SALTO CUÁNTICO: Elba sentenciada.

Ha llegado la hora de decir la verdad sobre la corrupción de los sindicatos de empleados públicos en este país.”

Newt Gingrich

Elba Esther Gordillo está libre, no le pudieron comprobar nada y como la apresaron en pleno goce de sus derechos sindicales, al ser sobreseído el juicio donde le imputaban el desvío de 2 mil millones de pesos de fondos del sindicato, lavado de dinero, delincuencia organizada y cuentas secretas en Suiza entre otros, la maestra puede retomar el liderazgo sndical porque según los estatutos del SNTE, en su artículo 247 versa  (…)«Todo miembro del sindicato tiene derecho a votar y ser votado para los cargos de representación sindical.»

José Luis Treviño Flores/ A los 4 Vientos

Además, en los artículos 40 y 41, los estatutos establecen que sólo se requiere una antigüedad de 11 años de afiliación en el sindicato y:

  1. Haber desempeñado algún cargo de representación sindical;
  2. No ser candidato ni desempeñar cargos de elección popular; y/o no ser dirigente de partido político alguno.

El artículo 51 define las facultades del Congreso Nacional:

  1. Elegir y remover a la Presidencia del Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública; a los integrantes de los Comité Ejecutivo Nacional, Comité Nacional de Vigilancia; Transparencia y Rendición de Resultados, Comité Nacional de Vinculación Social, Comité Nacional Electoral y Comité Nacional de Acción Política.

No debemos olvidar que la maestra, según la fracción VII del mismo artículo, fue sometida a revocación de mandato. Entonces, el pleno del sindicato debería convocar a reunión extraordinaria por petición de los delegados para reconocer la dirigencia actual o revocarla igual que se hizo en otros momentos.

Elba Esther Gordillo sabe y conoce cada recoveco legal del sindicato más su poder de convocatoria, intimidación e inexpugnables redes políticas; sabe que millones de maestros se sienten ofendidos ante la mediocridad, incompetencia y entreguismo de los actuales dirigentes que se encargaron de menospreciar y socavar derechos laborales sagrados.

Además, la maestra tiene en sus manos el poder que le otorga un legajo de 244 páginas de sentencia absolutoria por parte del juez sexto de distrito de Procesos Penales Federales de la ciudad de México. Sabe que son enormes sus posibilidades de retomar el control del SNTE.

La sentencia en sí, deja a Elba Esther Gordillo libre de toda imputación, primero que nada la apelación fue entregada en tiempo y forma. En un excelente recurso presentado por la defensa obliga al juzgado a reconocer que: «…El Código Federal de Procedimientos Penales, al igual que otros ordenamientos de la materia, se refiere al desistimiento de la acción penal por parte del Ministerio Público.

«La expresión ‘desistimiento’ ha provocado serios cuestionarios por parte de quienes sostienen, con argumentos atendibles, que si bien el Ministerio Público ostenta en los términos del artículo 21 constitucional la facultad exclusiva de perseguir, esta facultad es en esencia un poder-deber que no puede manejar discrecional o arbitrariamente el Ministerio Público, sino se encuentra sujeta a precisos mandamientos de carácter legal. Por lo tanto, el Ministerio Público no puede ‘desistirse’ de una acción intentada, como si ésta quedase a su discreción o arbitrio, aunque si puede y debe, en su caso, promover la cesación del proceso y el sobreseimiento del mismo, (…)»

A lo largo de la sentencia y de acuerdo al manejo de los recursos financieros del sindicato, las actividades económicas de la maestra fueron debidamente aprobadas, en el párrafo de la misma toca penal 156/2018:

“Atestes que expresan firmemente, pertenecen al SNTE, en el cual, ostentaron los cargos citados, respecto de los cuales, acorde a las funciones que les eran inherentes, tenían conocimiento de los estatutos que regían las actividades y objetos de la citada organización gremial; a partir de las cuales indicaron les constaba que en los congresos, se sometía a consideración la revisión periódica de los libros y documentos contables del Colegiado Nacional de Administración y Finanzas, para lo cual, se elegía a una comisión la cual se encargaba de analizar, validar y sancionar la documentación en la que se soportaba el informe y sometía a la consideración del Pleno del Órgano de gobierno el dictamen respectivo efectuado ese proceso, se sometía a aprobación, lo que siempre ocurrió.”

