Las mujeres y su papel en la defensa del territorio

Actopan es uno de los 212 municipios del estado de Veracruz. Cuenta con una población de alrededor de 43,000 habitantes y entre sus principales actividades económicas están el cultivo de fruta (principalmente el mango), la caña de azúcar y el ganado bovino.

4 Vientos / Fasol

Esta región está en la mira de mineras canadienses que buscan establecer proyectos de extracción de minerales con métodos a cielo abierto, que pueden contaminar con mercurio y cianuro, el agua de la región y diversos recursos en toda la zona.

El pasado mes de abril, el Fondo de Asociación Solidaria (FASOL) apoyó la iniciativa de diversas organizaciones civiles para realizar el “Encuentro de mujeres en defensa del territorio”.

Entre estos grupos están la Unión Veracruzana de Pueblos Libres de Minería Tóxica, la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental, Pueblos de Veracruz Unidos por la Dignidad y la Vida, y la Unión de Colonos, Inquilinos y Solicitantes de Veracruz.

El objetivo general del encuentro fue fortalecer el movimiento en la región por la defensa del territorio con una perspectiva de género.

Foto: Notiver

“Las mujeres juegan un papel central en la resistencia ante megaproyectos, sea en el campo o en la ciudad, ya que el impulso a proyectos de desarrollo no siempre tiene en cuenta las consecuencias socio ambientales de las comunidades donde se instalan”, destacó el Fasol en un comunicado.

Agregó que la participación de la mujer no siempre se ve valorada en la toma de decisiones.

“Las mujeres se enfrentan a una condición de desigualdad social que persiste en todo el país, y a su vez, las comunidades atraviesan por situaciones negativas cuando tienen que enfrentarse a este tipo de proyectos, lo que aumenta la violencia en la región y deja a mujeres y niños en una mayor situación de vulnerabilidad.”

El encuentro de mujeres en defensa del territorio se convirtió en un espacio de empoderamiento, solidaridad, risas Y abrazos entre las mujeres asistentes; así mismo hubo cabida para una amplía reflexión del papel que juegan las mujeres en diferentes proyectos dentro y fuera de las comunidades.

“Contribuyó al fortalecimiento del liderazgo femenino de la región y, sobre todo, se definieron propuestas para sean escuchadas y valoradas en la toma de decisiones de los movimientos y puedan traspasar las barreras que limitan su participación. De esta manera, sus aportaciones serán más visibles y de mayor peso”, concluyó la organización de la sociedad civil que desde agosto de 2007 trabaja sin fines de lucro, sin filiación política ni religiosa.