SALTO CUÁNTICO: El Fox por su boca muere.

Pongamos en la balanza las necesidades pensionarias en un país como el nuestro respecto de la población que culmina su vida laboral y los presidentes que terminan su mandato. No hablemos de todos los presidentes porque implicaría una columna muy extensa, además y para referencia de las nuevas generaciones no sólo por la cercanía en tiempo, sino por la enorme capacidad que tiene Vicente Fox para auto promocionarse, tomemos a él como ejemplo.

José Luis Treviño Flores/ A los 4 Vientos

Antes de ser presidente, Vicente Fox se encontraba en una situación económica precaria, fue muy extraño que al terminar su mandato se hiciera de una fortuna inexplicable y por demás oscura.

En el libro de investigación periodística a cargo de Raúl Olmos “Negocios a la Sombra del Poder” expone con claridad como utilizó el tráfico de influencias para amasar una fortuna fuera de todo rango con el cargo de presidente de la República. En el libro en cuestión señala que Fox a “uno de sus hijastros convirtió en accionista de Grupo Estrella Blanca, y pese al evidente conflicto de intereses, le otorgó contratos por 350 millones de pesos.”

Rancho del expresidente panista Vicicente Fox, en Guanajuato. Foto/Animal Político (internet)

Aristegui Noticias también dio a conocer información vital que destapa hasta donde Vicente Fox utilizó el poder presidencial para su propio beneficio y de su familia: “Seis meses antes de dejar Los Pinos, Fox usó el poder presidencial para asegurar su futuro, mediante un acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación, que puso fin (a favor de él y sus hermanos) a una disputa de casi 70 años por la posesión de 211 hectáreas en el rancho San Cristóbal. Sobre esas tierras se levantó un emporio, donde los apellidos Fox, Quesada, Sahagún, De la Concha y Bribiesca se diseminan en 107 empresas, en 32 de las cuales participan Vicente y Marta.

Una más de las tretas de Vicente es su Centro Fox en Guanajuato donde la nómina se paga con recursos de la Presidencia de la República, no reporta un solo centavo al fisco, más su pensión mensual de 205 mil pesos.

Todo lo anterior aunado a 6 años de vivir como príncipe medieval, con un séquito costosísimo, desde el Estado Mayor Presidencial hasta la enorme parafernalia, pompas, viajes, licitaciones, sobornos, acuerdos bajo la mesa, moches y lo que resulte. Lo que Vicente Fox y cada ex presidente le han costado al erario son cientos de millones de pesos en lujos y seguridad.

El descaro con el que aparece en los medios aseverando que “sirvió al país” y que “su experiencia” debe ser tomada en cuenta para “continuar construyendo la grandeza de México” es la peor manifestación de cinismo jamás vista. Sin duda tiene mucha experiencia en el saqueo y el entreguismo, tal experiencia no sirve para los propósitos de cambio de régimen propuesto por Andrés Manuel López Obrador. Ese Fox de siempre, ladino, marullero, de discurso apantalla bobos, ya no impacta ni pesa en la opinión pública, se ha convertido en una especie de panfleto saltimbanqui populachero al nivel del peor reguetonero. Podrá trabajar para la empresa canadiense Khiron Life Sciences Corp. como embajador de la cannabis, pero no significa tampoco una posición de poder empresarial, dicha empresa de manera inteligente supo utilizar a un “payaso” que México identifica como “mariguano” y qué mejor embajador desechable apenas pase el marketing introductorio.

Proliferan los memes sobre el expresidente Fox quejándose amargamente porque el virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador decretará la cancelación de pensiones millonarias vitalicias a los expresidentes. Imagen: internet

No podemos pedir a Vicente Fox que se calle, ya en su sexenio y el mote de “El Fox por su boca muere” sigue siendo el mejor distintivo de su personalidad, que siga hablando, nos mantiene cuerdos y vigentes para no volver a votar ni por su partido ni por estirpe alguna que signifique retroceder al peor modelo económico y político que nuestro país ha tenido.

“No hay mayor cinismo que el de aquellos que reclaman para sí lo que nunca han dado”

Jorge González Moore

Imagen de portada: El expresidente Vicente Fox y su esposa Marta Sahagún, quien intentó infructuosamente sucederlo en la presidencia de la República pero no logró que el PAN la postulara como su candidata. Foto: Cuartoscuro