Elba Esther Gordillo se presentó como una víctima y se autodefinió como una guerrera en su atenga del 20 de agosto, ante la prensa convocada, justo el día en que inicia el nuevo ciclo escolar. Foto: internet

Enseguida y con detalle por acuerdo no sólo estatutario sino avalado por la organización sindical menciona:

“Aquellos gastos que no correspondían con las finalidades del Sindicato debían ser rechazados por el Consejo Nacional en sesión instalado legalmente, al constituirse en la autoridad máxima del Sindicato, por encima de cualquier otro cargo, y es por tanto ese órgano determinaba si los gastos tenían o no esas características; sin mencionar si algunos de los gastos erogados por la aquí encausada fueron rechazados.

«Por el contrario se precisó, que en términos de los Estatutos del Sindicato, específicamente en la fracción VII, inciso t), cualquier gasto por conceptos médicos, cirugías estéticas, gastos hospitalarios, pago de tarjetas de tiendas departamentales, como Neiman Marcus y de crédito de American Express, a favor de Elba Esther Gordillo Morales y otros fueron materia de aprobación por los órganos de gobierno sindicales, porque se ajustaban a la norma estatutaria y a la libertad y autonomía sindical, al haber sido aprobados y jamás rechazados.

Cada aspecto estuvo sobreseído porque la estructura sindical jamás impugnó o dijo en algún momento que las actividades financieras de la maestra Elba Esther Gordillo fuesen ilegales o que el gremio no estuviese de acuerdo con dichos gastos. La parte juzgadora incurrió en muchas irregularidades tocante a la obtención de pruebas al margen que permitió a la defensa de la maestra instituir una tesis de solicitud absolutoria como la siguiente:

“4. El juzgador fue omiso en analizar de algún modo los medios de convicción que le fueron presentados durante la sustanciación de la incidencia; no obstante, la encausada ejerció el derecho a probar dentro del incidente, a fin de demostrar que se actualizan las causas de sobreseimiento planteadas. Lo que controvierte lo previsto en el artículo 128, fracción III, inciso e) ,13 del Código Federal de Procedimientos Penales. Lo anterior, a virtud que: [4.1] El imputado siempre contará con la oportunidad de acreditar la “licitud de los recursos, derechos o bienes”. Al efecto, citó los criterios contenidos en las tesis de epígrafe: “OPERACIONES CON RECURSOS DE PROCEDENCIA ILÍCITA. EL ARTÍCULO 400 BIS, PÁRRAFO SEXTO, DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL, VIGENTE HASTA EL 14 DE MARZO DE 2014, NO VULNERA EL PRINCIPIO DE PRESUNCIÓN DE INOCENCIA”.

[4.2] En el incidente se probó que SNTE, aprobó por su máximo órgano y previamente analizó por sus órganos de control todas las salidas de recursos, lo que es propio de la autonomía sindical en su aspecto financiero –que incluso establece el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo del que México es país firmante y ratificante-, aprobación que comprende sus cuentas bancarias” (…)

Se podía haber imputado el auto de formal prisión a Elba Esther, tomando en cuenta los estatutos del Sindicato, cosa que no hicieron, tanto que en el párrafo 4,6 refiere:

“Contrario a lo que refiere el Juzgador, se probó en el incidente que no hubo retiros del SNTE que no hubieran sido revisados y aprobados en ejercicio de su libertad y autonomía.”

Elba Esther, intocada su riqueza, sus joyas, sus vehículos de lujo, sus mansiones. Una profesora que acumula enorme fortuna gracias a las cuotas sindicales de los maestros. Foto: internet

En ninguna cuenta bancaria se pudo constatar que hubiese procedencia ilícita o no, aprobada por la organización sindical, cada retiro fue aprobado y revisado debidamente sin contravenir a los estatutos. El Estado mexicano jamás de los jamases y desde la aprehensión tuvo certeza o claridad en las imputaciones, en la causa penal según la sentencia, (…)  “No existen indicios fundados y/o suficientes que conllevan a deducir que los recursos, provienen de manera directa o indirecta de la contravención y/o infracción de los artículos 10 y 24 de los Estatutos del SNTE. Por el contrario se acredita su legítima procedencia”.

 

La Procuraduría General de la República (PGR) actuó por órdenes directas del ejecutivo en una clara maniobra política exactamente como cuando Carlos Salinas De Gortari destituyó a Carlos Jongitud Barrios para imponer a Elba Esther Gordillo como lider del SNTE. Dicha maniobra cobra su cuota con una sentencia absolutoria, porque nunca hubo intención jurídica fundamentada, nunca los sindicatos han transparentado sus recursos, nunca los maestros han visto un cinco a su favor; existe una camarilla de dirigentes enriquecidos con la cuotas que usan a diestra y siniestra tal y como se lee en la sentencia, cada recurso fue aprobado por la dirigencia aún si estos estuvieron destinados a uso personal.

