Vehcsa y Gaia alteran arroyo 4 Milpas y provocan riesgo de inundación en El Sauzal

Sauzaleños alertan sobre riesgos por construcciones irregulares en el arroyo Cuatro Milpas y exigen la actuación inmediata y preventiva de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) y Protección Civil.

El cambio climático puede provocar una recurrencia mayor de tormentas intensas que a su vez pueden afectar zonas residenciales de El Sauzal, estiman vecinos de tres colonias

4 Vientos / Info Colinas Sauzal

Ensenada, Baja California a 14 de agosto de 2018.- Vecinos de Colinas del Mar, Colinas del Sauzal y Cuatro Milpas alertaron en un comunicado sobre riesgos de inundaciones y deslave originados por el manejo inadecuado del arroyo Cuatro Milpas por parte de las constructoras VEHCSA y el nuevo fraccionamiento denominado “Gaia Residencial”, antes “Casas GEO”.

“Después de más de un año de solicitar por la vía legal la información, licencias, permisos y factibilidades de las construcciones, sin recibir respuestas satisfactorias, los vecinos urgimos a las autoridades correspondientes: CONAGUA, Protección Civil y Dirección de Administración Urbana, Ecología y Medio Ambiente, a tomar cartas en el asunto y atender la problemática.”

Ello lo expresó Sonia Álvarez, residente de la zona y quien ha constatado en diversas ocasiones el desbordamiento del arroyo.

“Los vecinos del último kilómetro (de la vía pluvial) hemos observado en los últimos años el desborde del arroyo cuando han ocurrido lluvias intensas o prolongadas, con la consecuente inundación en los fraccionamientos de ambos lados del arroyo Cuatro Milpas”, describió Álvarez Villavicencio.

El arroyo Cuatro Milpas y la presión de las inmobliarias (Foto: El Vigía).

Agregó que los afectados potenciales han solicitado la realización de estudios técnicos que integren los factores geológicos, hidrológicos, geotécnicos y sociales porque no obstante la desatención a las solicitudes anteriores, las obras continúan avanzando en las márgenes del arroyo, algunas de ellas sin los permisos correspondientes y con varios intereses contrapuestos.

“Se debe considerar que el arroyo Cuatro Milpas drena una cuenca hidrológica de más de 19 kilómetros cuadrados desde la costa e incluye el arroyo del Libramiento Ensenada. Se estima, con base en información del INEGI, que la longitud máxima del cauce principal de Cuatro Milpas es de 10 kilómetros”, manifestó a su vez el geólogo Luis Delgado.

Sólo el primer kilómetro del cauce, desde la costa hasta el nuevo desarrollo habitacional “Gaia Residencial”, cuenta con calles pavimentadas y en esa mismo distancia el arroyo, que no rebasa los 15 metros de ancho, capta el volumen drenado desde 5 kilómetros aguas arriba.

Este cauce hídrico natural fue desviado peligrosamente 20 metros antes de llegar a la carretera de cuota Tijuana-Ensenada, la cual es la única salida de la ciudad porteña hacia el norte. Su desagüe al mar se ha entubado decenas de metros y pasa por debajo de la carretera y de un asentamiento irregular entre las zonas residenciales Colinas de Montebello y Colinas de Downey.

La cuenca asociada con el arroyo Cuatro Milpas -destacó Delgado- es parte de una unidad geológica que aflora a lo largo del tramo Salsipuedes de la autopista, bien conocida por su inestabilidad y por la facilidad con la que se desintegran sus paredes de arcillas, arenas y conglomerados, principalmente, que la ubica como una zona de riesgo por inundación.

Polígono de El Sauzal y, en rojo, parte urbana de la cuenca del Arroyo Cuatro Milpas, la zona del conflicto (Fundación Aportemos)

Al respecto, los vecinos de las tres colonias denunciantes recordaron que en el periodo de lluvias 2017-2018, personal de la Delegación Municipal El Sauzal atestiguaron la forma en que el arroyo creció por las lluvias y socavó su margen sur, llegando hasta la única vialidad que comunica al interior de la cuenca de Cuatro Milpas y los desarrollos Gaia y las secciones construidas por la empresa inmobiliaria Valdez e Hijos (VEHCSA), que son Colinas del Mar Residencial y Colinas del Sauzal.

Esa vialidad colinda con las instalaciones de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (CESPE) y atraviesa los ductos de Petróleos Mexicanos (PEMEX) ubicados a 400 metros de la carretera de cuota.

“Es muy importante tomar en cuenta que aun cuando con el cambio climático se pronostica una disminución en la precipitación, por lo que es probable que continuará la sequía en esta zona, es decir menor volumen de agua captada en la temporada de lluvias (http://todos.cicese.mx/sitio/noticia.php?n=619#.W2cuga3MzdQ); dicho cambio climático también puede producir una recurrencia mayor de eventos extremos, entre ellos tormentas intensas con gran volumen de agua precipitada en poco tiempo, como las que se vivieron en el sur de California a principios de 2018 (https://psmag.com/environment/southern-california-is-now-facing-an-epic-floodhttp://newsroom.ucla.edu/releases/california-extreme-climate-future-ucla-study), y afectaron zonas con pobre cubierta vegetal comparable con zonas como El Sauzal”, consideraron los vecinos.

Recordaron que este tipo de desastres ya han ocurrido en Ensenada anteriormente y destacaron que ahora que la mancha urbana es mayor, es crucial iniciar un crecimiento ordenado que tome en cuenta los riesgos que conlleva modificar y construir en sitios cercanos a los arroyos.

“Ahora que la urbanización ha dejado tan pocos espacios abiertos, principalmente en la margen sur del arroyo Cuatro Milpas, la pavimentación que recubrirá cada vez más la zona de Colinas del Mar y Colinas del Sauzal disminuirá la filtración del agua de las lluvias y el flujo de agua del arroyo aumentará y, con ello, el riesgo por inundación”.

Dos vistas del Arroyo 4 Milpas (Aportemos)

Al respecto, recordaron que el pasado 3 de agosto la “Fundación Aportemos” presentó una denuncia ante CONAGUA por las obras que se realizan con maquinaria pesada a orillas del arroyo Cuatro Milpas, para aplanar y rellenar terrenos federales previamente concesionada a la asociación civil para fines de conservación, y en donde ahora presuntamente se construirá un centro comercial.

“Estos rellenos irregulares disminuyen aún más la zona del afluente y aumentan el riesgo por inundación,” dijo Sabetty Hernández, miembro de la Fundación Aportemos.

Finalmente manifestaron que después de muchos meses de intentar gestionar por la vía del diálogo con distintas dependencias de gobierno, la solución de estos problemas urbanos, sólo obtuvieron indiferencia y evasivas por parte de las autoridades a las que acudieron en los tres niveles de gobierno.

Por ello ahora los vecinos, asesorados por expertos, alertan sobre el inminente riesgo de inundación que no sólo afectarían esa zona residencial, sino también a la única vía de acceso -desde el norte- a la ciudad de Ensenada, y el único camino para los residentes de la colonia Cuatro Milpas.

“Entendamos como sociedad que el desarrollo urbano tiene límites naturales que no deben ni pueden ser transgredidos por fines económicos, no importa su naturaleza pública, o privada”, concluyeron los denunciantes en su comunicado.