SALTO CUÁNTICO: #Foros de pacificación en Ciudad Juárez.

Definitivamente el espacio destinado al desarrollo de los Foros de Pacificación en esta gran urbe fronteriza, el Teatro “Gracia Pasquel” de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez  (UACJ), fue insuficiente para albergar a los cientos de ciudadanos que se dieron cita para tratar de tener un acercamiento con el virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien acudió a la inauguración acompañado de Olga Sánchez Cordero propuesta como próxima Secretaria de Gobernación, así como Alfonso Durazo nombrado a la Secretaría de Seguridad Pública.

José Luis Treviño Flores/ A los 4 Vientos

Los empujones en la entrada principal no se hicieron esperar ante la expectación por el arribo de AMLO, a quién de manera reservada y con visible semblante de a mi no me pelan, el gobernador Javier Corral Jurado, tuvo que esperar paciente mientras el virtual presidente de la República atendía a personas que le entregaban peticiones y cartas.

Muy rápido el recorrido hacia el recinto entre una nube de periodistas  los cuales en su mayoría no pudo entrar hasta la sala del teatro. Periodistas de la prensa nacional y extranjera se tuvieron que conformar con poner celulares, micrófonos y grabadoras junto a la bocina y pantalla que dispusieron los organizadores para así poder escuchar y ver lo que sucedía en el escenario. Ya dentro tanto participantes de los foros, padres de familia con pancartas de sus hijas desaparecidas coreaban “¡Ni una más!”

Alfonso Durazo, el primero en tomar la palabra, reiteró que de estos foros “surgirán estrategias para reducir la violencia y para construir una paz estructural”.

Su contenido, precisó, girará en torno a cinco  ejes temáticos:

1) Víctimas, garantías de no repetición y mecanismos de reparación de daños; 2) Seguridad y justicia; 3) Dinámicas fronterizas, migración y seguridad; 4) Prevención, cohesión comunitaria y reconstrucción nacional 5) Construcción de la paz.

Alfonso Durazo, virtual secretario de Seguridad Pública de México, en el primer Foro Escucha, para la pacificación y reconciliación nacional. Foto: EFE/ Diario de Yucatán/internet

Durazo fue enfático al señalar que es necesario socializar la convicción de que “la paz es un trabajo colectivo que involucra a todos…”  En éste momento del discurso, quien será el secretario de Seguridad Pública el gobierno de AMLO, pidió a los organizadores del foros que dejaran pasar a un grupo de padres de familia y que les cedieran los asientos de las primeras filas. “Que pasen hombre, cuál es el problema, permítanles pasar, adelante, ojalá encontrarán un lugar, ahí”

Continuó argumentando: “Sólo una cultura de la paz permitirá liberar a las actuales y futuras generaciones del odio y la violencia que hoy estereotipan a nuestro país y asegurar que la tragedia que hemos vivido no se vuelva a repetir”.

Hizo hincapié en que es apremiante “una política amplia y profunda, basada en un concepto integral de seguridad y centrada en el imperativo de que por encima de todo está el ser humano”

Dijo que no se trata de una propuesta subversiva ni extravagante, que la propia ONU tiene mecanismos de paz previstos para casos como el nuestro.

Y reiteró: “Bajo ningún supuesto los crímenes de lesa humanidad podrían ser sujetos al régimen de amnistía, se ubican en esta misma dirección el genocidio, la desaparición forzada, las ejecuciones sumarias, masacres, torturas sistemáticas y crimen de agresión.

De igual forma, agregó, ubicamos las violaciones graves a Derechos Humanos como feminicidios trata de personas y trata de migrantes. Los únicos beneficiarios posibles, subrayó, serán aquellos responsables de delitos no graves en los que no haya mediado violencia, ferocidad o barbarie.

En todo caso, insistió Durazo,  los posibles beneficiarios habrán de responder en primer lugar a los derechos de las víctimas, a sus legítimas aspiraciones de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. “De esta idea central nace la propuesta de un proceso de pacificación y reconciliación nacional, no un pacto con el crimen.”