Ya en columna anterior que titulé “Qué clase de sindicato merecen los maestros” abordo una línea histórica y sus implicaciones en detrimento del gremio.

Las cuotas sindicales deben ser puestas a consideración y transparencia, cada ejercicio financiero debe ser fiscalizado por la base magisterial, no es dinero de los dirigentes, ni los hoteles, ni los espacios recreativos construidos, ni los fondos anexados como el FLIGOSNTE y el FOCAPS son privilegio de unos pocos, existe un fondo real ya evidenciado que puede y debe usarse para proyectos transversales objetivos y para goce de los maestros y maestras. La democratización de un sindicato exige que los dirigentes, al igual que cualquier funcionario en servicio público, rinda cuentas claras y someta el destino de los dineros a lo que la mayoría gremial designe. La disciplina de los docentes y personal administrativo sindicalizados raya en la omisión absurda permitiendo abuso tras abuso.

La maestra Elba Esther y el presidente Enrique Peña Nieto cuando aún vivían el romance político. Foto: internet

Si la mal llamada Reforma Educativa implementada por el gobierno de Peña Nieto sepultó logros conquistados en años de lucha, fue porque los dirigentes así lo permitieron sin consultar, sin preguntar, sin someter la propuesta a revisión de la base sindical para negociar lo viable y lo no viable. Cada decisión al margen estalla tarde o temprano en el rostro de los implicados y qué tremendo, que una institución de impartición de justicia como la PGR, tenga que recular por haber permitido ser utilizada para fines políticos con la venia presidencial y sin sustento legal viable puesto que tampoco los sindicatos tienen transparencia.

Conclusión: en este duelo ganó quien pudo sustentar la aprobación ominosa de recursos pese a su corrupto destino fina, desacorde a los principios sindicalistas y para uso de unos cuantos incluyendo a la maestra Gordillo, a quien por supuesto tampoco se le pudo constatar delincuencia organizada. Y como el sindicato no es un organismo delincuencial al cual pertenece la maestra, todo recurso sustraído del mismo es lícito, aunque éste sea para beneficio de un grupo privilegiado que sí se le puede considerar ilícito aunque se vea licitado por la misma estructura que permite tales prácticas de opacidad al margen de su base gremial.

Ahora esa misma base sindical tendrá la responsabilidad de decidir si le da cabida de nuevo a Elba Esther Gordillo con toda su oscura historia. Lo peor es que ni los actuales dirigentes sindicales ni la maestra Gordillo representan a los trabajadores de la educación. Cada argumento en la sentencia absolutoria evidencia con cuanta soltura e impunidad la dirigencia utiliza los dineros de las cuotas.

El juez concluye:

 “De conformidad con el artículo 303 del ordenamiento antes invocado, declarado el sobreseimiento de la causa 11/2015-I, se decreta la absoluta e inmediata libertad de Elba Esther Gordillo Morales, únicamente respecto de los delitos: (1) Operaciones con recursos de procedencia ilícita, previsto y sancionado en el artículo 400 bis, párrafo primero, del Código Penal Federal; y, (2) Violación a la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, previsto en el artículo 2, fracción I y sancionado en el numeral 4, fracción II, inciso a) de la Ley referida, que motivan la causa”

Así pues, el Estado Mexicano una vez más incurre en la abyección y la incompetencia manifiesta, la impunidad y la vergüenza jurídica, Elba Esther Gordillo derrotó a Enrique Peña Nieto así como derrotó a Roberto Madrazo, a Felipe Calderón, a Josefina Vázquez Mota y a quien ha osado interferir en su camino.

Los maestros y maestras, ¿Qué van a hacer?

“Hay una ética que dice: Usted no se quede fuera de la iglesia para los sacramentos de la salvación, a establecer una relación personal con Dios. Usted no se quede fuera de los tribunales de justicia, a establecerse por sí mismo. Usted no se quede fuera de los sindicatos para resolver sus relaciones de trabajo, usted puede tomar este trabajo y empujarlo si no te gusta lo que está haciendo.”

John Shelton Reed

Imagen de portada: «Recuperé la libertad y la Reforma Educativa se ha derrumbado», dijo Elba Esther Gordillo, exlideresa del SNTE, en la arenga que pronunció ante la prensa nacional el 20 de agosto, eo  conferencia-arenga de prensa que  tras cinco años de estar presa. Foto: Octavio Gómez