REDES DE PODER: Laureano Brizuela y el poder del Estado mexicano

El día de hoy quiero recordar el caso de Laureano Brizuela contra México ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El cantante argentino radicado en México fue acusado de evasión fiscal.

Alfonso Torres Chávez / 4 Vientos

Un grupo especial de la procuraduría de justicia del DF –el grupo Tiburón- fue a detenerlo. Brizuela sirvió de ejemplo durante la gestión del ex presidente Carlos Salinas de Gortari con respecto al hecho de que los contribuyentes que no cumpliesen con sus obligaciones pagarían con una alta pena de prisión.

Encerrado durante cinco meses, Brizuela peleó su caso en la Corte Interamericana de Derechos Humanos y finalmente ganó, en una sentencia que esta por ejecutarse.

Las decisiones de la Interamericana son vinculantes para los países que firman la Convención Americana de Derechos Humanos, como lo es en caso de México.

Fue así como el argentino ha hecho frente a un proceso que aún no ha concluido ya que ahora está en espera de un pago por parte del Estado mexicano.

Edificio de la Corte Interamericana en San Pedro de Montes de Oca, Costa Rica (EFE).

En México no estamos acostumbrados a personas que den seguimiento a sus casos de carácter judicial, pero el caso de Brizuela es particularmente importante porque con su encarcelamiento se quiso poner un ejemplo de las duras sanciones contra la evasión de impuestos, pero todo terminará con el pago de daños al cantante sudamericano.

La justicia internacional tiene diversos efectos en los estados y demuestra que el techo de aplicación de la CIDH es más amplio que en el caso de los tribunales de la Organización de Naciones Unidas.

Si los tribunales interamericanos son efectivos es porque sus efectos son a largo plazo y en el caso de Brizuela se le otorgó la justicia que el estado mexicano le negó.

Lo que sigue es sentar un nuevo precedente respecto a violaciones de derechos humanos por parte del estado mexicano.

La justicia tarda, pero llega al final del camino y el beneficio es para todos, además de que una vez más quedó demostrado que órganos jurisdiccionales como la CIDH, son un garante de justicia a nivel regional, De ahí su importancia toral.

Si quieres leer más de REDES DE PODER, haz click en la imagen: