SALTO CUÁNTICO: El 4º Reich

“Hay que seguir la lucha con lo que podamos hasta que podamos.” Benito Juárez

Un grupo de policías llega a un barrio olvidado de extrema pobreza, armados y con actitud amenazante, de pronto, entre las casuchas de cartón se escucha un ruidillo, los policías se ponen en alerta y con autoridad preguntan:

-¡¿Quién vive?!

Por una ventana se asoma un personaje harapiento y sucio, le responde:

-Vivir, lo que se dice vivir… nadie.

José Luis Treviño Fllores / A los 4 Vientos

Éste fragmento del comic el 4º Reich del caricaturista chileno José Palomo, nos ubica en una realidad que no ha cambiado en Latinoamérica, mucho menos en México.

Las policías al servicio de gobiernos represivos han sido el brazo armado justificado por una Constitución interpretada al antojo de las autoridades.

La vigilancia excesiva en los cinturones de miseria se enfoca particularmente en la premisa de que dónde hay más pobreza hay más delincuencia, así que las unidades policiacas con lujo de impunidad abusan de su investidura a sabiendas de que no habrá quien escuche los reclamos de las vejaciones y extorsiones de las que son víctimas.

Aún con el acceso a la Internet y la posibilidad de evidenciar de manera rápida la actuación de ciertas fuerzas del orden, la información o denuncia no aterriza en las instancias encargadas de la procuración de justicia. No se prestan oídos a personas sin posibilidad de pagar representación legal y cuando se les canaliza hacia abogados de oficio, éstos tienen una pila de expedientes que difícilmente llegarán a buen término, si es que alguna vez se les da seguimiento.

La violencia se incrementa cuando la solvencia económica no existe o existe muy poco y tanto las policías corruptas como el crimen organizado saben que por un mendrugo quienes no tienen nada o apenas sobrevive, harán lo que sea por llevar algo a la mesa.

Ésta condición inhumana se replica cual gen cancerígeno alimentado por un tumor más maligno aún: la corrupción.

Una sociedad basada en el logro individual, no percibe a la comunidad, no asume intrínsecamente que está ligada a ella y que cada injusticia cometida alcanza el tejido social completo más temprano que tarde.

El gobernador de Baja California llamado “Kiko” Vega, es el vivo ejemplo de un dictadorcillo de terruño (como el del 4º Reich) que se percibe a sí mismo como el güero que a todos puede mandar. Errático en sus discursos, de decisiones viscerales y fácil de odiar. Hacer del ingeniero y activista León Fierro preso político en un momento histórico sin precedentes de proceso electoral, no sólo respalda la descripción arriba mencionada de su actuar, Kiko Vega encarna a la clase política panista, perredista y príista juntas (cobardes, corruptas, con aires de impunidad). Mientras que algunos de sus colegas disfrazan su verdadera esencia con hipócritas y falsas acciones seudosociales, Kiko es como los personajes de Edgar Alan Poe, actúan como piensan y se dejan llevar por sus más bajas pasiones e instintos sin reflexionar en el daño causado a propios y extraños. ¿Psicópata? No, cínico, vil, ruin, vengativo. Si todo esto se percibe a la distancia desde acá, imagino cuánto más la ciudadanía bajacaliforniana lo considera.

Francisco Vega Lamadrid, gobernador de Baja California

Aún así se debe agradecer que existan personajes tales, ya que tienen un efecto de unión de las masas para exigir los derechos básicos y superiores como el acceso cuidado y protección del agua, que los gobiernos como el de Kiko Vega pretenden comprometer a intereses mezquinos.

He escuchado entrevistas a través de vídeos, declaraciones y posicionamientos del mencionado gobernador, debe ser el hermano perdido de Javier Corral. Ambos comparten la personalidad narcisista.

 

Mexicali es un orgullo para el norte de la República. Habrá que seguir su ejemplo de lucha y congruencia. León Fierro, resiste, que la caricatura que tienen por gobernador se sostiene con alfileres. En Baja California no hay gobierno, hay vergüenza, coraje y mucho valor.

 

“Cuando la dictadura es un hecho, la revolución se vuelve un derecho”

Víctor Hugo

Imagen de portada: Gobernador del Estado de Baja California, Francisco Vega Lamadrid. Foto: internet