México necesita ciencia y tecnología próxima a la innovación especializada mundial

Conacyt espera un año sin sobresaltos y de crecimiento en el sector de Ciencia, Tecnología e Innovación,

Su titular, Enrique Cabrero Mendoza, asegura que habrá un poco más de 63 mil becas este año, y se podrá atender los nuevos ingresos y las promociones en el Sistema Nacional de Investigadores.

Destacó que el país necesita especializarse cada vez más, mejorar sus métodos para llegar a la manufactura avanzada y sea un referente internacional en temas como inteligencia artificial e industria 4.0, rubros que le pueden dar las posibilidades en las próximas décadas de figurar en la economía del conocimiento.

Academia Mexicana de Ciencias

El 2018 es un año relevante para la ciencia y la tecnología en México porque habrá de culminar el trabajo que se ha realizado durante los últimos cinco años, dijo Enrique Cabrero Mendoza, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“Desde el gobierno federal se han hecho esfuerzos importantes en materia de ciencia y tecnología. En términos reales tenemos que la inversión pública en estas áreas se incrementó en un 40%, y aunque este crecimiento fue significativo, no es suficiente, por lo que una tarea pendiente es seguir invirtiendo”, dijo.

Cabrero Mendoza reconoció que es un consenso generalizado contar con políticas públicas a largo plazo, y consideró que si se logra institucionalizar esta visión las perspectivas serán más positivas para México. Llamó también a continuar con el esfuerzo para activar la inversión privada en ciencia, tecnología e innovación en el país.

Sobre los proyectos que forman parte de la agenda del Conacyt para 2018, Enrique Cabrero informó sobre la culminación del Consorcio de Herramentales, Troqueles y Moldes en San Luis Potosí, el Consorcio de Hidrocarburos en Campeche, y el Centro Nacional de Tecnologías Aeronáuticas en Querétaro, el cual cuenta con infraestructura y equipamiento por más de 120 millones de pesos.

El director del CONACYT

Becas, logros y retos

El responsable de la política científica del país sostuvo que entre los logros del Consejo durante estos cinco años están el programa de Cátedras Conacyt para Jóvenes Investigadores, a través del cual alrededor de mil 500 jóvenes científicos se han incorporado a diferentes centros e instituciones de investigación; la mejora en la infraestructura de los Laboratorios Nacionales y las becas que se otorgan cada año.

Destacó que el Consejo terminó “muy bien el 2017, pese a que fue un año complicado presupuestalmente y tuvimos que hacer ajustes milimétricos”. 

Para este 2018 comentó que está tranquilo porque los recursos con los que cuenta son suficientes para mantener las 63 mil becas que opera “y si tenemos aportaciones adicionales —vía multas del Instituto Nacional Electoral— podríamos incrementar en algo el número de becas y llegar a unas 63 mil 200”.

En este mismo tema añadió que han iniciado mecanismos de asociación con fundaciones de universidades públicas y privadas del país que tienen como objetivo otorgar becas para estudios de posgrado con el fin de abrir otros caminos complementarios para fortalecer el esfuerzo que hace Conacyt.

Enrique Cabrero previó que se seguirá incrementando el número de becarios en la próxima década debido al crecimiento de la estructura demográfica del país y que Conacyt deberá estar preparado para ello, “por eso necesitamos que otras instituciones se sumen.”

Pese a los logros alcanzados en el Conacyt, su titular aceptó que, en términos generales, en los dos últimos años de la actual administración, 2017 y 2018, la presión por los ajustes presupuestales ha hecho que disminuya la disponibilidad de recursos para otras actividades. Por ejemplo, se postergaron algunas infraestructuras en 2017 pues la masa presupuestal que ocupa el programa de becas ocupó el año pasado un fragmento mayor por varios problemas que experimentó el país y por el incremento en becas nacionales e internacionales.

También subrayó que el programa de becas y el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) implican una presión presupuestal muy fuerte para Conacyt, y que son rubros que seguirán creciendo de forma significativa en la próxima década.

Informó que la inflación y el tipo de cambio afectan a estos programas. En el caso de las becas, para mantener el mismo número se necesita un incremento presupuestal entre 7%-8%, y para el SNI un 10% de incremento.

“Estamos pensando que una institución como Conacyt deberá tener un incremento anual (mínimo) de 15% porque de otra forma es difícil contener este crecimiento”.

Repositorio Nacional

Por su parte, Víctor Carreón Rodríguez, director adjunto de Planeación y Evaluación del Conacyt, habló del concepto ciencia abierta que han implementado, el cual está conformado por varios componentes, entre ellos la arquitectura de Repositorios Institucionales de Acceso Abierto a la Información Científica, Tecnológica y de Innovación, que a su vez están anclados al Repositorio Nacional que opera Conacyt.

En esta plataforma de acceso abierto y digital (https://www.repositorionacionalcti.mx/) se pueden consultar libros, artículos, tesis de maestría y doctorado, bases de datos, entre otros, de diferentes instituciones que tengan actividades de investigación y que reciban recursos públicos.

Se espera que para 2018 sean 93 los repositorios que estén listos e interactuando con el Repositorio Nacional.

Sobre este punto Cabrero Mendoza destacó que, como parte del concepto de ciencia abierta y a la par de los repositorios de las instituciones que participan, desde el Conacyt este año se realizarán diversas actividades de divulgación como la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, la participación con un estand en la Feria del Libro de Guadalajara y la observación del cielo en planetarios.

Ajustando los números

El director general de Conacyt indicó que en términos presupuestales el año pasado los ajustes se dieron por el tipo de cambio, y que la expectativa para este año es que “no vamos a tener tan marcado el problema”.

Informó que esa presión inflacionaria se cubrió con un porcentaje de las multas que se les impusieron a partidos políticos. Al respecto, explicó que al Consejo ingresaron en 2017 un total de 500 millones de pesos por concepto de multas, y aunque 2018 será un año electoral, con certeza estos recursos llegarán en 2019 por el proceso que siguen los recursos económicos.

Enrique Cabrero adelantó que se espera que el SNI llegue a 28 mil investigadores, por lo que el presupuesto de este año será de 7 mil millones de pesos para cubrir los nuevos ingresos y las promociones de los que ya son miembros.

Dijo que el presupuesto de Conacyt de este año, más el de los centros Conacyt que también están en el Ramo 38, será de unos 27 mil 200 millones de pesos, y para el programa de Incentivos Fiscales —que se definirá más adelante—, esperan contar con la misma cantidad o un poco más que en 2017, que fue de mil 500 millones de pesos.

Sobre las perspectivas para México, Cabrero Mendoza destacó que el país necesita especializarse cada vez más, mejorar sus métodos para llegar a la manufactura avanzada; es decir, acercar la ciencia y la tecnología para que sea un referente internacional en temas como inteligencia artificial e industria 4.0.

“México tiene que concentrar recursos de investigación, infraestructura y de atracción de empresas en esos rubros, que son los que le van a dar las posibilidades en las próximas décadas de figurar en la economía del conocimiento”.

Consideró que otros temas potenciales para el país son los materiales, las nanociencias y nanotecnologías, donde México tiene “una comunidad robusta con capacidad de generar conocimiento original, pero también en el sector energético”.

Finalmente resaltó que la cooperación internacional ha sido muy importante en estos últimos cinco años con por lo menos 15 países, en particular con Estados Unidos, ya que pese al discurso presidencial de Donald Trump las relaciones se han mantenido e incluso incrementado.