EN EL CAMINO: ¿Las buenas intenciones de Constellation Brands?

Recientemente, estando en la etapa de los cortos en una sala de cine de la ciudad, tuve la oportunidad de ver un promocional de la planta Cervecera que la empresa Constellation Brands está construyendo, contra los vientos y mareas que la población mexicalense ha generado, en una zona donde la Ciudad de Mexicali se ha transformado ya en el Valle que le dio sustento por muchos años.

Jesús Francisco Galaz Fontes* / A los 4 Vientos

Con una producción impecable, muy buenas tomas de la localidad y un texto cuidadosamente elaborado, Constellation Brands nos habla del encuentro entre una compañía deseosa de ampliar sus operaciones en el marco del mayor de los respetos al medio ambiente y a la comunidad de Mexicali.

Las imágenes del documental, el desarrollo de éste, su banda sonora y la excelente voz de su narrador, hablan de que Constellation Brands no está escatimando dinero para mejorar su imagen, particularmente entre la clase media mexicalense, que es la que puede ir al cine con cierta regularidad. Si, además, uno considera que hay que pagar el tiempo que el promocional se presenta en las pantallas de las salas de cine donde se exhibe, se reafirma la impresión de que esta empresa está determinada a cambiar la imagen negativa que muchos mexicalenses tenemos de ella y su relación con el medio ambiente y las comunidades de los lugares donde se ha instalado en el pasado, del proceso mediante el cual se está instalando en Mexicali, y de su asociación con autoridades y grupos empresariales locales.

De tiempo atrás se ha visto que Constellation Brands ha estado haciendo un esfuerzo, lamentablemente sin atender los cuestionamientos de fondo que diversos grupos de resistencia le han hecho, por cambiar su imagen. Sus ejecutivos han aparecido en programas de televisión y en noticieros de redes sociales, y por la ciudad circulan vehículos de publicidad promoviéndola como una atractiva opción laboral.

De hecho, uno de los argumentos más importantes que la empresa ofrece para justificar por qué Mexicali debería estar feliz por su arribo es que va a crear empleos. En esto la secundan, con un entusiasmo por demás encomiable, diversos empresarios que hoy cumplen funciones públicas, como son los casos de Carlo Bonfante, Secretario de Desarrollo Económico del Estado y Víctor Hermosillo, Senador por Baja California.

No dudo que Constellation Brands está creando empleos. No obstante, en otro video promocional presentado por el Wall Street Journal en junio de 2015 (disponible aquí), la empresa presume que su planta en Nava, Coahuila, está robotizada a un nivel tal que hace innecesaria la contratación de muchas personas. Dice un ejecutivo entrevistado: “los empleados necesitan recesos; los empleados necesitan comer; los empleados se enferman; es simplemente el factor humano que con los vehículos guiados por rayos laser no…” (¿qué iba a decir que ya no dijo?).

Gracias a las declaraciones de este ejecutivo nos enteramos que actualmente la planta de Nava cuenta con unos 70 vehículos de carga guiados por rayos laser que se usan para mover las cajas de cerveza que, si no se tuvieran, tendrían que ser sustituidos por 254 montacargas y, claro, sus respectivos operadores. ¿No es realmente bonito y moderno lo que hace la robotización de esta planta?

Por otro lado, Constellation Brands no ha atendido las demandas de transparencia que activistas sociales le han demandado, y además sigue conduciéndose como si nada hubiera pasado a lo largo de todos estos meses. No aclara los acuerdos que tiene con la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali para obtener agua, invade terrenos federales sin presentar los permisos correspondientes, según personas conocedoras del tema no respetan la reglamentaciones sobre el uso de vías públicas al momento de hacer excavaciones para instalar tuberías de agua, e inclusive,parece que esta empresa de clase mundial se ha estado robando agua a la que no tiene derecho.

En un reciente video que Noticias Mexicali titula “Constellation Brands pretende instalar tubos para robarse el agua de la ciudad de Mexicali y dejar sin agua a los pobladores” (disponible aquí) se deja constancia de la prepotencia con la cual esta empresa trata a la población mexicalense.

No cabe duda que Constellation Brands tiene mucho dinero. Ellos lo saben y, así mismo, lo saben también los empresarios y gobernantes que los apoyan. No obstante, no parecen tener la imaginación, creatividad y disposición para encontrar una alternativa que, siendo sustentable en relación con el medio ambiente y, en particular, con los recursos hídricos del estado, beneficie a todos los involucrados de una manera clara, significativa y equitativa, tanto en el corto como en el mediano y largo plazo. Una alternativa que beneficie a los agricultores, a la población mexicalense, a los empresarios locales y a los socios de la empresa.

Si Constellation Brands quiere convencernos de que no es una empresa depredadora irrespetuosa de la ley sino por el contrario, una social y ecológicamente responsable interesada no solamente en maximizar sus ganancias, sino también dispuesta a promover decididamente el desarrollo regional, tiene que hacer algo más que buenos cortos promocionales y ofrecer un número limitado de empleos.

Podría, por ejemplo: (1) detener todas sus obras como una muestra de buena voluntad y de confianza de que tiene las razones económicas, ecológicas y morales suficientes para justificar su presencia en nuestra ciudad; (2) organizar las reuniones públicas necesarias para que todos los grupos de activistas y personas interesadas y conocedoras del tema (sean o no parte del gobierno), expresen sus perspectivas y cuestionamientos; (3) organizar mesas para discutir cada uno de los temas y llegar a acuerdos explícitos en los que la totalidad de las dudas planteadas sean atendidas a satisfacción de todos los interesados. Yo no estaría en desacuerdo en que una empresa dispuesta a dialogar con la comunidad y tomar decisiones de esa manera se estableciera en mi estado.

 

*Jesús Francisco Galaz Fontes, es profesor de Ciencias Humanas en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC). Es integrante del grupo civil Mexicali Consciente.