Punto de encuentro: Donde los vientos convergen

Un texto que se enumera para evitar malos conteos. Porque una historia nunca empieza en uno.

CNB Colectivo / A los 4 Vientos / Foto: El Vigía

Cero.- Notas para una reseña. Celebremos

La resistencia civil en Baja California ha tenido brotes diversos desde hace más de una década. Hoy podemos observar al menos a tres generaciones de luchadores. Se ha luchado por los derechos a la pesca de los Cucapá. Se ha marchado por niños y jóvenes asesinados. Los estudiantes han marchado junto a profesores quienes pelean por sus derechos a organizarse sindicalmente; más de 132 marcharon contra la imposición de Enrique Peña Nieto.

La resistencia civil no es un momento de hace un par de meses, muchos son los años desde los setentas, pero esa tendencia a ver modas nos hace creer que todo es efímero, light y transparente. El hartazgo terminó con esa visión. Tenemos un pueblo en plantones y asambleas y un pueblo atento a lo que pasa, porque el agua no se vende, del agua se mece nuestra vida.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS: No habrá agua ni para hacer gárgaras

Uno.-Tiene que ser una reseña

Así es, tiene que ser una reseña. La reseña es el conteo de momentos unidos con el pensamiento crítico, al menos en este texto. 

En enero 2017, cuando a nivel nacional se decide marchar contra el gasolinazo, nos percatamos como pueblo marchante, digamos protestatario, que existía la necesidad de proteger el agua. Y la lucha se redireccionó.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS: “¡Gobierno, tiembla, Ensenada está despierta!”: Crónica de una mega-marcha

Dos.- Del cervecero soñador a la lucha en las calles

Imaginemos a un joven cervecero con naturaleza de luchador, un anarquista por excelencia que discute la presencia de una cervecería impuesta a costa de acabar con el agua en Mexicali.

Imaginemos a un contrincante en esta lucha. Basto en recursos pero pobre en ideas y espíritu: El Gobernador.

Agreguemos a trabajadores jubilados, amas de casa, trabajadoras de maquila y jóvenes de la tercera edad que se suman a una marcha convertida en plantones. Campamentos de resistencia civil que sesionan una y otra vez para llegar a puntos de acuerdo acerca de cómo enfrentar al gobernador y diputados, al presidente municipal y sus regidores.

En este punto, la asamblea, es donde hemos de observar la primera parte de una dura y feroz contienda. Imaginemos a unos pescadores que deciden echarse a la mar en picada. Asidos a los lados de una barca grande la empujan desde la playa para llegar a alta mar. Una tarea difícil considerando las olas y el tamaño de la embarcación. Así es como ocurre cuando se sesiona una asamblea de lucha.

Foto: Archivo

Tres.- Las marchas y los paisajes que se muestran. Los que nunca se emocionan

Una vez que se han iniciado las marchas el encuentro de hermanos es inevitable. Los Jornaleros de San Quintín conocen el valor de sumarse a las luchas y saben armar trinchera. Los compañeros saben regalar su sonrisa y carácter templado. El intercambio de ideas y criterios es inevitable.

Los políticos que suelen hacer redadas de votantes y simulaciones de apoyo merodearon los mítines y las asambleas. Poco a poco se retiraron cuando ven que no se tienen intereses electoreros, así ocurre en Baja California, en #MexicaliResiste

Sin embargo sabemos que seguirán acechando con miras a obtener algún jugoso cargo público al menos. Éste no es el sitio. Los políticos seguirán merodeando aunque no se tengan intenciones electoreras en este movimiento.

Los políticos con piel de funcionarios instruidos y reivindicados luchadores observarán desde la acera de enfrente incapaces de sumarse.

Los políticos convertidos en oradores desdibujados insistirán en las fallas de esta lucha. Son incapaces de verse en el espejo de la historia.

La lectura se ha incentivado. Ricardo Flores Magon es leído con calma en el momento indicado. Los jóvenes que se enteraron de las atrocidades como Ayotzinapa saben que el terror del estado punitivo no existe porque nos quitaron el miedo.

Cuatro.- Del caballero andante al ingenioso debate.

Los ciudadanos que se suman a la lucha se han convertido en reporteros de redes sociales. La prensa de compañeros que trabajan en las células (o colectivos) de las diferentes ciudades del estado se esfuerzan en difundir y trasegar la información. Asombran los creativos en fotografía, audio y video que difunden con guiones semiestructurados.

El debate ha de pasar de las consignas al documento que se lee en las mesas de negociación, el sitio donde ocurre la aletargada respuesta del gobierno que busca fugarse cansando al pueblo en lucha.

El debate se torna más técnico y el horizonte muestra una fractura mayor en el gobierno. La lucha no parará tan fácil.

Cinco.- No somos uno no somos dos somos música que se baila y te envuelve

Hace falta mucho por valorar y analizar. La música da cuenta de la espiritualidad que en reclamo por los derechos subyace. La vena contestataria se nutre de candente fuego que baila. Los jóvenes están coreando la guerra con acordes que no violentan.

!Viva México Cabrones¡

Seis.- Frases de Cierre

En la mesa de asamblea ciudadana todos podemos participar.

El desafío: No nos podemos dar el lujo de joven millenial, arquitecto que no dibuja y el ingeniero que no estructura. Los bajacalifornianos ocupamos ser francos en nuestro trabajo.

Todos somos todo y algunos ni sombra hacemos. No se mantenga ajeno. Hay que leer y disentir.