Concluyó: “en otras palabras proponemos construir una receta mexicana para la pacificación de nuestro país, por difícil que parezca buscaremos y encontraremos el entendimiento entre todos los mexicanos como vía para construir la paz”

Sin duda, escuchar a un próximo Secretario de Seguridad hablando de paz y reconciliación, acostumbrados a un lenguaje de confrontación, ataque y venganza, abre espacios para la reflexión. Y es que el crimen organizado en la escalada de violencia ha tomado al país como rehén ante la incapacidad del actual y los anteriores gobiernos no solo de re direccionar el esquema de violencia , sino de la ausencia de respuesta en la reconstrucción del tejido social.

Olga Sánchez Cordero, próxima Secretaria de Gobernación planteó las preguntas claves sobre esta situación de vilencia extrema que sufre el país,  “¿cómo hemos llegado hasta aquí? ¿cuál es la razón de tanta violencia? ¿de dónde se nutren los diferentes grupos?” Los factores son muchos y muy complejos -dijo la ex ministra de la Suprema Corte-, lo cierto es que muchos de nuestros jóvenes parecerían no tener opción real entre dedicarse a una labor lícita, dignamente remunerada, pertenecer a un grupo delincuencial o morir por negarse a pertenecer”

Al igual que Alfonso Durazo, la virtual secretaria de Gobernación increpó duramente al actual régimen que hundió al país en la violencia.

“Lograr la pacificación de un país con los grados de violencia de México no es tarea sencilla ni se puede construir de la noche a la mañana, lleva años, se requieren reformas de fondo, económicas, políticas públicas, políticas laborales, legislativas, reformas equitativas. La pacificación es una cuestión de gobernabilidad” dijo Sánchez Cordero ante una audiencia integrada en su mayoría por familiares de personas desaparecidas y asesinadas.

Y agregó: 

Periodistas nacionales y extranjeros que no pudieron entrar a la sala donde se realizó el Foro Escucha, dieron seguimiento a esta actividad a través de las pantallas instaladas fuera del teatro de la UACJ. Foto: J.L. Treviño/4Vientos

“Desde el equipo del presidente electo estamos conscientes de la complejidad de empezar a abrir estos procesos de escucha, (…) También entendemos que acercarse a éstos foros no es fácil para muchas víctimas”. Ahondó en la falta de seguridad y las heridas abiertas en la sociedad. La futura Secretaria de Gobernación insistió en que los contextos son diferentes, que la realidad de este Estado no es igual a la de otros entidades, pero las víctimas deben estar siempre al centro de la discusión.

“Sobre una política integral de justicia y también de justicia transicional, no se logrará la pacificación y la reconciliación de México con meras amnistías o reducción de penas o despenalización de ciertas drogas, ni las comisiones de investigación y las comisiones de la verdad podrán lo lograla por sí mismas, por ello necesitamos una política integral, completa, compleja, única para México que requiere reflexión seria y multidisciplinaria.”

En el mismo tenor concluyó que: “las comisiones de verdad, deben tener presupuestos de seguridad para las víctimas, de confianza de legitimidad por parte de la población; éstas comisiones deben escuchar a los diversos sectores y diferentes actores con la finalidad de acercarse a una verdad mucho más amplia que contribuya a la memoria colectiva, ésta considerada como un derecho humano a la memoria colectiva”. Necesitamos -ejemplificó- una comisión nacional de búsqueda de personas desaparecidas que cumpla con los más altos estándares científicos y con la dimensión real de personal para hacer frente de manera seria, probablemente a uno de los más dolorosos escenarios de nuestra historia reciente.

