SALTO CUÁNTICO: Todos somos populistas

“Nadie ama a su patria porque ella sea grande, sino porque es suya».

(Séneca)

Si anhelas un país donde tus hijos acudan a una escuela con infraestructura de primer nivel, se les alimente y pondere como lo más preciado para el futuro del país, apuestas a la inversión directa y sostenida en tecnología, si has pensado en la posibilidad de ganar lo suficiente para que tu familia tenga satisfechas las necesidades básicas.

José Luis Treviño Flores / 4 Vientos

Si has deseado que tus impuestos trabajen en tu beneficio, has vislumbrado que tus tierras produzcan y vivas de ellas con dignidad, has deseado que tus hijos puedan salir sin miedo a ser desaparecidos o asesinados. Quieres poder disfrutar de una pensión digna, que en tu trabajo respeten tu condición humana y acudas feliz a sabiendas que tu esfuerzo vale la pena.

Quieres poder caminar sin temor a que la policía te use e inculpe sin motivo alguno tan sólo porque fuiste presa fácil del momento a sabiendas de que la estructura de corrupción no los alcanzará puesto que se encubren unos a otros para salvar el pellejo a costa de tu libertad y tu vida. Si has querido poder vacacionar sin que pienses primero en que deberías dejar de comer un año para poder hacerlo, si alguna vez ha pasado por tu mente no tener que mendigar tus derechos a cambio de otros, acudir a instituciones sin que te condicionen cada petición. Ir a los servicios de salud que ya pagaste y no te digan que no hay medicinas, que los estudios no los pueden costear porque no hay presupuesto y te obliguen a salir desesperado sin posibilidades puesto que la salud privada te es incosteable.

Haz soñado no tener que decidir entre comer o comprar zapatos nuevos. No tener que abandonar a tu familia para buscar en otro país alguna oportunidad. Estás cansado de observar cómo se roban cada pedazo de tu patria y la privatizan tanto extranjeros como nacionales poderosos, y luego te excluyen; si estás harto de que te traten como niño inmaduro que no sabe lo que quiere y decidan por ti cada cosa, necesidad, ley, sin preguntarte si estás de acuerdo o no.

Imagen: Portal Sin Embargo

Ya no quieres que te impongan impuestos innecesarios que sólo enriquecen a una clase política infame. Si estás cansado de que los candidatos te prometan y no te cumplan porque no les importas y sólo quieren vivir a tus expensas.

Si has escuchado a un candidato a presidente que está dispuesto a acabar con la corrupción y que te invita a construir junto con él un nuevo país donde tú importes, si ves que lo atacan por desear lo que tú deseas, si tiene 20 años en tres procesos electorales repitiendo un discurso igual al tuyo, si sueña como tú en la posibilidad de emancipación. Si tiene la valentía de denunciar y evidenciar a quienes te han negado tus derechos, escuchas hasta el cansancio que quitará los privilegios a quienes te los quitan a ti, si lo haz visto rodeado de miles de personas como tú que quieren lo mismo, entonces eres populista y es un orgullo formar parte de una generación que va a transformar a la República y que podrás y podremos decir a las futuras generaciones que fuimos los encargados de poner los cimientos de una nueva nación.

Con la frente en alto, sin miedo, acude el primero de julio y piensa… para hacer historia, sólo juntos podemos.

«Donde está el bien, allí está la patria».

(Cicerón)

Si deseas leer más de SALTO CUÁNTICO, haz click en la imagen