¿Hacia dónde apuntar nuestras lanzas?

Jorge Martínez Reverté, escritor español, escribió un libro cuyo título es la Furia del silencio. En una de sus páginas narra que en la primavera de 1962 se produjo en Asturias, en las cuencas mineras, una huelga silenciosa y pacífica que llegó a acorralar al Gobierno de Francisco Franco. Relata con detalle y con una gran carga de emoción, aquel estallido popular que supuso un progreso muy significativo hacia el deseo de justicia y libertad. El símil con este interesante capítulo de las luchas obreras de España, lo encuentro con lo que el pueblo de México logró con su voto en el reciente proceso electoral

 Jesús Sosa Castro/ A los 4 Vientos

La derrota que el pueblo mexicano le infligió al régimen político y a los partidos del sistema, fue una gesta poco más que brillante. La vocación libertaria de estas franjas de pueblo, subestimada por tirios y troyanos, fue resultado del trabajo, sistemático y silencioso, en el que muchos luchadores sociales y políticos de ayer y de hoy, convirtieron en un ato tan fuerte y efectivo que derivó en un acontecimiento de talla universal. El líder de esta epopeya supo aprovechar calculadamente las contradicciones de clase y el hartazgo político y social hartamente señalado en otros artículos míos.

La victoria electoral del pueblo mexicano puede ser comparada con la lucha que Espartaco libró en su intento por tomar Roma

Lo del primero de julio pasó a la historia como parte de esa épica que antaño sólo era posible atribuir a los héroes.

En busca de su libertad, treinta millones de mexicanos pudieron hacer de las selvas de asfalto y de los asentamientos del México profundo, el objetivo central de una estratagema en la que, sin violencia, fueron derrotados los adversarios que habían convertido al pueblo trabajador en el objeto fundamental de sus políticas rapaces. El sueño que iba impreso en el voto contenía no sólo la ira de quienes por años fueron víctimas del atropello y la exclusión, estaba, sobre todo, el deseo de cambiar el régimen político. Este sentimiento de autodeterminación felizmente llevó al gobierno de la República a López Obrador

Estatutos de Morena, modificados para que continúen en sus cargos los actuales dirigentes, hasta noviembre de 2019. Así, Yeidckol Polevnsky Gurwitz seguirá siendo la presidenta nacional durante un año más.

La historia del primero de julio es la continuidad de las luchas de los soñadores que se han venido quedando en el camino. Ya en los prolegómenos del siglo pasado los utopistas mexicanos exigían en su discurso el respeto y reconocimiento a todas sus libertades y derechos. En una de sus proclamas señalaban que: “ha llegado la hora de conocer a los hombres con el corazón bien puesto, es el día en el que los esclavos se levanten como un solo hombre reclamando lo que les corresponde, será la hora de que salgamos en defensa de nuestra libertad. Es el momento de despejar el campo, de pedir cuentas a los que siempre nos las han exigido; es el día de imponer deberes a quienes sólo han querido tener derechos” Nuestra lucha “fertilizará nuestros campos; dará exuberancia a las plantas y dejará un rastro imperecedero a la humanidad del futuro”

Delegados de Morena, en su inmensa mayoría aprueban, sin mayor discusión, a mano alzada, la propuesta de que continúe Yeidckol Polevsky en la presidencia nacional del partido, por un año más, , en decisión contraria a los estatutos que tuvieron que ser reformados. Foto Internet.

¿Qué poseemos las mujeres y los hombres que vivimos clavados en el trabajo? ¿Quién se beneficia del sudor de nuestras frentes, de las lágrimas de nuestros ojos, del dolor de nuestras espaldas, del cansancio en nuestros brazos, de la fatiga en nuestros pies y de la angustia en nuestros corazones? ¿Quién ha pensado alguna vez en recoger lo que siembra, cuando todo se nos arrebata? El contenido de estas ideas no solo da luz al pensamiento actual de los que ahora han decidido cambiar el estado de cosas. Son ideas que salen del corazón y humedecen los ojos porque quienes las pensaron y les dieron consecuencia, tenían claro que los cambios sociales sólo son posibles si el pueblo se decide a luchar para alcanzarlos. En estos hombres todo estaba claro, así estuviera en peligro su vida. Era el rescate irrestricto de sus derechos y su dignidad lo que se colocaba en las líneas de un futuro que, por derecho, era la razón de su lucha. ¡Ahora, son y no, otros tiempos!

¿Los grandes sectores de pueblo que emergieron el 1º de julio con las mismas banderas de los luchadores que murieron defendiendo sus derechos, serán capaces de consolidar los resultados del primer triunfo popular?

En el 5º Congreso extraordinario de Morena se dijo que habrá “victoria final cuando se acabe la corrupción, la violencia y se logre la reconciliación nacional” Pero ¿se pueden lograr estos objetivos cuando al interior del partido y fuera de él, se extingue paulatinamente la vida política para dar paso al pragmatismo burocrático que no quiere o no sabe explicarnos, a todos, el fenómeno que representó el primero de julio? ¿Cómo no preocuparse cuando el trato que se les da a los activistas es inexplicable y poco menos que ofensivo cuando no se les toma en cuenta más que para el trabajo? ¿Cómo conectar la aspiración de lograr la victoria final cuando no hay el intento de construir un partido ligado al pueblo y a sus causas más importantes?

¡En este evento no hubo nada nuevo bajo el sol! Se desaprovechó el momento para hacer un análisis profundo, crítico y autocrítico en el que se recogiera la experiencia de los que operaron a ras del suelo para llevar el triunfo hasta la Presidencia de la República. Fue un Congreso de la burocracia para consolidar el poder de los burócratas. Sólo cuando se habló de modificar los Estatutos, para centralizar aún más las decisiones de las cúpulas, hubo la voz valiente de Carmen Gómez, consejera de Querétaro que los levantadedos de inmediato la plancharon. Los delegados fueron incapaces de romper el cerco del silencio y de la continuidad. ¡Por ahora no hay motivo alguno para que la militancia se sienta contenta! Está ganando la nomenclatura. ¿Hacia dónde apuntar nuestras lanzas para que el triunfo electoral se convierta en la victoria final?

Imagen de portada: Yeidckol Polevsky Gurwitz fue reelecta para dirigir a Morena hasta noviembre de 2019. Foto: Twitter @yeidckol/internet/Proceso