobernador de Baja California y aún senador de la república Ernesto Ruffo Appel, hizo oficial sus aspiraciones a la presidencia de Acción Nacional (PAN) con la premisa de “reinstitucionalizar al partido y devolverle el carácter democrático que tuvo antes de su llegada al poder.”

En las instalaciones del PAN, el también diputado plurinominal electo se declaró listo para reunir las 28 mil 101 firmas que representan el 10% el padrón de 281 mil militantes que estatutariamente requiere para formalizar su candidatura a la dirigencia blanquiazul.

Dijo que pedirá a la Comisión de Elecciones de su partido que presidirá Cecilia Romero, un proceso electoral transparente que incluya el voto directo y secreto a través de medios electrónicos que registren la huella digital de los votantes, de los que ya disponen los comités municipales.

“Debe ser un proceso por voto directo, en el que participe toda la militancia de manera libre, sin coacción ni presiones, sin utilizar la hojita blanca que se presta a la inducción o a la coacción por la conservación del empleo y acceso a programas sociales, y en el que las firmas no son auditables”, precisó.

Foto: Senado de la República

Asimismo, propondrá a la Comisión de Elecciones que diseñe una plantilla con la imagen de todos los aspirantes que obtengan el registro, para que los militantes elijan democráticamente a quién le darán su apoyo.

El primer gobernador panista en la historia del país aclaró que no busca refundar al PAN, sino devolverle su institucionalidad “para que haya una verdadera separación del gobierno y éste deje de avasallar en las decisiones partidarias internas que corresponden a los militantes”.

Y puso ejemplo: el caso de Felipe Calderón quien siendo Presidente de la República le dio trabajo a alrededor de 200 consejeros de los 280 que tenía el partido, “y al mismo tiempo que gobernaba era el dirigente de facto del partido”.

El panista reconoció que junto con él hay otros aspirantes como Carlos Medina Plascencia, Rafael Moreno Valle, Mirella Montes, Adriana Dávila, José Luis Preciado y Marko Cortés, éste último aparentemente apoyado por la cúpula panista; sin embargo, confió en poder ganar.

Recordó que, con el apoyo de la militancia de estados del centro, sur y sureste del país, estuvo a solo 17 votos de ganarle la presidencia al michoacano Felipe Calderón en 1996, ya que a pesar de su procedencia del norte del país recibió votos de todos los estados.

Producto de las concertacesiones entre el Pan y el Pri para dar «legalidad» al gobierno de Carlos Salinas de Gortari en 1988, en las cuales fue pilar Luis H. Álvarez (en la foto al centro), Ernesto Ruffo visitó a Carlos Salina en Los Pinos ya como el primer gobernador de «oposición» en el segundo régimen neoliberal del PRI (Foto: Facebook).

“Mi participación en la contienda por la dirigencia nacional de mi partido se inscribe en el actual contexto político en que los ciudadanos optaron por una opción que significa un retroceso a los tiempos del presidencialismo del PRI, por lo que es necesario hacer contrapesos”.

Consideró que el panismo debe remontar el rechazo ciudadano a los partidos tradicionales, situación que se da, dijo, porque los gobiernos emanados de los mismos no han sido capaces de resolver los graves problemas de inseguridad, pobreza, salud, educación y rezago social.

Informó que, si bien aún no existe una convocatoria oficial para la realización del proceso electoral interno, el relevo directivo debe darse antes del próximo 1 de diciembre.

“Confío que una vez que entre en funciones la Comisión Electoral se definan el calendario y las bases de la elección”.