Un recorrido más por las tripas de Morena

El día domingo di cuenta de que desde temprano mi familia y algunos de mis vecinos nos fuimos a votar en la Sección Electoral 1080. ¡Confieso que no cabía de contento! Supuse que tenían razón todos aquellos que decían por todos los medios que Morena iba a ganarles de calle a los lobos y a todos los mafiosos del PRD. Pensaba, también, que podía darse el caso de que siendo mi colonia territorio del PAN, corríamos el riesgo de ser barridos porque en el Distrito II local, el tal Paulo César Martínez después de que le dimos el voto para diputado a la Asamblea Legislativa, jamás ha vuelto para trabajar e informar a sus electores.

Jesús Sosa Castro / A los 4 Vientos

Nuestro Colectivo del Distrito II Federal según datos que han proporcionado nuestros compañeros funcionarios en el INE a nivel distrital, le ganamos al PRD. Pero como era de esperarse, en aquellos distritos como el UNO y el SIETE donde están los diputados que obedecen las órdenes de Ramón Jiménez y de sus cofrades, esos distritos se perdieron. La negligencia, la falta de trabajo y de organización llevó a estos bastiones a una aplastante derrota. No tuvieron tiempo para trabajar, se la pasaban de templete en templete acompañando a los chipocludos de la Dirección Nacional y de la Ciudad de México

A la mayoría de la gente le consta que el PRD perdió todo decoro. Le importaron un carajo las normas y las restricciones que imponen La FEPADE y el INE. La compra del voto, la entrega de despensas, de tinacos y las presiones de todo tipo, los hizo quedarse como la segunda fuerza en esta ciudad. Sin dignidad, pero con los votos suficientes para que con sus aliados, impongan una Constitución a modo en eso que llaman el bastión más importante con que cuenta Morena

Confieso mi frustración pero entiendo lo que pasó. No todo hay que acreditárselo a las sabias maniobras del PRIANRD. Pues en aras de pichicatear los recursos para desplegar una intensa campaña para que los electores conocieran las propuestas de Morena, se optó por una propaganda insulsa, incolora e insabora que nada decía a los ciudadanos. Se sabe que otra vez en varias centenas de casillas no tuvimos representantes. De manera por demás inexplicable, los eternos lambiscones actuaron de manera perversa no entregando, ni capacitando a los que aceptaron representarnos en las casillas. Se sabe que a muchos quisieron mandarlos, en los últimos minutos del sábado a distantes lugares de sus colonias como si estuvieran pagando un castigo. Con justificada razón, esos compañeros se negaron aceptar esas condiciones y por lo tanto nos quedamos sin representantes en las casillas.

Los jóvenes de Morena necesitan capacitación partidista (Foto: huamantla.org)

Muy lamentable resulta que en Morena haya un desprecio inocultable por la capacitación y el estudio de la política. Ya casi vamos para tres años de formado el partido y no hay ningún indicio de que a los dirigentes les preocupe la preparación de los cuadros. ¡La política es una ciencia y como tal debe ser tratada! No vamos a llegar lejos si sólo seguimos apostando al activismo. La complejidad que vive el país requiere de personas informadas, con un alto nivel ideológico y político. Este ejercicio de mover a la gente de un lado para otro desestima la capacidad intelectual y la experiencia de los líderes de pueblo que se vienen formando en sus respectivas localidades y con sus propias experiencias. Con estas prácticas sólo se inhibe la necesidad de cultivarse y de poner nuestro pensamiento en la ruta de combatir la cultura octogenaria del priismo. Necesitamos innovarnos y salir de la improvisación y el atraso.

Los eternos aduladores que no les gusta ni la crítica ni la autocrítica, ya están llamando a la militancia para seguir visitando casa por casa sobre todo cuando AMLO dice: “Si me van apoyar en el 2018 empiecen desde ahora” ¿Cuándo tendremos los militantes un espacio para estudiar y entender lo que está pasando en el país? ¿No se dan cuenta los líderes de Morena que la inmensa mayoría de los visitadores de casa no son profesionales de la política? ¿Que para subsistir requieren trabajar para que su actividad no se convierta en un problema familiar?

Algo que ha venido dándose de manera recurrente tiene que ver con el surgimiento en Morena de una casta de pegotes que no hacen otra cosa que repetir hasta el cansancio lo que dice AMLO. No es malo desarrollar el pensamiento y enriquecer los planteamientos de los líderes. Lo que está mal, muy mal, es que se haya renunciado a la cultura política, a la elaboración teórica y que se haya perdido a temprana edad la iniciativa y la creatividad. Se está formando justamente lo que criticó AMLO en la Plaza de las tres culturas: “la élite de los abyectos, los arrastrados y los serviles” Si no se ataja este fenómeno, vamos derechito a la formación de las tribus que han hundido al PRD. Sería muy lamentable que tanto esfuerzo de miles y miles de militantes terminara siendo un almácigo de aduladores o de compradores del voto. Los morenos no nos merecemos terminar así.

Si deseas leer más de JESÚS SOSA CASTRO, haz click en la imagen;