“Necesario emprender, como generación, una revolución pacífica en México”: Salmerón

“Tenemos la imperiosa necesidad, como generación, de emprender una revolución para destruir el régimen que estamos viviendo”

Iván Gutiérrez / A los 4 Vientos

Así lo expresó Pedro Salmerón el pasado sábado 13 de enero al presentar su más reciente obra, “1915 México en Guerra”, libro que reúne 20 años de investigación en un análisis crítico sobre la concepción histórica del periodo revolucionario mexicano, poniendo énfasis en la perspectiva de “los vencidos”.

El evento, organizado por militantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en las instalaciones del Resturant El Rey Sol, formó parte de la gira del columnista de La Jornada por Baja California. En el mismo participaron Mario Alberto Serrano, investigador histórico de Baja California y director de Radio Rosarito, al igual que Jesús Alejandro Ruiz Uribe, ex diputado local, rector del CUT en San Luis Río Colorado y coordinador en el Séptimo Distrito de Ensenada.

Durante la presentación del libro, editado por Planeta en 2015, el historiador abordó a personajes como Pancho Villa, Emiliano Zapata, Álvaro Obregón, Agustín de Iturbide Venustiano Carranza Porfirio Díaz, Antonio López de Santa Anna y los hermanos Flores Magón, ello con el objetivo de analizar la mitología y la historia que se ha construido sobre estos personajes y echar luz sobre su vida y el verdadero rol que les corresponde en la historia de México.

Entre los datos históricos que destacó el investigador estuvieron las diferencias entre los resultados de la revolución y las propuestas originales de Villa y Zapata: “lo que se implementó fue la reforma agraria y un presidencialismo autoritario, cuando las propuestas de ´los vencidos´ era la destrucción del latifundio y una república parlamentaria basada en la democracia municipal”.

 

Revolución sí, pero por la vía pacífica

“Tenemos la imperiosa necesidad como generación de emprender una revolución para destruir el régimen que estamos viviendo. Quizás no sepamos que va a pasar después si iniciamos una revolución, pero sabemos exactamente qué no queremos”, expuso Salmerón al preguntarle por las condiciones para un movimiento revolucionario en la actualidad.

Y agregó: “No queremos más corrupción, porque la corrupción genera impunidad en un 90% de los crímenes que se cometen en México, y la impunidad a la vez da carta blanca a la violencia. ¿Cuántos empresarios de Baja California pueden trabajar sin verse involucrado en un acto corrupto? No se puede, a alguien tienes que darle una mordida; eso ya es corrupción”.

El historiador expuso a continuación que en la actualidad México no puede seguir viviendo en un “Estado Fallido, un estado que es incapaz de garantizar seguridad, el respeto a las garantías individuales, los derechos políticos y los derechos sociales (al trabajo, la educación, la salud, a los recursos nacionales). Nosotros entregamos parte de nuestra libertad y autonomía al Estado para que nos garantice esos elementos, pero si no cumple con ello, no tiene razón de ser”.

Al cuestionarle sobre su opinión de la Ley de Seguridad Interior, el escritor expuso que esta legislación forma parte de las reformas del Estado Mexicano para ejercer acciones autoritarias contra los ciudadanos, y complementó que el camino revolucionario para México no puede ser armado:

Tenemos que ejecutar la revolución de manera pacífica. Las formas violentas ya no funcionan, no hay condiciones para ellas: somos un país 80 por ciento urbano, la tecnología del espionaje impide la construcción de un núcleo guerrillero que pueda permanecer en la clandestinidad, y los medios de teletransportación (del griego tele, lejos) están imposibilitados para acumulan fuerzas antes de ser destruidos Lo que nos queda es la vía pacífica-electoral, un desafío intelectual para todos nosotros; tenemos que rebasar ampliamente con las votaciones a la derecha para alcanzar la revolución, y salir a defender el voto, porque este país no es democrático”.

 

Sobre historia, educación e ideología

Al preguntarle a Salmerón su opinión sobre la historia que se enseña en la actualidad como parte de la educación pública, el investigador expuso que “la versión que se enseña en la actualidad es peor que la del PRI, es aburridísima y pareciera que su intención es que odies la historia, que te aburra y que la odies, y que no relaciones el conocimiento que brinda con tu propia realidad”.

“Una forma muy efectiva de interesar a las nuevas generaciones en la historia es leyendo comics y novelas de aventuras; para los más pequeños funciona que sus papás les lean cuentos, historias. Que los jóvenes empiecen leyendo Harry Potter, El Señor de los Anillos, algo que estimule la lectura, y ya después te adentras en el pasado, en la historia”.

Al cuestionarle al historiador sobre los retos de la historia como disciplina académica en tiempos de la posmodernidad, Salmerón expuso que “el nihilismo y la posverdad son una ideología difundida por el capitalismo neoliberal para que no nos interese nada, para que creamos que no hay salida. Como historiadores sabemos que eso es falso; por el contrario, hay que trabajar para demostrar que sí hay verdad y que además hay otros proyectos de humanidad que son posibles, hay alternativas al capitalismo”.