¿Qué sucede en la oscuridad de una sala de cine porno?

El día 8 de febrero en Galería 184, la doctora Rosío Córdova Plaza presentó su libro “El Buñuel. Homoerotismo y cuerpos abyectos en la oscuridad de un cine porno en Veracruz”, en coautoría con Jesús Pretelín. La acompañaban la doctora Areli Veloz, y el doctor Ernesto Hernández como moderador.

Jessi Saunders / A los 4 vientos

Rosío Córdova es doctora en Ciencias Antropológicas, e investigadora del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana. Se especializa en estudios de género, sexualidad, turismo sexual, migración y grupos domésticos. Ha recibido varios premios por su escritura, entre ellos el premio del Senado al mejor ensayo sobre la Independencia, el primer lugar del premio de género “Helen I. Safa” 2000 de la Latin American Studies Association; el premio a la investigación interdisciplinaria en torno a problemas relacionados con temas transversales; y el primer lugar del Premio Nacional de Investigación sobre las Familias 1996.

Córdova Plaza es también autora de “Migración internacional, crisis agrícola y transformaciones culturales en Veracruz” en coautoría con Cristina Núñez y David Skerritt, de “Los peligros de cuerpo. Género y sexualidad en el centro de Veracruz” y de “Carne, deseo, cultura. Reflexiones antropológicas sobre la sexualidad”.

Su libro actual se enfoca en la sala de cine porno Buñuel, en el estado de Veracruz. Tal cine es un espacio al que los hombres acuden para realizar prácticas homoeróticas de manera anónima. El cine cerró sus puertas en 2003, año en que la doctora Córdova y Jesús Pretelín, decidieron entrevistar a asistentes para conocer las relaciones dentro de la sala.

Durante el evento en Galería 184, Enrique Botello, fotógrafo y coordinador de este espacio de exposición de obras artísticas, presentó a la escritora  y agradeció su presencia.

Areli Veloz, doctora en Ciencias Antropológicas, dijo que “El Buñuel. Homoerotismo y cuerpos abyectos en la oscuridad de un cine porno en Veracruz”, fue escrito desde una perspectiva epistemológica y científica, pero tomando en cuenta el fácil entendimiento del tema. “La ciencia no siempre tiene que ser dura e incomprensible”, afirmó Areli Veloz. “El Buñuel es un libro académico que aborda distintas problemáticas pero que nos lleva a imaginar y a pensar en el tema”.

Enrique Botello y Rael Salvador en la presentación de «El Buñuel. Homoerotismo y cuerpos abyectos en la oscuridad de un cine porno en Veracruz».

La presentación se enfocó en responder interrogantes sobre las prácticas e interacciones que se dan en una sala de cine porno.

A la sala de cine porno El Buñuel, asisten mayormente hombres homosexuales que buscan conocer a alguien en ese espacio de penumbras para compartir experiencias eróticas, comentó Córdova enfatizando que se trata de personas de diferentes clases económicas y sociales. Dijo que solo asisten “los que quieren dar y los que quieren recibir” y quienes asisten a este cine  a “cocktelear”, término utilizado por los mismos asistentes y que significa que van “a probar de todo”.

Un tema importante del libro es la violencia simbólica que existe en torno a la actividad de acudir al cine porno. La escritora enfatiza en su libro que la violencia simbólica no se daba dentro de la sala, sino afuera, donde existía una observación, juicio y reconocimiento de la gente de la comunidad hacia los asistentes.

Córdova mencionó que el acudir a El Buñuel, ocasionaba un estigma social para los asistentes al cine, ya que, al hacer fila para entrar, recibían reconocimiento por parte de las personas que estaban alrededor. “Quien acudía al cine debía tener ciertos cuidados para no ser juzgado”, observó la investigadora.

Este estigma social hacia las prácticas homoeróticas de los hombres, es los que la doctora Córdova clasifica como violencia simbólica que ocasiona que éstos realicen tales prácticas en lugares clandestinos. Y el cine Buñuel simbolizó, en ese sentido, el espacio ideal para que sus asistentes se refugiaran y tuviesen libertad de ejercer estas prácticas.

Rosío Córdova, doctora en Ciencias Antropológicas e investigadora del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana.

Córdova comentó: “el régimen de sexualidad en Veracruz se caracteriza por una amplia tolerancia a la sexualidad, aunque siempre el varón que las ejerzan cargará con el estigma”. Dijo que así sucede en algunas regiones del estado, mientras que en otras existe una gran censura. También reconoció que hay más apertura para estudios e investigaciones sobre temas sexuales y de género sobre la mujer que sobre el hombre.

Rosío Córdova reveló que escribió este libro con la intención de dejar testimonio de algo que dejó de existir. Su objetivo: dejar un registro de la existencia de estos cines y de las prácticas que sucedían en las salas, ya que eventualmente tanto el cine El Buñuel, como otros cines porno, se han convertido en lugares obsoletos y han dejado de ser costeables. Ahora “la ciber pornografía está desplazando todas estas formas tradicionales en que se tenía acceso a la sexualidad.” Enfatizó que con el acceso al porno a través de internet, ya no hay necesidad de acudir a formas tradicionales de pornografía, como cine, fotos, películas rentadas y revistas.

La escritora concluyó la presentación respondiendo una pregunta de la doctora Areli Veliz, acerca del sentido de su trabajo. “Parece que quienes somos como género nos define como personas”, dijo para subrayar que con este libro  intenta descentralizar semejante idea. Pretendo, dijo, que se deje de estigmatizar a las personas por su sexualidad o por su género; quiero que “la variedad de la existencia humana no se encasille”.

 

 TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS