La violencia en Chihuahua en marea alta, el gobierno no puede

Los recientes sucesos de violencia y terror que se registraron el fin de semana, principalmente en los municipios de Ignacio Zaragoza y Gómez Farías, pero que se expresaron también en la ciudad de Chihuahua y en otras partes, exhiben, por enésima ocasión, la ausencia de una política gubernamental en esta materia. El acento de este reproche se ha de poner en los gobiernos federal y estatal; los municipios con las estructuras actuales en esta materia no llegan ni a caricatura, si les pedimos una contribución real, por más millones que se inviertan como en el fracasado “Escudo Chihuahua”.

Jaime García Chávez/ A los 4 Vientos

Una cantidad grande de muertos, terror en la población, escenas de guerra, incendios a negocios y un claro mensaje de que los políticos están en la mira de la sed exterminatoria de la delincuencia organizada. Todas las muertes son lamentables, pero su signo es diferente a la hora de caracterizar el fenómeno y, aquí, algunos de los homicidios llevan un claro mensaje de mezclarse con la política. Puede haber colusión y dicha hipótesis puede explicar este pico de violencia.

Eduardo Aragón, dirigente municipal del Partido Encuentro Social (PES) en Chihuahua. Asesinado el 6 de mayo, dos días después de su desaparición .

De sobra está decir que esto es altamente preocupante pero, sobre todo, está de sobra decirlo ante los oídos sordos de gobernantes como Peña Nieto, Corral Jurado, o jefes de los aparatos de seguridad como la Fiscalía y la Policía Estatal de Chihuahua, que si hubiera que caracterizarlos con una palabra esta sería “fracaso”.

Soy de los que piensa que ya rebasamos una situación límite en esta materia y en muchas otras particularidades y que habrá que levantar la exigencia de un gobierno provisional para Chihuahua, que encare desde una perspectiva ciudadana la seguridad de las personas, sus bienes y propiedades, porque los que están instalados ahora en el poder –está demostrado– no dan el ancho. No están hechos ni para esta circunstancia y mucho menos para las tareas que se implican en la lucha por recuperar la paz de todos tan deseada.

Imagen de portada: Liliana García, candidata a regidora y coordinadora de la campaña Felipe Mendoza candidato del PRD a presidente municipal de Ignacio Zaragoza, Chihuahua, fue asesinada junto con siete personas más, el domingo 6 de mayo por un comando de sicarios que irrumpió en el poblado, desatando el terror con balaceras e incendios de casas, comercios y otras propiedades de candidatos y dirigentes perredistas. Imagen tomada de internet.