SALTO CUÁNTICO: Chico copy paste.

El spot de Ricardo Anaya dónde dice comprometerse a bajar el IVA a la mitad (8%) en la franja fronteriza además de igualar el precio de las gasolinas con Estados Unidos, deja perfectamente claro que no tiene ni las intenciones, ni el poder, ni el permiso para tomar decisiones como el presidente que aspira a ser, la idea original es de Andrés Manuel López; Anaya no habla del resto del país y no asume responsabilidad alguna para dar marcha atrás al gasolinazo, de la misma manera que aprobó la reforma energética, mantendría una política igual de impopular y con promesas fallidas que terminan insostenibles debido a continuar favoreciendo al capital extranjero.

José Luis Treviño Flores /A los 4 Vientos

Anaya claro que puede prometer de nuevo la estrategia, pero ésta depende de otros factores bursátiles insospechados que seguiría repitiendo, entonces podría justificar el fracaso de su promesa de llegar a la presidencia. No, el muchachito no es nada estúpido, sabe que los inversionistas lo observan y entre promesas de enjuiciador implacable del presidente saliente, cosa que no podría hacer puesto que al Ejecutivo no le compete judicializar nada, además que ni el Yunque ni Atlacomulco lo dejarían, sería formarse en la fila del próximo traidor a la patria rumbo a la cárcel. La postura de Anaya es como la de una mamá mexicana: –¡Ay de ti cuando te agarre Enriquito!- Cuando lo alcanza, le da una palmadita y por ser consanguíneos no se atreve a más. Jamás Ricardo Anaya le pondría una mano encima al ‘Junior’, (a la familia no se le toca). Pasaría lo mismo que con César Duarte y Javier Corral, no lo encuentran, no lo ven, no lo huelen, no lo buscan. Y como la crisis sigue a manos de los mismos, culpar a los intocables es la estrategia. ¡Y como quieren que saque adelante al país, si se robaron todo!

Ricardo Anaya PAN) y Alejandra Barrales (PRD) de la coalición electoral México al Frente. Foto: internet

Es tristísimo que la coalición Por México al Frente encabezada por Ricardín, esté recurriendo a las mismas promesas banales que nadie cree, ¡por favor! Acaba de  ‘piratear’ otra estrategia de AMLO, conferencias mañanera, desde que el ahora candidato por Juntos Haremos Historia fue jefe de gobierno en la ciudad de México instauró durante todo su mandato dichas conferencias. ¿Porqué Ricardo Anaya está emulando cada idea y acción de Andrés Manuel? ¿Falta de creatividad? ¿Le parecen buenas ideas? ¿En el fondo admira a su contrincante? No, que va, es una estrategia para confundir al elector, no muy astuta por cierto, se olvida que las redes sociales tienen vida propia y para cuando ‘Richy copy paste’ se fusila la nueva de AMLO, éste ya tiene terreno caminado.

Por otra parte Antonio Meade sigue la misma fórmula de sus anteriores compadres candidatos del PRI, se aferra como sanguijuela, hasta usó una frase casi igualita de JOLOPO (José López Portillo), quien en su momento dijo: “Defenderé el peso como un perro” Meade dice: “Defenderé con mi vida los intereses de la nación”. Casi igual pero con menos pasión.

Así que ya pasó la Pascua y mientras unos siguen buscando huevos a otro le sobran.