El partido, los dueños, los activistas

No es poca cosa lo que aportan militantes de Morena para darle vida a la Organización. Me constan los esfuerzos que muchos compañeros hacen. Sin embargo, su trabajo lo realizan sin tener claro respecto a lo que hay que hacer después del triunfo popular del 1º de julio. Hoy se anda en la recomposición de los Comités Seccionales. Esta tarea se ha hecho varias veces y se vuelve recurrentemente sobre lo mismo ¿Qué es lo que hace que esa estructura se descomponga con frecuencia y se desmorone tan pronto se cumple el objetivo?

Jesús Sosa Castro/ A los 4 Vientos

El partido Morena no ha encontrado el punto fino que lo conecte con sus bases de apoyo. Dirigentes y activistas no comprenden que el propósito de cambiar la sociedad empieza por transformar el partido, sus prácticas políticas y su basamento organizacional. La estructura hasta ahora diseñada sólo está pensada para hacer trabajo electoral, en su quehacer, no está contenida la política, la formación de sus cuadros y el manejo de la complejidad que vive el país. Cuando se centralizan las decisiones, el conocimiento y la trascendencia de las ideas, la marginación política empieza a convertirse en el principal escollo para sacar adelante los proyectos. El triunfo se da cuando se amplía el sujeto político y cuando este hace suyas las causas transformadoras

López Obrador es el líder más competente y carismático que ha tenido la izquierda electoral. Su presencia y autoridad políticas han sido un paradigma en el intento de cambiar el rostro de la nación. No obstante, estas cualidades pueden convertirse en una retranca para la formación y desarrollo de nuevos cuadros. Los que ahora cumplen esta función son repetidores porfiados de las frases y consignas que se generan en la cúspide de la pirámide. No se ha entendido que la política es un oficio que sólo sirve a la sociedad si éste contiene el conocimiento, la información y la capacidad para operar en cualquier circunstancia, con o sin las indicaciones del líder principal

Para estar cerca de los adeptos de Morena y del pueblo en general, los comisionados registran serias deficiencias. Cuando los interlocutores preguntan para qué se vuelve a la construcción de los Comités Seccionales, la respuesta es trastabillante o de plano errática. Esta confusión se debe a que no se ha entendido la trascendencia y el contenido del cambio votado por el pueblo, de que no hay las ideas necesarias para informar y convencer a quienes se les propone incorporarse a este tipo de estructuras. El entusiasmo por el triunfo se difumina paulatinamente porque no se percibe cual es la perspectiva y la ruta por las cuales hay que caminar

Corregir estas cuestiones puede evitar el previsible desencanto en aquellos que con su voto dieron inicio a la revolución social que se está empezando a vivir.

Conectar lo que pasó el 1º de julio con lo que se aspira para el futuro del país, pasa necesariamente por hacer de la devoción que muchos militantes de Morena sienten por su líder, una práctica política en la que esté presente el pensamiento crítico, la elaboración teórica y una actividad política alejada de la incondicionalidad y la timidez para poner en juego su propia creatividad

La obediencia de la masa debe transformarse para operar con políticas propias, independientes con relación al liderazgo omnipresente que hoy representa López Obrador. Sus cualidades de líder principal serán más fuertes en la medida en que a su lado haya un partido obrero-popular, con una dirección eficiente, organizado, crítico y, sobre todo, actuante. Esto es lo que garantizará que Morena, con o sin la dirección de AMLO, no pierda su vigencia y evite que liderazgos ajenos a su proyecto lo conviertan en otro PRD. Max Weber, en su obra La política como vocación, escribió que “el liderazgo carismático es propio de los partidos políticos en proceso de formación”

Según la concepción weberiana, AMLO mantiene una “forma de autoridad legitimada por una característica personal que es el carisma, que lo presenta como una persona extraordinaria y atractiva frente a los otros integrantes del partido, por lo que ha logrado imponer en la organización su propia visión de la política y su propio programa”

Pero… ¿es esto lo que se requiere en estos momentos de la vida nacional? ¿No sería mejor tener un partido independiente de su poder personal, nutrido con su pensamiento, su integridad y su trabajo, ejemplos a seguir por los que hacen política en bien de la nación? Lo que hasta hoy es el partido no es un ejemplo a seguir, parece tener dueños, todo se decide de manera vertical. Las órdenes que bajan periódicamente hasta las bases están en crisis. A los activistas no se les reconoce nada. ¡Se necesita corregir las cosas, YA!