MUSA VERDE: Sunshine y la Vaquita

Sunshine Rodriguez y la Vaquita son dos caras de la moneda que permea en el país, la de descuido, ingobernabilidad y corrupción. Esta situación en el alto golfo de California amenaza la forma de vida de los pescadores y sus familias y la existencia de la Vaquita.

Horacio de la Cueva* / 4 Vientos

Sunshine Rodríguez, presidente de la Federación de Cooperativas Ribereñas de San Felipe, fue arrestado por tráfico de anfetaminas transportándolas de California a México. Substancia equivocada y actividad en dirección contraria al tráfico que se ha descubierto hacen algunos pescadores para ganar dinero mal habido. Sunshine también fue detenido por pesca ilegal de Totoaba. Sin embargo fue liberado al parecer por instrucciones superiores. Rompiendo la Ley o no, los pescadores han sido amenazados por diferentes formas y niveles de gobierno. Su futuro y el de sus familias está fuera de su control, es tan incierto como el de la Vaquita.

No sabemos si el gobierno federal hará a un lado el trabajo mercenario y heroico de la Sea Shepherd Society en la captura de redes y la denuncia de la pesca ilegal. ¿Tomará riendas en el asunto para impedir la pesca y tráfico de Totoaba? ¿Cambiarán o seguirán en el mismo papel que por inacción permite el contrabando del buche de Trotaba al mercado ilegal de China?

La Vaquita, a un paso de la extinción, también es una víctima. Malas políticas de conservación y gobernabilidad, ignorar recomendaciones de cómo mejorar los artes de pesca para evitar los entallamientos, oídos sordos a las consecuencias de las muertes en redes, falta de apoyo presupuestal y de recursos humanos para entenderla aún mejor, estudiar la pesca ribereña, sus interacciones y las alternativas que mantuvieran una población viable de Vaquita y el desarrollo de pesca y otras actividades sustentables en la región.

La última medida, desesperada, de llevar a las vaquitas a un encierro para promover su reproducción fue llevada al estrellato por la presencia del secretario de Medio Ambiente Rafael Pacchiano Alamán y suspendida, indefinidamente, por el estrés mortal que les causa su manejo.

El número de vaquitas es tan bajo que puede llevarla a su extinción. Sin suficientes vaquitas su tasa de nacimiento, una cría por madre cada año, será superada por su tasa de mortandad, cuatro ahogadas este año. Cuando son pocas, es más difícil que se encuentren para procrear y más fácil que una contingencia, tal como una marea roja, acabe con la especie.

El brazo técnico del Comité Internacional para el Rescate de la Vaquita, CIRVA, se debe encontrar planeando nuevas acciones para recuperarla. El prestigio de México como nación megadiversa y a la vanguardia de la conservación depende de la supervivencia de la Vaquita, aún más importante, su supervivencia depende de nosotros.

La causa principal del conflicto entre Vaquita y pescadores es la corrupción que mantiene el status quo para el beneficio de pocos. Poco sabemos de quien y donde, sólo podemos inferir que llega a niveles muy altos.

En este juego de corrupción e irresponsabilidad hay daños colaterales. Entre estos se encuentran el prestigio de los científicos mexicanos que han trabajado tanto para el Instituto Nacional de Ecología (y Cambio Climático) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y sus estudiantes que han trabajado intensamente durante los últimos 20 años para conocer mejor la vida de la Vaquita, su hábitat y el tamaño de su población.

El brazo técnico del CIRVA ha hecho recomendaciones de manejo, artes de pesca, evaluación del proyecto y demás tareas necesarias para el rescate de la especie. Sus recomendaciones cayeron en oídos sordos o fueron acatadas demasiado tarde. Se les querrá colgar la extinción de la especie, pero la culpa está en la trama de corrupción que impulsa a la pesca ilegal y sin regulación en el alto golfo de California.

Otras especies amenazadas que forman parte del Programa de Acción de Conservación de Especies (PACE) de CONANP, como Jaguar, Berrendo, Águila Real y Manatí, vieron sus presupuestos disminuidos y sus programas atrasados porque el presupuesto se dirigió al programa de Vaquita.

Parece ser que el problema de la Vaquita no es lo suficientemente prioritario para el gobierno mexicano como para merecer nuevo dinero en los esfuerzos de conservación.

«El Nido», donde dos vaquitas marinas vivieron gran estrés al ser capturadas para su conservación (Foto: Lorenzo Rojas / Fundación Carlos Slim).

Además pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz, y el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

* Investigador titular del Departamento de Biología de la Conservación de la División de Biología Experimental y Aplicada del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE). Directivo del grupo civil ambientalista Terra Peninsular, de Baja California. Correo electrónico: cohevolution@gmail.com cuevas@cicese.mx