Falla desalinizadora y afecta 43 colonias de Ensenada. Regresan tandeos y agua contaminada con sal

Una falla en el sistema de filtrado de arena en la planta desalinizadora “Aguas de Ensenada”, ocasionó que residentes de 43 colonias de la ciudad porteña registraran fallas en el suministro del recurso hídrico el pasado fin de semana, informó Carlos Loyola Peterson, director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe).

4 Vientos / Foto principal: El Vigía

Ensenada, Baja California, 6 de agosto de 2018.- Por ello la empresa paraestatal reanudó el programa de «tandeo» en el abasto del líquido, reconoció hoy el funcionario estatal en el grupo civil Foro de Ensenada que preside Jorge Menchaca, en tanto el director de la empresa Aguas de Ensenada, Moisés Pariente, consideró que tardarán 60 horas en reanudar el servicio a la población.

“Hemos hablado con los proveedores de los filtros para que realicen los ajustes necesarios que garanticen el correcto funcionamiento, a fin de evitar problemas a futuro y la vida útil de los equipos. Con estos ajustes, que se estarán efectuando en un plazo de 15 días, se busca evitar riesgos en la integridad del sistema y estar en condiciones de entregar los 250 litros por segundo a finales de agosto», agregó el directivo de la filial de la transnacional española OHL-GS Inima Environment que por 20 años operará la planta de 41 millones de dólares.

El error en los filtros ocasionó que desde el pasado viernes 3 de agosto en la madrugada se dejaran de dotar 150 litros por segundo de agua desalinizada que la compañía ya distribuía a la ciudad, y que la comisión estatal reactivara el abasto a la metrópoli con pozos altamente contaminados con sal de los acuíferos Maneadero y Chapultepec, acción que le tomó 36 horas implementar.

El director de la paraestatal notificó que acudiría a una reunión interna en donde se informaría de qué fue lo que pasó y pedir a los representantes de Aguas de Ensenada que informen públicamente del problema.

Por la tarde, ya en la sala de juntas de la planta desalinizadora, Loyola Peterson explicó que derivado de esta situación «se realizaron las adecuaciones a los sistemas de distribución para que la población de la parte sur y sureste, tenga las mínimas afectaciones o el suministro parcial en aproximadamente 43 colonias».

Funcionarios y empresarios en la rueda de prensa (Cortesía)

Informó que el demanda en esta temporada de calor es de aproximadamente 900 litros por segundo. Al respecto cabe recordar que apenas el pasado jueves 2 de agosto Loyola dijo que las necesidades eran «de un poco más de los 800 litros por segundo» y que la Cespe recibía 814, contando la dotación de los 150 provenientes de la desalinizadora.

También que el déficit en el abasto del recurso hídrico a la ciudad es de 125 litros por segundo y que -otra vez contrario a su declaración del 2 de agosto- el abasto a Ensenada «actualmente es de 775 litros por segundo«, por lo que se estarán modificando los sistemas de distribución y se ajustarán las válvulas para normalizar el servicio en las colonias afectadas.

El secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano (SIDUE) del gobierno del estado, Alfonso Padrés Pesqueira, presente en la rueda de prensa que se realizó en las oficinas de la empresa, resaltó a su vez lo obvio: «En esta temporada de verano se incrementa el consumo de agua, por lo que que se le dará puntual seguimiento a esta situación extraordinaria por parte de Aguas de Ensenada».

Antes, en la reunión con los miembros de Foro de Ensenada, LoyolaPeterson aceptó que hay falta de comunicación entre la Cespe y la empresa para conocer a tiempo qué está pasando con el suministro, y así emprender a tiempo acciones urgentes que eviten mayores daños al abasto de agua a la población.

Aprovechó para hacer un llamado a la comunidad a estar preparada para regresar a los tiempos del tandeo, en tanto los representantes de la empresa desoladora regularizan el abasto.

Carlos Loyola (izquierda) en Foro de Ensenada (Cortesía)

Asimismo, anunció que el gobierno estatal ya trabaja en tres opciones para traer agua potable suficiente a Ensenada en los próximos años: 1.- recibir agua de la desalinizadora que se pretende construir en Playas de Rosarito, 2.- construir otra planta desalinizadora al norte de la ciudad y, 3.- construir el Acueducto Tanamá-Ensenada, una obra hidráulica que se debió construir en la década de los 70 del siglo pasado para traer a la cabecera municipal 9 millones de metros cúbicos anuales directo del Río Colorado.

«La determinación final se deberá de tomar conforme a lo que resulte mas adecuado, en especial desde el punto de vista financiero. Se deberán aplicar los mecanismos (de abasto) que impacten lo menos posible a la economía familiar», agregó el funcionario estatal.

Y sobre la escasez de agua en el valle de San Quintín, área de Ensenada con mayores problemas de abasto que la metrópoli porteña, dijo que «se trabaja de manera intensa mediante un proyecto de instalación de una planta desaladora que garantice el recurso a la población».

En esa obra, afirmó, el estado ya invirtió 120 millones de pesos; y para el próximo año la Cespe presentó a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) un  proyecto presupuestal de  232 millones de pesos.

«Esta cantidad se espera (que) se autorice para ser destinados a la infraestructura requerida en diferentes delegaciones que conforman la zona agrícola, desde Lázaro Cárdenas hasta Camalú, para surtir 232 litros por segundo que es la cantidad mínima de agua potable que requiere la población del valle de San Quintín.»