Gobierno de Trump apoya al de México para evitar el embargo a especies marinas del Mar de Cortez

El gobierno de Estados Unidos manifestó su negativa a decretar un embargo a las especies marinas que se capturan con redes agalleras en el Golfo de California, acción que un juez federal de Nueva York le ordenó aplique a México, y apoya a las autoridades federales mexicanas en su lucha jurídica para evitar las medidas restrictivas que podrían hundir parcialmente la economía de México.

4 Vientos

Ensenada, Baja California, 30 de julio de 2018.- Hasta el momento, el impacto por el fallo emitido por una corte de Estados Unidos de restringir la importación de productos pesqueros capturados en el Mar de Cortés es nulo. Ello porque el gobierno mexicano ya prohíbe las capturas de especies marinas en la zona.

Sin embargo, de ampliarse la medida restrictiva a todo el camarón que se captura en el Golfo de California, las consecuencias para el país serán pérdidas por millones de pesos y miles de empleos.

Alfonso Rosiñol de Vecchi, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera y Acuícola (Canainpesca), informó que desde que un juez federal de Nueva York emitió el fallo –el 26 de julio-, el organismo empresarial del sector pesquero evalúa los impactos de la medida y la manera cómo podría afectar al sector.

Ante los integrantes del grupo Foro de Ensenada que preside Jorge Menchaca Sinencio, reiteró que la sentencia se dirigió al gobierno de los Estados Unidos y será éste quien deberá responder al juez.

Recordó que el procedimiento legal contra México lo impulsaron tres organismos ecologistas de Estados Unidos y la sentencia dispuso que los Estados Unidos no adquiera productos marinos capturados en el Mar de Cortez con redes agalleras, como una forma de protección a la vaquita marina.

Reveló entonces que, hasta el momento, el gobierno de Donald Trump ha mostrado interés en no aplicar el embargo y aceptó gestionar las medidas jurídicas establecidas por el Gobierno de México para protegerse del embargo.

Recordó que desde abril de 2015, México vedó la actividad pesquera en la zona de protección de la vaquita marina y amplió el polígono de la veda en el Alto Golfo de California, “aspecto que demuestra la voluntad del gobierno nacional por la protección de la especie”.

Sin embargo, aceptó, el número de vaquitas sigue a la baja, lo que demuestra que la reducción no se ocasiona por la pesca legal que realizan los pescadores, quienes ya han enfrentado dramáticas pérdidas económicas porque los apoyos económicos gubernamentales aportados para el sostenimiento de las familias, son insuficientes.

“Eso ha ocasionado que mientras muchas personas que dependían de la pesca ya se mudaron a otras zonas de captura, otros han diversificado su actividad laboral”, comentó el armador.

Insistió en que, hasta el día de hoy no se ha encontrado a ninguna vaquita marina enmallada en barcos de pescadores legales, sino en las de quienes pescan de manera furtiva.

“Ellos buscan capturar a la totoaba, otra especie en peligro de extinción y cuyo valor comercial del buche en el mercado internacional es superior al oro, pero a diferencia de otras actividades ilegales en el país, es más fácil emprender la pesca ilegal porque está menos vigilada y se realiza en los miles de kilómetros de costa que tienen en nuestro país”, concluyó.