Sin duda, un proyecto ambicioso y difícil, no por ello imposible. Olga Sánchez Cordero fue ovacionada en su participación, por vez primera y pese a la gran inconformidad de años sin atención o respuestas mínimas, las familias escucharon una posibilidad de alivio a su dolor. El abismo entre gobernados y gobernantes dejó de serlo en el recinto con un lenguaje claro y compatible con el sentir colectivo. Es un primer paso. Nada costaba voltear la mirada, pero cuando un gobierno es cómplice de la barbarie, no tiene la solvencia moral de enfrentar la verdad. Qué tremenda labor espera a la próxima administración federal y cuánta amargura ahogada en la impotencia. Las palabras de la ex ministra comprometen un humanismo de altísimo nivel y responsabilidad.

 

Andrés Manuel López Obrador, ahora ya legalmente presidente electo, fue aún más contundente. Dejó claro que en su gobierno no tendrán cabida ni los beneplácitos ni las lisonjas ante un trabajo obligado como funcionarios. Recorrió la mesa sin aceptar un solo saludo de felicitación. Dejó parados y asombrados con su clásico pragmatismo y parquedad al gobernador, al presidente municipal en funciones y al electo. Sencillamente se sentó a escuchar a todos los que intervinieron en este primer Foro de Pacificación, después de pronunciar un discurso directo y con un mensaje fuerte.

AMLO dijo que el primero de los 17 foros de Pacificación que se estarán efectuando en diversos estados de la República se realizó en Juárez, porque esta es una ciudad donde la gente tiene sed de justicia y porque que es tiempo de unidad y de reconciliación.

 “Tenemos que ser respetuosos, tolerantes, nada de sectarismos. Tenemos que actuar en unidad, pensando que la patria es primero. Estar dispuestos a perdonar, lo dije en campaña y lo repito ahora: coincido con los que dicen que no hay que olvidar pero si estoy a favor del perdón. Vamos a llevar a cabo la transformación que necesita el país”, insistió para luego aseverar que en México “va a haber un gobierno del pueblo para el pueblo y con el pueblo”. Y reiteró su promesa y su confianza  en que “de estos foros saldrá una propuesta lo más consensuada posible aunque nos lleve tiempo”.

En clara respuesta al gobierno de Donald Trump que ha expresado su desacuerdo con la propuesta de legalizar algunas drogas en México, López Obrador dijo en el foro realizado en Juárez el pasado martes 8 de agosto:

“No debemos dejar de tocar ningún tema, no debe haber tabú, no debemos autocensurarnos, somos libres, todo lo que le convenga al pueblo de México se va a llevar a cabo. No tenemos compromisos con grupos de intereses creados, nada más tenemos como amo al pueblo de México.”

Continuó: “tienen ustedes todas las libertades para que se analicen todas las opciones. No es que esto no lo debemos tocar porque no le va a gustar a un gobierno extranjero, no nos importa, si es bueno para México se va a llevar a la práctica”

Al abordar el tema de la violencia remarcó, como lo hizo en la campaña electoral: “No se puede apagar el fuego con el fuego y no creo en la ley del talión de ojo por ojo y diente por diente, porque si así fuera nos vamos a quedar chimuelos todos o tuertos. Al mal hay que enfrentarlo haciendo el bien. Tengo muy claro que llegamos a estos extremos de inseguridad y violencia porque se abandonó la actividad productiva, se dejaron de crear empleos y se abandonó a los jóvenes. Porque con el modelo económico neoliberal lo único que les ha importado es el saqueo de lo bienes de nuestro pueblo y nuestra nación. Por eso vamos a cambiar la política económica. Aquí se dedicaron en los últimos tiempos y no sólo los gobernantes, muchos de la llamada sociedad civil, hicieron nada más el diagnóstico del problema pero nunca se plantearon la transformación de la realidad”

Docenas de víctimas de la violencia en Ciudad Juárez participaron en el primer foro por la pacificación. Foto: Elvia Cruz/ADN Político

No dejó pasar la oportunidad para recordar que él se hará cargo personalmente del problema de la inseguridad y que se reunirá con su gabinete de seguridad todos los días a las seis de la mañana para recibir el reporte el parte de lo acontecido en las últimas 24 horas. De nuevo y con la mirada hacia la mesa donde estaban el gobernador Javier Corral y Armando Cabada, alcalde de Juárez, dijo: “Y esa coordinación que se va a dar arriba se va a replicar abajo, en todo el territorio, aquí en ciudad Juárez va ha haber también una coordinación de seguridad, todos los días también se reunirán los gobiernos estatales porque nos vamos a coordinar, todos los días se va a atender éste asunto, esa va a ser la actuación de todo el gobierno.”

