CLANDESTINO: Impunidad…De dar pena

La impunidad es un problema que no sólo se mantiene, sino que va a la alza en nuestro país,  según lo muestra el Índice Global de Impunidad- México 2018, publicado este pasado 13 de marzo, por la Universidad de las América,  Puebla.

Álvaro de Lachica y Bonilla/ A los 4 Vientos

De acuerdo con este estudio, México ocupa el cuarto lugar de los países más impunes del mundo con 69.2 puntos, y es superado solo por Filipinas (75.6 puntos), India y Camerún. El país con menor tasa de impunidad es Croacia, con un índice de 36.01 puntos.

De acuerdo con el índice estatal, los tres estados con índice de impunidad más altos son el Estado de México (80.06 puntos), Tamaulipas (78.88 puntos) y Baja California (78.08 puntos), 10 puntos por arriba de la  media nacional.

El índice Global de Impunidad utiliza el concepto de impunidad desarrollado en 2005 por la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU), que la define como “la inexistencia de hecho o de derecho, de responsabilidad penal por parte de los autores de violaciones, así como de responsabilidad civil, administrativa o disciplinaria, porque escapan a toda investigación con miras a su inculpación, detención, procesamiento y, en caso de ser reconocidos culpables, condena a penas apropiadas, incluso a la indemnización del daño causado a sus víctimas”.

Imagen tomada de internet

Fíjense ustedes, el año pasado, (2017) en nuestro estado, se abrieron 111,075 carpetas de investigación. De los 43,930 inculpados en averiguaciones previas, sólo 14,437 son procesados en las causas penales en primera instancia y 2,762 son sentenciados; la mayoría de estos condenados (2,713), aproximadamente el 5%.

La percepción que tenemos los mexicanos, es que la ley no se aplica pareja, no se aplica para los amigos, los compadres, para funcionarios, para las personas en el poder, para algunos de los grandes empresarios. Se aplica para el pobre hombre que robó unos nachos en el Oxxo.

El principal problema de México es la impunidad. Existe la corrupción porque hay impunidad, hay desvío de recursos porque hay impunidad, hay delincuencia organizada porque hay impunidad, hay secuestros porque hay impunidad. ¿Cuál es el problema central? Los mexicanos ya estamos acostumbrados a vivir en un país en donde no le pasa nada a la gente del poder, en tanto vemos encarcelar en otras naciones del continente a presidentes, vicepresidentes, ex presidentes y hasta a las esposas.


 
Y esta impunidad puede verse en las acciones de la delincuencia, en los 119 mil 561 ejecutados en los cinco años del gobierno actual. No han encontrado culpables, como tampoco saben sobre el paradero de los tres italianos, como ignoran el caso Odebrecht, igual hicieron con el socavón en Morelos, o con las clonaciones de tarjetas para damnificados del terremoto, o sobre los desvíos detectados en Sedesol,  o con el saqueo en Pemex y con los huachicoleros, en que capturan a los jodidos que lo hacen, pero no se ha levantado un sólo dedo en contra de quienes cobran por garantizar la seguridad de los ductos o los funcionarios involucrados o los compradores del combustible robado, y ni siquiera se lanza una investigación en contra de aquellos expertos sindicalizados y su líder.

manifestacion en contra del gasolinazo y ley del agua en tijuana, ene 15

Lo triste, es que nuestros candidatos a presidente, no dicen mucho del reciente estudio. Yo creo que no  podemos darnos el lujo de escuchar generalidades u ocurrencias de algunos de ellos. Después de un sexenio en el que la violencia y la corrupción se han desbordado, es indispensable que los candidatos asuman su responsabilidad y presenten propuestas  para atacar este cáncer social.

Los candidatos vendrán a un debate organizado por el Instituto Nacional Electoral, este próximo 20 de mayo a Tijuana, ojalá a la ciudadanía nos dieran la oportunidad de formular una o varias preguntas a los aspirantes. La pregunta que yo quisiera hacerles es muy sencilla: ¿Cuál es su visión de la impunidad  en México y que propone para atacarla?

El rollo político al que nos tienen acostumbrados es una forma de evadir la pregunta. Al grano. La respuesta debe ser clara y concisa. Y la respuesta que ofrezca cada candidato será materia, sin duda, no sólo de investigación ciudadana sino también de propuestas que originen un verdadero debate sobre el tema a nivel nacional… ¿Algún o algunos de los candidatos le daría respuesta?