MUSA VERDE: Amanecer Lejano

El año 2018 será crítico y difícil para la biodiversidad mexicana. Tenemos en ciernes una Ley General de Biodiversidad que apunta a un aprovechamiento no sustentable de los recursos de los primeros pueblos por parte de compañías transnacionales impulsadas más por el espíritu capitalista de la ganancia a cualquier costo, que por el respeto a las culturas tradicionales, sus recursos y los ambientes naturales que los albergan.

Horacio de la Cueva / A los 4 Vientos

Esta Ley fue aprobada a escondidas, detrás la Ley de Seguridad Interna, y es importante mencionarlo porque este año habrá elecciones y campañas electorales sin cuidado por la sustentabilidad o la calidad del ambiente en México.

En Baja California hay un conflicto por el uso del agua. Por razones que sólo pueden ser sospechosas, el Gobernador Constitucional del Estado, Francisco Vega de la Madrid, ha decidido que es más importante dotar de agua a Constellation, compañía productora de cervezas y licores.

Del otro lado de este conflicto creado e innecesario no sólo están los habitantes de Mexicali y los agricultores de su Valle. La Comisión Nacional del Agua ha determinado que el Estado se encuentra en crisis permanente de agua. ¿Cómo puede ignorar Kiko Vega esta crisis y los conflictos permanentes por la repartición de aguas del río Colorado?

La lucha es por derechos humanos y ambientales ineludibles, los cuales deben estar sobre las ganancias de una empresa que, en última instancia, daña la salud humana y ambiental. A esta protesta se le ha sumado un boicot de las marcas de Constellation. Si decides unirte al boicot, informa a Constellation para que haga caso.

Es un año de elecciones donde sufriremos campañas electorales que saturarán con mensajes y promesas vanos a los medios de comunicación, las paredes, los postes y las ventanas de muchos comercios. Los partidos, las campañas y algunos candidatos independientes se parecen cada vez más los unos a los otros. El país ha sido tomado por la clase política y en el camino nos han ignorado así como una de nuestras fuentes de riqueza más importantes, la biodiversidad.

Somos un país megadiverso, tenemos recursos biológicos abundantes que no hemos querido aprovechar sustentablemente, pero que la Ley General de Biodiversidad regalará.

Imagen: Portal Lifeder

No espero que un sólo partido mencione a la biodiversidad, al medio ambiente o a la ecología como parte de su plataforma política para el desarrollo del país. Si usan la frase desarrollo sustentable será como muletilla que vende una imagen, pero no una realidad. El crecimiento de las ciudades, de las industrias, de la frontera agrícola y la deforestación reduce los paisajes, ecosistemas y hábitats de muchas especies, llevándolas cada vez más cerca de la extinción, pero ni una mención habrá en campaña.

El Partido Verde Ecologista de México es, por su nombre y por sus acciones, el mayor culpable al no promover una agenda verde y sustentable. Atiende mejor las necesidades de las televisoras y la industria farmacéutica que a la vida silvestre en México. Sus medidas para la liberación de animales de circo y la prohibición de movimiento y captura de mamíferos marinos sólo ayudaron a que todos ellos sufrieran. Su grito de muerte a los secuestradores es contrario a la filosofía Verde que respeta toda vida, aún la de asesinos.

Todos los candidatos a todos los puestos de elección popular ignorarán la preocupación más importante del siglo XXI: el calentamiento global. No habrá discusión ni propuestas de cómo disminuir la emisión en México de gases de efecto invernadero por el parque vehicular o por la industria. No habrá propuestas de reforestación o de incentivos para mantener nuestros bosques, el mejor sumidero natural para el Carbono en la atmósfera.

El partido, coalición o quimera que llegue al poder no abandonará la economía petrolera, vendiéndolo e importando productos elaborados como las gasolinas que mueven al país.

Dado que el petróleo se acabará y posiblemente estamos en los límites físicos de la eficiencia, el impulso que se da a las energías alternativas es mínimo. Seguramente este futuro alternativo tampoco será parte de las campañas electorales. Es nuestro futuro en un mundo no sólo sustentable, sino con una calidad ambiental que garantice nuestro bienestar.

El amanecer de la sustentabilidad y ambiente sano se ven lejanos. En la próxima entrega citaré los deberes ciudadanos que nos acercan a ese amanecer.

Además pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz, así como la solución al secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.