Incontrolable la pesca ilegal de Almeja Pismo en SQ

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) aseguró por segunda ocasión en menos de dos semanas, un centenar de ejemplares de Almeja Pismo (Tivela stultorum), encontrada en un comercio establecido en San Quintín, municipio de Ensenada, Baja California, el cual adquiría y vendía de manera ilegal el molusco.

Los paquetes con el producto que se decomisó en San Quintín (Fotos: Profepa)

4 Vientos / Profepa

Ensenada, B.C., 6 de junio del 2018.- Al efectuar la visita de inspección se encontraron nueve bolsas en donde había un total de 108 organismos desconchados que se pudieron identificar como Almeja Pismo, con un peso total de nueve kilogramos.

Los inspectores aseguraron de manera precautoria el producto al no acreditar la legal procedencia, hasta que concluya el procedimiento jurídico-administrativo.

El pasado 28 de mayo, en el ejido El Papalote del valle de San Quintín, inspectores de la procuraduría ambiental decomisaron 816 ejemplares de esta especie, con un peso de 68 kilogramos, a una empresa comercializadora de productos marinos que no demostró la legal posesión del molusco, con lo cual inició un primer procedimiento jurídico administrativo en contra de los poseedores ilegales de almeja pismo en la región que se localiza 200 kilómetros al sur de la ciudad de Ensenada.

Cabe destacar que una lata con 212 gramos de carne de este molusco cuesta en los supermercados del país 110 pesos, por lo que un kilo del producto empacado se cotiza en aproximadamente 495 pesos. Así, el valor industrial conjunto del molusco que se decomisó en los dos operativos puede ascender a un mínimo de 38 mil 500 pesos.

El mayor decomiso de esta especie ocurrió el 1 de junio del 2016 cuando militares del retén «Llano Colorado», Delegación Municipal Colonet, Ensenada, detuvieron a los conductores de dos vehículos abordo de los cuales encontraron mil 920 ejemplares de almeja pismo vivos y contenidos en 33 costales de nylon, así como 27 bolsas de plástico conteniendo cada una 12 ejemplares desconchados de almeja pismo, en estado congelado, para un total de 324 almejas de esta especie.

El decomiso en Llano Colorado (Fotos: Profepa).

Antes, el 15 de noviembre del 2015, inspectores de la Profepa interceptaron un cargamento de 90 kilos de carne de Almeja Pismo -mil 320 organismos desconchados- proveniente de la comunidad de San Quintín con destino final a la ciudad de Ensenada.

Cabe resaltar que la especie Tivela stultorum se encuentra bajo la categoría de Sujeta a Protección Especial (Pr), dentro de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, por lo que su aprovechamiento requiere de una autorización emitida por la SEMARNAT.

La almeja pismo cuenta con un rango de distribución limitado, debido a que sólo se le puede encontrar en pequeñas zonas de concentración (bancos) desde el sur de California, Estados Unidos, hasta la mitad de Baja California Sur.

Esta almeja gigante recibe su nombre por haber sido abundante en la playa Pismo en California. Las conchas son triangulares, grandes. Miden hasta 18 centímetros y son gruesas; las más grandes pesan hasta dos kilogramos. El color varía en tonos de café, desde muy claro hasta muy oscuro, con bandas concéntricas de crecimiento. Las valvas son relativamente planas. La carne es rosada.

La Comercializadora Sargazo, que en la ciudad de Ensenada maneja y distribuye esta almeja y otros productos marinos a la industria gastronómica nacional e internacional, informa en su página cibernética que la Pismo florece en la zona intermaeral, en playas planas y arenosas expuestas al oleaje del Pacífico.

El producto que se incautó en el Ejido El Papalote

«Las almejas más jóvenes suelen estar en aguas menos profundas que las adultas, que llegan a estar en profundidades de hasta 25 metros. Típicamente se les encuentra enterradas en la arena unos 15 centímetros, aunque llegan hasta los 30.»

Indica que su distribución histórica y actual va desde la Bahía Half Moon de California, por toda la Baja California, y extendiéndose hasta la isla Socorro de las Revillagigedo. Las principales zonas de pesca son San Quintín y San Ignacio, en Baja California.

«Esta almeja fue sobre explotada hasta que su extracción quedó legalmente restringida al consumo personal. En la actualidad se explota comercialmente en la península de Baja California por cooperativas que tienen límites para su extracción legal. Pero ha habido denuncias de extractores ‘piratas’ que no se atienen a la reglamentación vigente. Por esta razón se hacen estudios de sustentabilidad varias veces al año y en base a eso se determina la veda en diferentes momentos del año».

La PROFEPA manifestó en un comunicado que continuará realizando inspecciones a negocios mercantiles donde se comercialicen especies marinas, a fin de evitar el tráfico y venta ilegal de especies marinas protegidas.