Patronal de Ensenada no quiere mas Áreas Naturales Protegidas en los litorales de BC

Diecinueve organizaciones del sector patronal de Ensenada solicitaron hoy a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) que no decrete más Áreas Naturales Protegidas (ANP´s) en los litorales de Baja California sin hacer antes una revisión de las ya declaradas con todos los sectores involucrados (industriales, ribereños y científicos), y determinar así sus verdaderos efectos. El posicionamiento de los organismos empresariales se dio como un apoyo al sector pesqueros local que se dice afectado en sus actividades por la política conservacionista del gobierno federal en la península. A los 4 Vientos presenta el comunicado de las organizaciones adheridas al Consejo Coordinador Empresarial (CCEE).

En el 2007 se declaró la Bahía de los Ángeles, Canales de Ballenas y de Salsipuedes” como área natural protegida, y que cuenta con una extensión de 387,956 hectáreas (Foto: Facebook)

La pesca en nuestro país está compuesta por un número importante de micro, pequeñas, medianas empresas y por sociedades cooperativas que son el medio y la base de sustento de miles de pescadores y sus familias, quienes contribuyen de manera importante en la activación económica del Estado.

Actualmente México se consolida como una potencia pesquera con una preponderancia fundamental en el desarrollo socioeconómico a nivel nacional.

El sector pesquero y acuícola no solo son una fuente de alimentos para la población, sino que aportan materia prima para otras industrias, capta divisas por la exportación de productos, genera empleos directos e indirectos en todo el proceso productivo y proporciona el único sustento familiar para algunas regiones de nuestro país.

Actualmente esta industria se encuentra en peligro ya que se está implementando una política ambiental mediante el decreto de áreas naturales protegidas, las cuales hasta el momento no han sido justificadas de manera científica ni se ha consultado a todos los sectores afectados antes de ser emitidos, como lo requieren nuestras leyes.

Dos ejemplos de esto lo tenemos establecido en la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones, primero en su Artículo 4; en el que nos dicen que Las Cámaras y sus Confederaciones representan, promueven y defienden nacional e internacionalmente las actividades de la industria, el comercio, los servicios y el turismo y colaboran con el gobierno para lograr el crecimiento socioeconómico, así como la generación y distribución de la riqueza.

Son órganos de consulta y colaboración del Estado. El gobierno deberá consultarlas en todos aquellos asuntos vinculados con las actividades que representan.

Pesca de curvina en el Alto Golfo de California (Foto: La Jornada BC)

Y también se expresa en el artículo 7 de esta misma ley, donde dice I. Representar, promover y defender los intereses generales del comercio, los servicios, el turismo o de la industria según corresponda, como actividades generales de la economía nacional anteponiendo el interés público sobre el privado; II. Ser órgano de consulta y de colaboración de los tres niveles de gobierno, para el diseño, divulgación y ejecución.

De emitirse más decretos de esta índole sobre los litorales de la península de Baja California, tanto en la costa del Pacifico, como en el Golfo de California, se pondría en riesgo una parte importante de la economía de estos dos estados ya que no solo pararían barcos y pangas, sino que también se afecta a otros sectores que participan en la transformación de estos peces a alimentos, entre ellos están los transportes que llevan el pescado fresco de la playa o el muelle a las plantas que lo procesan, empleando a miles de personas, consumiendo productos de limpieza, y diversos materiales de empaque, como bolsas, latas y caja de cartón.

También serían afectadas las empresas que se dedican a la fabricación de las artes de pesca, jabas y tinas para el manejo de los productos, las que proveen a la industria de la maquinaría necesaria para procesar los pescados, y que mencionar de los incontables talleres que se dedican a mantener esos barcos y plantas trabajando, como lo son mecánicos, eléctricos, electrónicos y de soldadura por mencionar algunos.

Cabe mencionar que las pesquerías legales tienen planes de manejo para su protección y su conservación, como lo son las tallas mínimas de captura, cuotas y vedas y las especies son amenazadas por la pesca ilegal la cual tiene que ser más severamente combatida por nuestras autoridades.

México asumió la responsabilidad internacional de conservar el 10% de sus mares en las metas de Aichi y actualmente ya supera el 22%, por lo anteriormente expuesto, nos pronunciamos a favor del futuro y bienestar de las familias que viven de la pesca en nuestro país, y la aportación que tienen a nuestra economía, por lo que solicitamos que no se decreten más áreas naturales protegidas sin antes no hacer una revisión de las ya declaradas con todos los sectores involucrados (industriales, ribereños y científicos) y determinar sus verdaderos efectos.

Firmantes: