SALTO CUÁNTICO: ¡Córtenle la cabeza!

“Es propio de hombres de cabezas medianas embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza.”

Antonio Machado

Cuando  comenzaron a anunciarse los nuevos spots de la campaña de Antonio Meade donde aparecen principalmente mujeres atemorizadas, que no pueden conciliar el sueño y les asaltan dudas insospechadas ante un posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador, quedó bastante claro que el PRI no ha evolucionado ni un ápice, la clase en el poder continúa visualizando a la sociedad mexicana como una especie de ‘humanos de las cavernas’.

José Luis Treviño Flores/ A los 4 Vientos

“No te preocupes, va a ganar Antonio Meade”, entonces aparece el candidato con un absurdo discurso que no cree ni él mismo.

En la obra del dramaturgo Hugo Argüelles “Concierto Para Una Guillotina y 40 Cabezas”, expone en la farsa cada posibilidad histórica por fetichizar las cabezas tanto de héroes como de villanos en un afán por comprender si la cabeza por sí misma representa poder o subordinación; perder la cabeza no necesariamente es el acto físico de cercenar, también lo es simbólicamente, tan es así que en la obra se asegura existen varias colecciones de la  cabeza de Pancho Villa y cada poseedor asegura tener la original, pero tenerla significa una posesión necrófila, el poder de exhibir un trofeo, sólo eso. También se ponen en venta los miedos ancestrales, como el merolico que en las inmediaciones del templo mayor  vende la cabeza infame del conquistador Hernán Cortés, un turista nacional se la compra pensando que es la original, tiempo después el merolico vende la misma cabeza al mismo turista, éste cae en la cuenta que fue engañado la primera vez, así que reclama al vendedor, al ser cuestionado y verse en el aprieto le dice al turista: Ésta es de cuando era chiquito. El turista la vuelve a comprar.

Así exactamente, los patriarcas de clase política juran que la cabeza del candidato de su colección es la buena y la original para gobernar, aunque sea clonada una y otra vez. Si el primer miedo a Andrés Manuel fue comprado, ¿porqué no una segunda vez o tercera?

Imagen publicada en internet

Todas las fuerzas políticas de derecha quieren la cabeza de AMLO en charola sin considerar que no es el individuo por sí mismo, sino lo que representa por el hartazgo histórico. Tratar otra vez de no respetar el voto sería un riesgo mayor y no habría guillotina tan grande para cortar las cabezas de cada ciudadano que exige respeto y democracia. Por otra parte, otorgar la aparición en la boleta electoral del fascista con sombrero de Jaime Rodríguez (el bronco), fue un mensaje claro del sistema, “quito y pongo a quien yo quiera”, gracias a la divina providencia que está enterrado en las encuestas y que sacó el cobre temprano, éste individuo tiene fijación por militarizar todo.

Lo que no nos deja dormir y nos asalta el sueño, no es que gane MORENA las elecciones, sino continuar con la misma clase política al mando.

Por su lado Ricardo Anaya, es el colmo del cinismo, ahora ataca sus propias reformas, él como presidente del Congreso avaló y declaró públicamente los “enormes beneficios” de la mal llamada reforma educativa y de todas las demás; su grave problema es que al igual que Meade sufren de amnesia selectiva, nosotros no, tenemos la memoria fresca, no olvidamos y muy seguramente no perdonemos.

Imagen de Regeneración publicada en internet

El primero de julio se acerca, crecen las amenazas y las intimidaciones, entre más puntea Andrés Manuel más desesperan, así que hay que tener cuidado y vigilar quien acaricia tu cabeza, puede pasar como el hermano menor que lo mata el mayor, la madre pregunta porqué, el hermano asesino con la cabeza bajo el brazo contesta: -Es que era más inteligente que yo.

Imagen de portada: Spot del candidato presidencial José Antonio Meade, posulado por la coalición que encabeza el PRI, para infundir temor en el electorado ante la posibilidad de que el candidato de Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador gane las elecciones. Foto: internet/ Polemon.