A DOS DE TRES CAÍDA: Ratas y Retos en Baja California.

En muchas ocasiones la vida nos pone pruebas de distinta índole, superarlas o no es una posibilidad, evadirlas, es otra, aunque no muy recomendable desde mi punto de vista. Y creo que las pruebas más difíciles son aquellas en donde no está en manos de uno el poder resolverlas.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico/ A los 4 Vientos

El amor, el cariño y la amistad en algunos momentos se ponen en riesgo de perderse debido a problemas de comunicación, por falta de entendimiento o de plano porque alguna de las partes ya no quiere mantener ese sentimiento hacia la otra persona y en esos momentos uno debe entender que ya no es un problema sino una conclusión y ya no hay nada que hacer.

En lo político, hay problemas que se derivan de malas administraciones, engaños, corrupción o ineficiencia. Y en estos casos, como lo que rige nuestras relaciones políticas no están sustentadas en un sentimiento de amistad, sino en todo caso en la confianza, pero sobre todo, en la exigencia de responsabilidad y resultados.

Y cuando un político que ha asumido una responsabilidad pública genera problemas a sus gobernados, estos tienen todo el derecho de exigirle que corrija esos problemas o que renuncie, porque al fin y al cabo los gobernantes solo son servidores públicos que reciben un salario que proviene del esfuerzo de los ciudadanos en general.

Con movilizaciones multitudinarias en defensa del agua y contra la corrupción, miles de bajacalifornianos han exigido desde enero de 2017 la salida del gobernador Francisco (Kiko) Vega. Foto: internet

En síntesis, si un gobierno no sirve, debe de cambiarse.

Pero eso solo sucede en donde existen sociedades responsables y que tienen un alto concepto de la dignidad individual y de la responsabilidad común.

Si a una casa llega una plaga de ratas o tan solo una, de inmediato nos aprestamos a exterminarla, porque entendemos que esa rata nos causara daños en el hogar e incluso puede generar problemas de salud.

Entonces ¿por qué no actuamos así con las ratas bípedas que han hecho de la corrupción su modus vivendi, que con total cinismo viven del dinero público sin dar resultados y que actúan con una total falta de respeto hacia los ciudadanos?

Y es que, en Baja California, hay retos que resolver como sociedad y ratas que erradicar del gobierno que es el responsable de conducir el destino común de quienes aquí habitamos.

El gran reto de este tiempo es sacar al Partido Acción Nacional del gobierno del estado y hay que hacerlo, porque ya no sirve para gobernar, porque en el gobierno se han incrustado familias enteras que viven del erario público, hay que sacarlo del gobierno porque los panistas que controlan ese partido y que tiene el poder gubernamental se han convertido en corruptos y cínicos.

Y lo digo con total claridad y sin eufemismos, porque en eso se han transformado, en ratas de dos patas, en sátrapas y en vividores del dinero de todos.

Del PRI ya mejor ni hablo porque sus gobiernos han quedado sellados por la negligencia y la corrupción y por esa razón ese partido está en un proceso de desintegración en el estado y en el ámbito nacional.

Pero los panistas están vivos y actuantes y son peligrosos, porque hacen del poder público un poder político sustentado en la compra de votos, en la compra de plumas de periodistas chayoteros y porque usan el dinero público para lucrar con la pobreza.

Los panistas de Baja California han hecho de la nómina del gobierno del estado y de los ayuntamientos que gobiernan una sólida base de voto duro, y a ese voto duro solo puede derrotarlo el voto libre y una amplia participación de los ciudadanos.

En estos días, aunque muchos no lo entienden aún, el mayor reto para los bajacalifornianos es el tema del agua, recurso fundamental para la vida, la salud, el desarrollo social de las personas y el crecimiento económico de nuestra entidad.

Y los actuales gobernantes nos han vendido la píldora que para hacer frente a este problema la solución está en desalar el agua de mar para garantizar el abasto de agua para los usos agrícolas, industriales y domésticos.

Y efectivamente las plantas desalinizadoras son una alternativa, pero también lo es aplicar una política sustentable en el uso y administración del agua que nos llega del río Colorado y de los mantos freáticos. No se debe seguir usando el agua en la agricultura con métodos arcaicos y sumamente despilfarradores del agua.

Los panistas han incurrido en tráfico de influencias, en actos de corrupción y en negligencia en este tema y como ejemplo, está la planta desaladora de Ensenada que a menos de un mes de su puesta en operación ya presento fallas en los filtros de arena y tuvo que suspender su operación.

Una planta desaladora que tardo más de un año del plazo original en que debió ser entregada, una planta construida y operada por una empresa extranjera que la seguirá operando y que será quien lucre con la necesidad y dependencia que se tiene en Ensenada en materia de agua.

Y todo eso es culpa del gobierno, no hay otro responsable más que ellos. Y por supuesto que está latente que esto mismo pueda suceder en las plantas de San Quintín y Playas de Rosarito.

Movimiento de Mexicali Resiste en defensa del agua. Foto: internet/ Diario Tijuana

Y no podemos ni debemos olvidar tampoco el tema de la empresa Constellation Brands en el Valle de Mexicali, proyecto plagado de irregularidades en la veta de terrenos públicos, irregulardades graves en materia ambiental y que usará miles de metros cúbicos de agua potable, en una entidad que atraviesa por una severa sequía y en donde el abasto de agua es un problema actual y generalizado en varios municipios del estado

Veamos un poco de números y datos duros:

La Planta Desalinizadora de Ensenada tuvo una inversión total de 987 millones de pesos.

El Costo Original Estimado fue de: $637.1 millones 

El Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN) otorgó un crédito por 490 millones de pesos a Aguas de Ensenada, subsidiaria de GS Inima Environment, empresa que obtuvo la adjudicación de un contrato de prestación de servicios de construcción, operación y transferencia con una vigencia de 20 años para la planta.

Organismo promotor Comisión estatal del agua de Baja California.

Para más datos técnicos ver:

 http://server.cocef.org/CertProj/Spa/BD%202012-42%20Ensenada%20Desal%20Project%20Proposal%20(Span)_REV.pdf

Pero en fin, mientras sociedad y gobierno no asuman cada uno sus roles y responsabilidades, de afuera llegarán los tiburones empresariales para comerse a los pececitos locales, mientras las ratas construyen y compran casas e inmuebles en el extranjero… ¿O no?

Planta desalinizadora de Ensenada, Baja California, con capacidad de 250 litros por segundo, construida con una inversión de 987 millones de pesos. Foto: AFN

PD: Los gobiernos del PRI en los municipios no sirven ni para recoger la basura y ya están planeando la posibilidad de privatizar este servicio público y de paso hacer negocio con el dinero de la gente. ¿APP a la vista?

Imagen de portada: El gobernador Francisco Vega y el presidente Enrique Peña Nieto inauguraron el 11 de julio de 2018 la planta desalinizadora de agua de mar de Ensenada, misma que sólo funcionó unas semanas y dejó de suministrar agua potable a la población porque, según informó CESPE, falló el sistema de filtrado de arena. Foto: internet