Dirigiéndose a una persona en el público que le increpaba le respondió, “no voy a hacer demagogia, de una vez te lo digo, porque voy ha hablar siempre con la verdad”

Mencionó que tiene toda su vida luchando por la justicia y haciendo de ésta una línea recta y que no tiene nada de que avergonzarse, cuando dice que va a cumplir es que va a cumplir. Pidió a los organizadores de los foros que no haya simulación como no la habrá en el próximo gobierno y que va a ser un presidente itinerante. Pidió también tener confianza, que se está inaugurando una etapa nueva en el país.  “A reserva de lo que muchos pensaban que no se iba a dar la transformación aún no lo creen algunos: se llevó a cabo, lo logramos” dijo.

El presidente electo reiteró que se decretará zona franca toda la franja fronteriza con Estados Unidos de 3, 180 kilómetros y de 30 kilómetros hacia el territorio mexicano, donde el Impuesto al Valor Agregado (IVA) disminuirá  del 16% al  8%, el ISR dejará de ser de 35% para quedar en  20% y  las tarifas de los energéticos (gasolina, energía eléctrica, gas, disel) se igualarán con el vecino país, todo esto desde el primero de enero de 2019. Además, en esta zona franca el salario mínimo se incrementará al doble.

No quiero concluir ésta columna sin mencionar a Javier Corral Jurado que al ser invitado a tomar la palabra,  no logró  crear la empatía que deseara, su discurso frío y separado de la realidad de su desempeño pobre y desvinculado de la crisis humanitaria que vive el estado de Chihuahua, queda como parche mal acomodado en la vorágine de la reconstrucción nacional que las huestes Lópezobradoristas manejan con lujo de dominio y credibilidad. Entre otras cosas, Corral dijo celebrar “que se escuche a las víctimas y juntos encontrar las mejores ideas de lo que debemos hacer y de lo que debemos evitar al recoger la experiencia de todos”

Antes de ésta oportunidad no había manifestado una sola posición en torno a las recientes masacres ocurridas en la entidad, su gobierno se ha caracterizado por una manifiesta insensibilidad. No obstante, dijo: “entendemos la seguridad humana como el hecho de que las personas y las comunidades vayan disfrutando progresivamente de las condiciones que les permiten ser libres del miedo y libres de la necesidad”

Como una alegoría a su terrible desempeño manifestó: “Es un crimen seguir medrando políticamente con el dolor que provoca la violencia y la delincuencia. El tema de la seguridad humana y la pacificación del país es muy importante que la entendamos todos los actores políticos, debe ser un ámbito de neutralidad política.”

José Luis Castillo, padre de Esmeralda Castillo (desaparecida en 2009) y quien subiera al escenario el día del foro para pedirle al gobernador Javier Corral, delante del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, que atienda el problema de los feminicidios y desapariciones de mujeres en el estado, informó que el próximo lunes darán una conferencia en la Ciudad de México para comentar su molestia porque no han sido recibidos por el mandatario. Foto: REUTERS/Jose Luis Gonzalez

Increíble el grado de desfachatez del gobernador que no por nada fue increpado por la ciudadanía al salir del evento. Tampoco a Armando Cabada le fue bien. Un grupo de manifestantes le gritaron consignas referentes a su ejercicio de gobierno municipal principalmente por la ola de violencia, los ánimos crecieron al grado de llamarle “feminicida” y responsable del baño de sangre que padece ciudad Juárez.

Imagen de portada: El primer foro de pacificación y reconciliación del país se realizó en Ciudad Juárez, Chihuahua el 8 de agosto 2018. Foto:  NTX / A. Monroy