Niño Van se va bailando al ritmo de Tin Tán

La primera vez que escuché a Niñovan fue abriendo un concierto de Carla Morrison, por allá de 2011. Una de las canciones que tocaron fue “El Gato Jazz” de los Aristogatos; 7 años después vuelvo a escuchar la misma canción en uno de los últimos conciertos (en la ciudad de Ensenada y Baja California) que Niño Van preparó como despedida: un homenaje a Tin-Tan.

Por Reyes J / A los 4 Vientos / Fotos: Iván Gutiérrez

El pasado 9 de agosto de 2018, en el Teatro Benito Juárez, Niño Van ofreció a la ciudad de Ensenada un homenaje a Tin-Tan, evento que logró transportar y recordar con nostalgia momentos vividos en la niñez y juventud de cada uno de sus asistentes, al escuchar cada uno de los temas interpretados por la banda.

El dueto ensenadense, conformado por Kary Niño (voz, acordeón y melódica) y José de la Rocha (guitarra y voz) preparó un repertorio con canciones de Germán Genaro Cipriano Gómez Valdés Castillo, mejor conocido como Tin Tan, junto a músicos invitados: César Fuzz en el bajo, Alfonso Alvas en la batería, Ceci Mozz en los coros  y Alberto Reyes en el saxofón.

Se apagaron las luces y se escuchó: “esta es la tercera llamada, comenzamos”. Se abrió el telón y los músicos esperaban es sus respectivos lugares, listos para tocar; vestidos al estilo de 1950: las mujeres con vestidos de bolitas y los hombres con traje y tirantes. Atrás de ellos, una pantalla, donde apareció una escena de la película “Los Aristogatos”, en seguida la banda empezó “todos quieren ser ya Gato Jazz, porque son de los que más, saben sincopar…”, así dio inicio el concierto y con esa misma estructura proyección/canción continuaron con los siguientes temas. Temas como: Bonita, Quedito, Piel Canela, Enseñame, Contigo, Palabras Calladas, entre otras.

La simpatía y chistes de Kary; y los visuales antes de iniciar cada canción, la interacción del público acompañando con las palmas y alguno que otro cantando las canciones interpretadas, la invitación a subir a bailar al escenario junto a los músicos, hicieron del concierto un momento que quedará grabado en la memoria de los que asistieron.