No habrá agua ni para hacer gárgaras

Si el gobiernito estatal de Baja California quisiera solucionar el problema de la escasez y el “robo” del agua en el valle de Mexicali, que impacta enormemente en sus otros 4 municipios, se pondría a trabajar como Dios manda. Pero si estos cabrones no tienen madre, ¿cómo podemos esperar que tengan Dios?

René Rosas* / A los 4 Vientos

Kiko Vega, el gobernador actual de BC dio luz verde en el 2015 para la construcción de una cervecería propiedad de la empresa Constellation Brands que consumirá al año más de 20 mil metros cúbicos de litros de este vital líquido, la población dijo desde un principio que se oponía y las orejas gubernamentales se retacaron de estiércol. “Aquí se hace lo que el gober dice, al fin y al cabo que viene apoyado por la federación”. ¡Mis huevos son azules y mis verijas resorteras!

Mexicali, asentado en una de las regiones más secas de América, sólo cuenta con el agua que el otrora caudaloso rio Colorado le arrima. Toda la esperanza de vida está puesta en ese hilo de agua cuchareado vorazmente por los gringos para llenar presas de por allá. No es criticable, ese gobierno sí ve por los suyos. Tampoco es criticable que una empresa de tales dimensiones como la cervecería en cuestión venga a instalarse en nuestro estado; lo que es reprochable es la poca sensibilidad con la que Kiko Vega está manejando el tema. Que de tema ya pasó a problema y de problema brincó a resistencia civil.

El Gobernador de Baja California, Francisco «Kiko» Vega

Los Mexicalenses formaron un grupo denominado “Mexicali Resiste”, viven y respiran en franca resistencia. Como dijo Juanga ¿pero qué necesidad? Qué pinche necesidad hay de llevar las cosas a esos extremos? Decenas han sido golpeados, maltratados y vituperados desde que se anunció la construcción de esa empresa, decenas de “ambos” lados. Pero el que pega y el que recibe el pajuelaso son una sola garganta sedienta, sufren la misma sequía en sus tripas, todos son Mexicali, todos son una sola solución; sólo el gobierno hace como que la virgen le habla y no le entra al tema con huevitos. Si las cosas no cambian pronto y no se llega a un acuerdo real, este monstruo en resistencia se levantará en armas y ni Dios padre lo detendrá.

Del total de agua que llega al año por el “hilo” Colorado (1,850 millones de metros cúbicos), el 80% lo consumen los ganaderos y los agricultores, quienes por años han utilizado el sistema de riego de “agua rodada” y por décadas también han levantado la voz para que se les apoye para implementar nuevas técnicas de riego y construir reservorios.

Todos los años les dicen que el recurso ya está aprobado, pero todos los años se queda en los bolsillos de “alguien”. Saben y lo saben muy bien, que el agua la pueden emplear mejor y evitar su desperdicio, pero los oídos del gobierno del estado siguen retacados de mierda y sus bolsillos expectantes y hambrientos. Sólo apoyan al grande, al compadre, al primo del diputado, al compadre del compadre, al que se mocha. Los agricultorcillos que minguen a su chadre.

El otro 20% de esa agua de la que le hablo, se les envía (o así debería ser) a los habitantes de Tecate y Ensenada. Así pues, el pastel es pequeño y los invitados a la fiesta somos muchos. De tal manera, que con cervecería o sin cervecería, el movimiento es válido y la resistencia es inminente.

Dotar a los agricultores del valle de Mexicali de recursos para construir reservorios de agua e implementar nuevos sistemas de riego para seguir siendo el principal productor en México de granos y hortalizas es la solución para que Mexicali viva sin resistencia cívica y no muera de sed pronto; aquí radica, a juicio de este escribiente la raíz del problema. Los mexicalenses son expertos en “resistir”, ellos han vivido en el desierto por décadas y no sólo conocen y resisten sus inclemencias, sino que lo hacen producir. Que el desierto te “regale” una lechuga es obra de Dios y de los agricultores.

¿Cuándo podremos darle el crédito también al gobierno? Yo digo que cuando se baje del pinche banquito en el que se coloca y ofrezca soluciones reales. No saliva, no bigotes, no pinches mentiras ni demagogias de mierda. Y cuando hablo de gente hablo de ciudadanos de a pie, empresarios, agricultores, cerveceros, ganaderos, estudiantes, amas de casa, abuelas, hijos, nietos, choznos. Hablo de todos.

Por otro lado, millones y millones de pesos se están gastando para construir desaladoras (le pegan en la madre al mar, pues la sal que separan, la devuelven en grandes concentraciones a donde salió) en lugar de construir reservorios gigantescos donde se capte y contenga el agua de las lluvias. Millones de metros cúbicos corren por las calles y ninguna dependencia hace nada para contenerlos. Los que se dicen expertos en aguas no tienen esa visión o les vale madre, creo más bien que les vale madre.

Existen muchas alternativas para captar agua y muchas también de apoyar al campo mexicano, pero no hay voluntad, no existe la empatía ni el amor por estas tierras y sus habitantes. Los políticos de esta generación en turno traen un ADN donde la rapacidad los representa, se creen propietarios de cuanto a su paso tocan, creen que el mundo les pertenece y que todos deben de marchar empinaditos y obedientes frente a ellos. Pero lo que quitan ahora, más temprano que tarde les será arrebatado a los suyos.

El Mexicalense nunca se cansará de luchar y de levantar la voz, nunca. Ya es tiempo de que se le dé una solución a este gravísimo problema, es momento de afrontar la realidad, porque a como van las cosas, por estos valles sólo veremos remolinos de tierra revoloteando nuestras gargantas, y el agua nos resultará un espejismo; no quedará un buche ni para hacer gárgaras.

¡Tierrita volada y salvación para todos mis amiguitos!

Para más de René Rosas da clic en la imagen