Evidencian en simposium abuso a Cucapás

El descuido de los grupos indígenas por parte de las instituciones gubernamentales no es un problema reciente. En el día del maestro y en el marco del XXXVII Simposium de Historia Regional se presentó la conferencia titulada “El río, las lagunas y el mar en la vida de los Cucapá” a cargo de la maestra Yolanda Sánchez Ogaz, en la que se describió el proceso de abandono de la comunidad indígena.

Darío Grijalva / a los 4 Vientos

A través de los testimonios de la señora Inocencia Gonzáles Sáenz, principal informante de la comunidad Cucapá, la maestra Yolanda dio cuenta de las injusticias a las que ha sido sometido el grupo étnico, actualmente hacinado en una pequeña zona que no puede aprovecharse para la agricultura o la pesca.

En 1973 el entonces presidente de México, Luis Echeverría Álvarez, entregó a los indígenas una zona de 143 mil hectáreas en la Laguna Salada; en ese momento la laguna ya tenía alrededor de 50 años seca.

En 1975 se construyó un canal para que se fuera llenando con agua del Río Colorado, desafortunadamente en el año de 1978 hubo una gran inundación, las aguas del Colorado destruyendo el canal pero llenaron la laguna lo que permitió a los cucapá sacarle provecho a la tierra que se les había otorgado. Es hasta 1980 que los cucapá comienzan a pescar no solo para alimentarse, sino para vender.

Luego de la inundación el presidente municipal de Mexicali, Francisco Santana Peralta, los reubicó en la zona en la que ahora viven y al quedarse sin opciones fue hasta los años 90 cuando comenzaron a pescar en el Alto Golfo en una zona llamada “el zanjón”  debido a que cuando sube la marea la fuerza de la misma erosiona la tierra creando una especie de surco.

Ahora los Cucapá no tienen dónde pescar debido a las prohibiciones del gobierno en el alto golfo de california. “Se protege a la vaquita y se desprotege a los indígenas (…). Ellos no representan ninguna amenaza para las especies en peligro de la zona, ellos sacan solo el 3.5 % de lo que se pesca en el Alto Golfo de California”, señaló Sánchez Ogaz y condenó que la corrupción que permea en esas aguas es la que realmente lacera la biodiversidad, refiriéndose a las prácticas de pesca nocivas para el ecosistema que se utilizan para explotar a la Totoaba.

Yolanda Sanchez dijo también distintas personalidades se han acercado a ellos para apoyarlos, como Baltazar Garzón o Rodolfo Stavenhagen, pero los únicos que pudieron hacer algo fueron los del EZLN; “en cada panga cucapá había un zapatista armado y durante los meses que estuvieron aquí salieron a pescar sin que alguien les dijera algo”.

 

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS