REDES DE PODER: Examen de conciencia

En la Constitución se prevén algunos supuestos en caso de que el presidente de la República sufra alguna contingencia durante el cargo.

Alfonso Torres Chávez /A los 4 vientos

El mínimo de edad que establece la Constitución para ser presidente de la república es de 35 años, considerando estos requisitos debido a que se está en plenitud de facultades físicas y mentales para el ejercicio del cargo.

Si se dan los elementos para que Andrés Manuel López Obrador llegue a la Presidencia, habremos igualado un récord histórico, pues hay que recordar que Juan Álvarez llego a ser presidente de México a una edad avanzada.

La Presidencia es una de las responsabilidades de mayor calado político en México. Basta con observar a los presidentes y los ex presidentes para darnos una idea de la presión a la que se encuentran sometidos por virtud del cargo.

La eficiencia del cargo pone de manifiesto algo que en Estados Unidos de América, por ejemplo, es considerada como información pública: subir a la palestra la discusión con respecto al historial médico del presidente.

Porfirio Díaz cabalga en el Bosque de Chapultepec. Foto: internet

Porfirio Díaz se mantuvo en la presidencia cuando ya tenía 80 años edad, aún en sus ochentas el presidente Díaz cabalgaba  por el Bosque de Chapultepec con soltura.

Es evidente que no estamos ante don Porfirio. Aquí lo importante es entrar en una cuestión valorativa de lo que queremos para el país.

El arma más poderosa que tenemos es el voto.

Es posible que el primer domingo de julio próximo haya un nivel de abstencionismo electoral alto, pero también muchos jóvenes tendrán oportunidad de sufragar por primera vez.

Las elecciones de 1910 fueron apoteósicas: antes de la Revolución Mexicana, durante la entrevista Díaz-Creelman  el presidente Díaz prometió que las elecciones de 1910 serían libres y democráticas, pero se impuso al someter a Madero al encarcelamiento siendo candidato opositor.

El país hoy no es el de 1910, además las redes sociales han tenido un profundo impacto en las decisiones electorales, y lo mismo sucede con otros medios masivos de comunicación.

Las plataformas como Twitter, Facebook, etc. ya entraron a la competencia política y un alto porcentaje de los sufragios que se emitan tendrá que ver con la percepción de los votantes de las campañas y los debates, tanto el anterior como el próximo que se celebra este domingo 20 de junio en Tijuana.

Nos queda poco más de un mes para decidir quién será el próximo presidente de México. En una democracia gana la mayoría, pero lo importante es que quienes ejerzan el voto, emitan un sufragio razonado, después de analizar las propuestas políticas que han sido expuestas durante el desarrollo de las campañas.

Un último efecto lo tendrán las características de los candidatos.

Se abre un compás de espera.