SALTO CUÁNTICO: ¿El Networking para gobernar?

“¡Mano firme; no me temblará!” La afirmación de Ricardo Anaya es de temerse porque anuncia que, de llegar él a la presidencia, nos espera una nueva racha de terror y persecución.

José Luis Flores Treviño / 4 Vientos

Las ínfulas de líder ‘todo lo puedo’, y la seguridad con la que promete no ser un ‘perdona vidas’, sólo deja entrever un gobierno intolerante, perseguidor y elitista.

Su promesa de un “salario mínimo progresivo” significa que no va a llegar a un poder adquisitivo digno, y la afirmación de “quien la hizo la va a pagar” quiere decir más presos políticos y más desapariciones.

Así, Anaya es un chico peligroso, con muy poca empatía, criado en círculos privilegiados y con profundas raíces neoliberales. Su arenga recuerda a las juventudes fascistas; su lenguaje corporal de omnipresencia y aparente humildad es preocupante porque detrás de ello hay un lobo de Wall Street.

De nuevo lanza el reto de la guerra contra el crimen organizado. Y quienes piensen en Ricardo como un paladín de la justicia social están muy lejos de la verdad, equivocados. Los más pobres no caben en su proyecto, e igual que con Calderón y Fox su gobierno sería revisionista, conservador y reaccionario, pero no en sus matices sino en franca imposición de ideales y moral burguesa.

Anaya vendría a cerrar el círculo, a concluir la entrega del país y no, no va a enfrentar a Donald Trump como presume. Sus hijos viven en los Estados Unidos con todos los privilegios.

Ricardo sueña con un falso México del primer mundo pero dividido hasta la médula; es experto en ocultar la pobreza y no con programas sociales, sino con segregación efectiva.

Foto: Diario El Mañana.

No puede hablar de un PRI que ya se va porque fue él quien ungió las reformas estructurales desde una presidencia en el Congreso sumiso a Peña Nieto. Anaya tiene la encomienda de finiquitar a la izquierda, de asegurar a Estados Unidos un México servil y que no se perciba como amenaza en la búsqueda de una América Latina integrada, sólida y con ideales revolucionarios. Él va a apostarle todo a la economía externa, a la inversión depredadora con empleos Outsourcing y la privatización completa desde las escuelas hasta cada mina y el último recurso natural del país.

Otra vez plantea a la familia tradicional como pilar social, pero en la precampaña jamás habló de la diversidad.

Insistió en citar los ejemplos empresariales de blockbuster y Netflix en una conferencia de marketing, de networking. Pero el país no es una empresa por administrar; es un bagaje multicultural complejo que no se debe ni se puede encajonar en variables de antiguo y nuevo, de situaciones exponenciales de globalización sin entender que la desigualdad no es causa del ejercicio de un gobierno príista solamente, sino de la continuidad de dos gobiernos panistas que colaboraron en dicha desigualdad e injusticia social.

Habló del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para dar certeza a los inversionistas. No le importó dejar fuera el impacto ambiental de esa obra y por supuesto tampoco habló del saqueo territorial que se hace para concretar su construcción, lo que asegura que continuará como otro de los grandes proyectos oficiales de depredación.

Su discurso se ha enfocado en el éxito de tecnologías exponenciales y con ello sólo evidencia la pobre visión que tiene de país.

No ha superado el discurso de motivador gerencial porque mezclar la pobreza y los ejemplos de éxito individual es la más pura ideología neoliberal. Pareció más un ensayo de tesis de networking ofertado por la empresa Open English que un discurso de candidato presidencial.

¿Así piensa gobernar? Dios nos libre entonces de tal tecnócrata que no duda en invocar fórmulas de mercadeo para un pueblo al que le urge avanzar desde su idiosincrasia, desde sus raíces ricas en tradiciones y desde una historia que no se puede soslayar ante un nuevo orden mundial, que tiene por encomienda sepultar las culturas regionales como si éstas fuesen un estorbo.

Anaya es de los que quitan y ponen según su muy particular visión del “mundito de mercadeo». Su discurso es insensible, frío y encuadrado en la más cursi y mediocre ejemplificación de un chavo de cursos en línea que quiere quedar bien con su asesor. ¡Hasta da escalofríos escucharlo!

¿Cuándo éste chico formado en una cultura de trabajo ‘duro y arduo’, desde una familia pudiente, ha pisado cada metro cuadrado de su devastado país? Crecer entre mezcla y varillas vistas a lo lejos no lo hace albañil, ¿Qué sabe lo que cuesta ganarse el pan bajo el sol día con día si es el clásico júnior con aspiraciones populistas, que piensa que cualquier chavo pobre de barrio puede triunfar como él triunfó, pero no desde abajo porque Anaya siempre lo ha tenido todo y desde esa posición, con un Power Point banal y de culto a su personalidad, pretende ‘ofertar’ un mercado de trueque con celular, como si vender o comprar baratijas en el tianguis con un dispositivo fuese la panacea de una pujante economía

Y no, con la lectura del iris o la huella digital no acabará con la corrupción; más bien asegura el control de la población mediante la utilización de una identificación efectiva que le permite monitorear cada voluntad humana.

Además, una economía de arrastre como propone Anaya para un país con abismos de gran desigualdad, funciona como una criba donde los peces gordos quedan a salvo, pero el resto se filtra por los agujeros de la miseria.

México no puede ni debe quedar en manos de éste muchachito ambicioso, pretencioso y altanero que ha subido peldaños secuestrando los ánimos con un discurso apantallante, que por supuesto apabulla a dinosaurios retrógradas, pero gobernar a un país como el nuestro no depende de visiones de mercadeo en red , sino de trabajo a ras del suelo donde lo antiguo no se descarta como si fuese basura.

Lo único que ha crecido de manera exponencial en México ha sido la pobreza, y esto gracias a la aprobación de reformas que no incluyeron a los más desprotegidos.

La miseria, la pobreza de millones de mexicanos no se soluciona con el discurso simplista de un motivador barato.

Para más de SALTO CUÁNTICO, haz click en la imagen: