REDES DE PODER: La cultura Pop

Desde febrero de este año, el compositor Alejandro Escajadillo, o sea: Aleks Syntek está  furioso porque la juventud de hoy escucha reggaeton

Alfonso Torres Chávez / A los 4 Vientos

Es evidente que el contenido del reggaeton puede tener cierta connotación sexual, sin embargo, pasar meses discutiendo sobre lo mismo es estéril.

La música es universal. No se puede controlar el gusto musical de las personas.

Si se analiza una discusión musical es como debatir sobre que me gusten las sonatas de Bach y odie las sinfonías de Beethoven.

Si la música es una expresión cultural, puede gustarte o no un género o un ritmo musical.

Syntek ya armó toda una discusión filosófica respecto a la valía cultural del reggaeton.

Es sencillo y sin ciencia: te gusta o no te gusta. Así de simple.

Daddy Yankee

Si la música no fuera como es, todos los seres humanos experimentaríamos el mismo placer al escuchar a Pavarotti o el perreo de Daddy Yankee.

 

Evidentemente la música es una manifestación que se interpreta de acuerdo con el gusto de las personas. Pero discutirlo filosóficamente es perder el tiempo. Es tan subjetivo como el gusto por los colores o la comida.

El hecho de subir esta discusión superflua a los medios parece más bien, el medio perfecto para hacerse publicidad.

Si el pensamiento de Syntek –de quien por cierto es admirable su talento- es discutirlo todo, nunca terminaríamos de discutir.

La cultura finalmente es subjetiva. Cada quien es libre de escuchar lo que le place.

Es por ello que no se puede armar una discusión cuasi cultural de si la música es o no válida para quien le guste.

En fin que al llegar la tarde, lo que importa es disfrutar de una buena canción, no importa qué género musical sea.

Aleks Synteks. Foto: La Razón /Internet

Hasta la próxima.

Imagen de portada: Grupo musical. Radio Reggaeton/internet