Ready player one: El renacimiento de los geeks

He notado que cuando estoy en una fiesta donde no conozco a nadie -incluso cuando no tengo nada en común con ellos- somos capaces de hablar porque fuimos criados por la misma televisión, caricaturas y películas – Ernest Cline

Ana Paula Cortés*/ A los 4 vientos

Algunos de los que están leyendo este artículo nacieron a finales de los 80’s, principios de los 90’s, en un territorio mexicano cuya programación televisiva estaba llena de caricaturas japonesas y americanas, de películas de Disney, y las nuevas consolas de videojuegos con personajes que aún nos hacen suspirar de nostalgia.

Es hasta que crecemos – y aprendemos a usar el internet- donde algunos nos damos cuenta que la música, caricaturas, películas y videojuegos realmente tuvieron su boom en la década de los 80’s, una explosión con tanta fuerza que duró a través de las décadas.

Para los que avanzan por el mundo siendo creyentes de que  debieron haber nacido 20 años antes para realmente encajar en la sociedad, un poeta, escritor y guionista les trae una novela donde un personaje fue capaz de mover a la sociedad del año 2044 de vuelta a 1980.

Ready Player One fue publicado en el 2011 por el geek de tiempo completo Ernest Cline, un hombre que nació en 1972 en el estado de Ohio,  Estados Unidos y vivió en carne propia tanto la obsesión por tener un Delorian, como la nueva cultura de los videojuegos.

Este libro sigue la vida del adolescente Wade Watts, uno de los millones de seres humanos que heredaron un mundo en plena crisis energética, donde la falta de combustibles y el calentamiento global ha causado pobreza, guerras y un ambiente casi nocivo para sus habitantes. En medio de este futuro pesimista -y quizá no tan distante- un genio de la cibernética crea OASIS, un universo virtual que con la ayuda de visor, casco y guantes se vive mejor que en la realidad.

James “Anorak” Halliday -el genio en cuestión- fallece y al hacerlo envía un video a todos los usuarios de OASIS donde anuncia que su fortuna se heredará a la persona que logre encontrar los tres Eastern eggs  que escondió en el universo virtual, y que el ganador solo logrará su objetivo si se vuelve un verdadero fan de la cultura de los 80, en la que él creció.

Calabozos y dragones, Pac-man, Atari, programas como Family Ties, películas como Sixteen Candles, Back to the future y muchísimas otras referencias que solo una verdadera alma ochentera podría identificar, vuelven para ponerse de moda y convertirse en una obsesión para personas como Wade Watts: Gunters -egg hunters- en busca de la fortuna de Anorak.

Ernest Cline puso su corazón en este libro intentando lo que el personaje de Halliday logró: transmitir a las nuevas generaciones su amor por los años 80, o ayudar a los incomprendidos amantes de esta época a autoafirmarse, haciéndoles entender que no están solos.

Stephen Spielberg -mejor conocido por ser el director de Jurassic Park, E.T e Indiana Jones- será el encargado de llevar este universo a la pantalla grande pero voy advirtiendo que ésta será una versión centrada en la acción a diferencia de la original. Por lo cual mi consejo es el de muchos: lean el libro antes.

Ready Player One es la respuesta personal de Cline a los que dicen que el internet es la “caída de la juventud”. En el libro, el internet y OASIS es una salida para lo cruel que puede ser la vida, donde puedes encontrar amistad en personas que están a millones de kilómetros de distancia; donde puedes crear mundos nuevos, encontrar un trabajo que te dé dinero para vivir, y donde chicos con bajos recursos pueden recibir una educación.

Si quieres adentrarte a una historia llena de acertijos, aventura, personajes que puedes tanto amar como odiar, y llevar una clase de historia sobre la cultura pop ochentera sin darte cuenta la obra de Ernest Cline te está esperando. Un libro que dejará todos tus prejuicios sobre los geeks a un lado y, quizá decidas unirte a la nueva moda.  

 

*Ana Paula Cortés Ruiz es graduada de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California, actual colaboradora en 4vientos. Ganó tercer lugar en el concurso anual “El joven y el mar” en el 2010 y aspira a ser una escritor publicada. Ha colaborado en medios periodísticos como La Gaceta UABC y  ha escrito para Caracol: museo de ciencias y acuario cuentos inspirados tanto en la fauna y flora de la Baja California, como en la cultura y costumbres de la península.