CLANDESTINO: Elba Esther está de regreso… Ni más, ni menos.

Desde hace unos días, la ex lideresa del Sindicato de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, es una mujer libre, porque los jueces determinaron que los más de $1978 millones de pesos, cantidad por la que fue acusada de lavado de dinero y delincuencia organizada, tenían origen legal. Al salir, luego luego, la mujer se tomó la selfie obligada, en donde se ve luciendo una blusa Channel, posando sonriente para la foto, acompañada de un camarada.

Álvaro de Lachica y Bonilla/ A los 4 Vientos

Yo pienso que es el momento de que Netflix o alguna cadena productora de series, empiecen a narrar la historia de su vida, que sin duda, tendrá más audiencia que la de Luis Miguel o de José José; relatándonos desde que se desplaza desde su natal Chiapas hasta su lujoso apartamento, aquí cerquita, en San Diego. Valiéndose de su glamoroso atractivo,  que era de considerarse, por el otrora líder de los maestros Carlos Jonguitud Barrios,  quien la descubre y después la “sienta” en la silla que le hereda para mangonear el sindicato magisterial, el más grande y con mayores recursos de América Latina. Fue breve el lapso en que estuvo al frente del alumnado siempre cobrando como profesora de post-grado aunque rural por su nivel de enseñanza y con licencia perenne para “comisiones” sindicales que han sido pasión y vocación desde que abandonó el huarache de tres agujeros por los zapatos Manolo Blahnik  de cuatro mil dólares el par, de muchos adquiridos,  en las exclusivas tiendas en La Jolla, California.

Su mansión en Coronado, de 6 recámaras y con su baño respectivo cada una, muelle privado para barcos motorizados, alberca, dos cocheras y un amplio jardín, no, no cambió de dueño durante los casi seis años que duró la comedia. En anticipación a su liberación,  Elba Esther  recientemente se puso al corriente en los pagos atrasados que ascendían a cerca de 400 mil dólares por concepto de impuestos, intereses moratorios y cuotas administrativas. Mientras que jardineros y empleados domésticos  emperifollaron la mansión, valorada en 5.2 millones de dólares. Todo está listo a la espera de la llegada de la que andaba ausente.

La revista “Forbes”, en su edición de diciembre del 2013, dio a conocer una lista de los que consideraba  los 10 mexicanos más corruptos, y en  esta lista,  ubica a  doña Elba, quien fue detenida ese mismo año,  por presuntamente malversar 200 millones de dólares de los fondos sindicales del magisterio para pagar “su lujoso estilo de vida”.

Detener a la dama, durante cinco años sin sentencia, es decir, sin que la PGR haya podido acreditar su culpabilidad ante un juez, obliga a una conclusión lamentable: el Estado estaba obligado a demostrar su culpabilidad; ella no estaba obligada a demostrar su inocencia. Más allá de la opinión que cada quien pueda guardar sobre su comportamiento público y privado, Elba fue una presa política.

Elba Esther Gordillo en 1990 cuando el presidente Carlos Salinas de Gortari decidió deshacerse del lider sindical Carlos Jongitud y erigir a la maestra como líder del SNTE. Foto: internet

Lo más increíble de esta farsa, es que estuvo detenida por cinco años, pero en la celda, solo pasó escasos diez días. A ella la arrestaron el 26 de febrero del 2013, días después, sus abogados reclamaron que la mujer tenía “en general un precario estado de salud”. Así que después de cuatro días de haber estado detenida en una prisión regular, la ex priista recibió el alta del Sistema Penitenciario del Distrito Federal para mudarse a Santa Martha Acatitla de Tepepan, en donde habría de residir más de cuatro años en la Torre Médica de ese penal. El 21 de enero del 2016 fue trasladada al Hospital privado “María José”, ubicado en la colonia Roma de la Ciudad de México y a mitades de diciembre del año pasado, fue llevada a su domicilio en la colonia Polanco de la capital del país, luego de que le fuera otorgado este beneficio derivado de su edad y estado de salud, y de aquí a la selfie de hace unos días….

Dos mansiones de Elba Esher en Isla Coronado, en San Diego, California. Foto: Reforma/internet/Aristegui Noticias

Ni modo, nosotros, los mexicanos de a pie, pensamos que el dinero que acumuló la maestra claro que es ilegal. Una maestra con propiedades  extraordinarias, hasta con su propio partido político: Nueva Alianza. Una maestra viviendo a todo lujo, una que al parecer nunca estuvo frente a un grupo cumpliendo lo que debía de hacer: enseñar. Y por otro lado, una gran cantidad de maestros que se paran todos los días frente a grupo para dar  lo mejor de sí, muchas, las más de las veces con doble turno, para que medio alcance, maestros mucho mejor preparados dando clases y siendo pobres. Y es de lo que estamos hastiados es  de líderes sindicales asquerosamente ricos, de representantes del pueblo que entran al servicio público pobres y van de un puesto al otro con sus manos llenas de dinero. Servidores públicos que apuestan en las Vegas, se visten en París. Mientras acá en México los servicios de salud están sobrepasados, la educación peor que nunca, con toda y la Reforma Educativa. Y lo peor de todo, que ocurra dentro del marco de la ley. ¿Sabe porque? Porque personajes como esta, son los corruptores de las instituciones, porque han permitido que el país desarrolle un clima de corrupción e impunidad. Porque han tenido más cuidado de salvaguardar lo defraudado, que voltear a ver la conveniencia de la nación. Nuestro sistema judicial necesita un cambio radical para que desaparezcan para siempre un Romero Deschamps, una Elba Esther, un Duarte; ¿Cómo es posible que los dineros públicos alcancen para crear, mantener y enriquecer a estos personajes?

Selfie de Elba Esther Gordillo celebrando su liberación. Foto: internet

Su caso pasará a la historia como una de las mayores farsas del sexenio peñista. Un show mediático asqueroso,  por el que probablemente nadie va a pagar. Menos ahora que soplan vientos de  perdones. Ni hablar,  la espléndida mansión de la Gordillo en la costa californiana seguirá siendo un monumento de lo que está podrido en México. Libre de toda acusación, la mujer cuya influencia llegó hasta los más altos niveles de varios sexenios, regresará a vivir como reina entre lujos y asistentes, mientras se ríe de nosotros como en la selfie, que por un momento quisimos creer que en México,  la impunidad empezaba a desnaturalizarse.

Imagen de portada: Elba Esther Gordillo destaca en la lista de Forbes de las diez personas más corruptas del mundo. Foto: internet 10  La