SALTO CUÁNTICO: “Yo bien, jodido el de enfrente”

“Torpe pérdida es la que por negligencia se hace”

Séneca

Qué personalidad tan extraña la del gobernador del Estado de Chihuahua Javier Corral Jurado, vive ensimismado en su pequeño santuario infantil bajo las cobijas con una lámpara y sus queridas mascotas, con pantalones cortos deseoso de narrar la estrecha y mágica relación que tiene con los animalitos. Sus reacciones ante la violencia extrema son de aislamiento, negación, fantasía y una clara compulsión a redireccionar su incapacidad de respuesta hacia sus gatos o perros, estableciendo un diálogo cuasi humanizando a los mamíferos de cuatro patas.

José Luis Treviño Flores/ A los 4 Vientos

Extraño, muy extraño que un mandatario inmerso en una de las mayores descalificaciones al ejercicio de gobernar, reaccione separando su realidad y otorgue a “Cali” y a “Medea”, sus gatitos, la mayor de las importancias muy por encima del dolor humano generado por una de las peores manifestaciones de violencia por el control y trasiego de drogas. El gobernador está rodeado de sangre, desapariciones forzadas, asaltos, violaciones, inseguridad extrema, miedo e incertidumbre de una ciudadanía que ya no sabe a qué o a quién acudir.

Basta ya! Marcha en contra de la violencia. Foto: internet

La soledada en medio del desierto y el asfalto sangrientos, tierra sin ley y sin derechos tiene varios nombres: vacío de poder, ingobernabilidad, incompetencia, indolencia, insensibilidad, valemadrismo y burla. Ni siquiera los ciudadanos son merecedores de alguna frase de solidaridad, preocupación, asombro o un mínimo de atención, sus gatos importan más.

Mientras Javier Corral sale de vacaciones y pasea en bicicleta en Mazatlán, Sinaloa, sus gobernados quedan en la indefensión, miedo y zozobra. Su sonrisa amplia y desinteresada da más miedo y coraje, como cuando se observa al responsable a cargo ebrio y con excesos.

Andrés Manuel López Obrador llega a ciudad Juárez el próximo 7 de agosto, precisamente para atender la pacificación y la atención a las víctimas de toda violencia y desapariciones, ¿qué va a decirle Javier Corral? “¿He aquí a mis gatitos que te reciben con cordialidad?” “¿Te presto una lamparita para invitarte a mi santuario feliz mientras comemos pastel?”.

No por casualidad el presidente electo viene al epicentro de la violencia y la alfombra roja para recibirlo es de sangre con matices de vergüenza, impunidad y mediocridad.

De estar reformada ya la Constitución que permita quitar del cargo a funcionarios incompetentes y sin fuero, Javier Corral no tendría saliente alguna a que aferrarse en el puesto, él y sus mascotas podrían irse al exilio a su mágico mundo inventado donde vive en eternas vacaciones. Más extraño aún, es no responder ante señalamiento o críticas, como si nada más le importara.

En el presidente electo se deposita toda la esperanza y la confianza, la respuesta. También la ciudadanía debe comenzar a buscar salidas objetivas, responsables, comenzando por poner al frente del gobierno de la entidad a quién con empatía humana se anexe al sentir popular y camine hacia la emancipación de una cultura violenta y desmedida.

Javier Corral por mucho, ha sido rebasado en sus funciones, vive ensimismado en su realidad, realidad que no es la de los chihuahuenses.

“En realidad lo que estaba experimentando era la fatiga corrosiva de la negligencia, de la disipación, de una pereza corrompida y de una vida sin futuro posible.”

Yukio Mishima

Imagen de portada: el presidente electo Andrés Manuel López Obrador y la ex ministra Olga Sánchez Cordero, quien será la primera mujer en la Secretaría de Gobernación del gobierno federal, encabezarán el primer foro a realizarse en Ciudad Juárez este martes 7 de agosto de 2018 para consultar a víctimas, organizaciones defensoras de derechos humanos y especialistas a fin de definir los lineamientos de la política de Seguridad Pública para el sexenio 2018-2024. Foto: internet