El hartazgo ciudadano y la derrota electoral del PAN en Baja California

Revisando los datos del #PREP, parece que Baja California fue el estado norteño que más porcentaje de votos tuvo a favor de la coalición Juntos Haremos Historia. Incluso, a nivel nacional está tan sólo por debajo de Tabasco (por obvias razones) y en empate con Quintana Roo. Supera a la Ciudad de México, Chiapas, Morelos y Veracruz, donde dicha coalición ganó las gubernaturas.

Iván Martínez Zazueta / A los 4 Vientos

Esto da cuenta de tres fenómenos: 1) el hartazgo de casi 30 años del PAN-gobierno, coronado por el desastroso mandato de Kiko Vega; 2) el despertar ciudadano que se vivió en enero del año pasado; 3) el gran empuje de López Obrador en el noroeste (en Sonora, Sinaloa y BCS también se llevaron casi todo; lo que no ocurrió así en el resto del norte: Chihuahua, Coahuila, NL y Tamaulipas)

El porcentaje de participación ciudadana en BC es de aprox 62.6%, algo histórico en la entidad, ya que en las pasadas elecciones solía votar alrededor del 30% o menos del padrón.

En la elección estatal de 2013, Kiko Vega resultó electo con el 47.7% de las preferencias, lo que equivale a 442,868 votos. Hubo en ese año un 36.77% de participación.

La proyección del total de votos en la elección de ayer para la Senaduría en BC sería de más de 700 mil votos para Juntos Haremos Historia. La del Frente sería de alrededor de 280,000 votos (alrededor del 60% que eligió a Kiko en 2013).

Es decir, Morena-PT-PES obtuvieron 1.5 veces el número de votos que hicieron gobernador a Kiko Vega y 2.5 veces el número de votos obtenidos por su coalición en esta elección. De este tamaño es el golpe hacia el panismo local y hacia el gobernador. De ese tamaño fue la participación masiva de la gente.

Por otra parte, no afirmo que el triunfo sea de la dirigencia local de Morena, ni de sus candidatos (con sus excepciones). A mi parecer, como menciono arriba, se montaron en la ola lopezobradorista y en la del hartazgo del PAN-local y PRI-federal. No son méritos propios.

Finalmente, concluyo que las movilizaciones masivas que se vivieron en enero del año pasado fueron solo una muestra del hartazgo ciudadano y de la capacidad del pueblo bajacaliforniano, lo cual se expresó por otra vía en la elección de ayer, 1 de julio. Con esto quiero decirle a quienes “ganaron” ayer que tengan cuidado con traicionar al mandato ciudadano, porque el pueblo de Baja California no lo tolerará más.